Abre los ojos y siéntete libre

 

Detente. Abre los ojos. Es el momento de levantar la cabeza con determinación. Contempla este amanecer que nos brinda tal domingo primaveral. Está dispuesto para ti, exclusivamente para ti. Tan fiel, tan paciente.

Respira. Abre los brazos y siéntete libre. Nota cómo el aire fresco golpea tu rostro. Y disfruta. Disfruta de la naturaleza.

Camina. Y esquiva las piedras que se cruzan en tu camino. Observa esa mariposa que no deja de volar a tu alrededor. Es de colorines. Quiere jugar con tu pelo.

Y grita. Tan fuerte como puedas. Los pájaros te acompañarán con su canto, y el eco resonará en aquellos huecos que se forman entre montañas.
Este espacio siempre te acogerá. Acudirá a cada cita, sin retraso.
No lo abandones, no lo maltrates, no lo dañes. Ofrécele lo mismo que recibes tú de él. Es lo más sensato, lo más justo. ¿No crees?
|Aurora Martínez|
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *