La Espiga Verde de la SEMINCI premia, por segundo año, la película con valores medioambientales

  • Greenpeace ha promovido la creación de la Espiga Verde desde su inicio que este año ha recaído en la película Honeyland, de Ljubo Stefanov y Tamara Kotevska. El jurado, del que formaba parte Greenpeace, ha otorgado una mención especial a la película The price of progress, de Víctor Luengo.
  • En esta nueva edición se potencia de nuevo el compromiso de los profesionales del cine con la sostenibilidad en los rodajes. El productor Álvaro Longoria de morena films, compartió buenas prácticas en los rodajes para reducir la huella ecológica.
  • La 64 edición de la SEMINCI consolida en el palmarés su compromiso por la difusión de valores medioambientales con el premio Espiga Verde. Un galardón que cuenta con un jurado aparte y con la involucración de Greenpeace, Ecologistas en Acción, la Universidad de Valladolid, la Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Valladolid y la Asociación Estatal de Cine (AEC).

La ganadora de la segunda edición Espiga Verde es la película Honeyland de Ljubo Stefanov y Tamara Kotevska por ”su tratamiento del frágil equilibrio entre el ritmo de vida natural y las demandas productivas, mostrando el contraste entre unos modos de vida y otros menos cuidadosos con el entorno”, en palabras del jurado.

Las películas nominadas a la Espiga Verde han sido: Apurimac, el dios que habla, de Miguel Mato (Argentina); Honeyland, de Tamara Kotevska y Ljubomir Stefanov (República de Macedonia del Norte); The price of progress, de Víctor Luengo (España); When tomatoes met Wagner, de Marianna Economou (Grecia); Santuario, de Álvaro Longoria (España) y los cortos: Burkinabe Bounty: Agroecology In Burkina Faso, de Iara Lee; Mar urbano Lisboa (Lisbon: Urban Sea), de José Vieira, Portugal Otras miradas, otras voces (Other Glances, Other Voices), de Belén Santos; Wantoks: Dance of Resilience in Melanesia (Wantoks: danza de resiliencia en Melanesia), de Iara Lee y Scenes From a Dry City, Simon Wood y François Verster.

El jurado que ha elegido la película que mejor representa los valores medioambientales de protección del planeta, estaba compuesto por David Baute, Elvira Cámara, Cristina Castro, Jose María Enríquez, Eva González y Gerardo Olivares.

Además, la SEMINCI, en su continua apuesta por promover un cine más implicado con la protección del medio ambiente, ha organizado una nueva edición de las Jornadas de Cine y el Cambio Climático que reúnen a representantes de la comunidad científica, organizaciones ecologistas y profesionales del cine. La sostenibilidad en los rodajes fue el tema protagonista con la puesta en común de las medidas que pueden adoptarse para avanzar en el objetivo de lograr producciones más respetuosas con el medio ambiente.

Cristina Castro | Greenpeace

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *