El tráfico de especies es la peor amenaza para la vida Silvestre.

El 3 de marzo es el Día Mundial de la Vida Silvestre. Desde WWF queremos llamar la atención sobre una de las mayores amenazas para las especies: el tráfico de animales, un delito sangriento pero muy lucrativo para las mafias, equiparable al negocio de armas y drogas.

Un crimen contra la naturaleza que enriquece a unos pocos sin escrúpulos y en el que todos perdemos: está llevando a la extinción al tigre, al elefante, al rinoceronte y poniendo en peligro nuestro patrimonio natural. Además, en la última década casi 1.000 guardaparques han sido asesinados defendiendo a estas especies contra los furtivos.

LA MASACRE EN CIFRAS

Cada año se trafica con más de 1,5 millones de aves vivas y unos 100 tigres, 20.000 elefantes y más de 1.000 rinocerontes son asesinados para vender sus pieles, huesos, colmillos y cuernos.

Según nuestros compañeros de TRAFFIC, la red que vigila el comercio mundial de especies protegidas, el tráfico de vida silvestre en Asia alcanza cifras espeluznantes: más de 6.000 tortugas estrelladas de la India fueron decomisadas en 10 incautaciones y en los últimos 3 años se incautaron 96 toneladas de escamas de pangolín. En poco más de una década se encontraron miles de órganos de casi 4.000 osos a la venta en los mercados del sudeste asiático.

También, en la última década fueron decomisados en esos mercados 225 toneladas de colmillos de marfil de elefantes africanos y 900.000 pangolines, muchos de ellos atrapados, vendidos y cocinados sin ningún control sanitario.

Además de acercar a estas especies a la extinción, supone un importante riesgo para la salud de sus consumidores, ya que podría generar el potencial contagio de enfermedades de impactos desconocidos como la actual epidemia de coronavirus

Mercado chino con productos para medicina oriental.

UN RIESGO PARA TODOS

La epidemia del coronavirus ya se ha extendido a más de 60 países y ha acabado con la vida de más de 3.000 personas. En origen la enfermedad podría haberse transmitido a los humanos por el consumo de animales salvajes.

WWF está preocupado por la alerta sanitaria, se solidariza con los familiares de las víctimas y apoya la prohibición del gobierno chino de criar, transportar y vender carne y otras partes de animales silvestres como medida de emergencia para contener la enfermedad.

Desde hace décadas y gracias al apoyo de nuestros socios y socias, en WWF trabajamos sobre el terreno para combatir a las mafias del tráfico de especies y para acabar con la demanda en los países consumidores.

Hoy es tu momento de actuar ¡Ayúdanos a detener el Tráfico de especies y súmate a la defensa de tu Naturaleza!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.