Relleu se rebela contra la despoblación y escasez de agua

  • El director del Instituto Universitario de Aguas apunta a la reutilización y al aprovechamiento del agua que vierten al mar las cuencas de Benidorm, Calpe o Denia

La sociedad civil de Relleu, apoyada por la Cámara de Comercio, ASAJA y el Instituto de Aguas de la UA, presentó ayer las conclusiones de tres comisiones de trabajo puestas en marcha por ciudadanos del municipio para analizar la interrelación entre la despoblación que comienza a afectar al municipio, la escasez de agua que dificulta cada vez más el desarrollo de la actividad agrícola y la desprotección del patrimonio histórico.

La tres comisiones (despoblación, agua y patrimonio histórico) son, según el coordinador de las mismas, Tomás Llinares, «un proyecto lleno de inquietudes cuyo objetivo es darle un impulso al pueblo para frenar la caída poblacional y la merma de la agricultura e impulsar la puesta en valor del patrimonio histórico».

Según versa en las conclusiones presentadas, aunque la población de Relleu se  mantiene estable, se observan parámetros que preocupan como la disminución progresiva desde 2013, la escasez de nacimientos, el envejecimiento de la población y las trabas que encuentra una de las principales actividades económicas del municipio, la agricultura. El relevo generacional en dicha actividad tampoco se está produciendo y esto genera temor fundado a que en un futuro próximo sin agua y con un patrimonio histórico poco protegido la población siga decreciendo.

La búsqueda de soluciones ha partido de la iniciativa ciudadana, de habitantes de Relleu en cuyos planes no entra dejar morir a su pueblo. En estas primeras jornadas de reflexión han contado con el apoyo de ASAJA, cuyo presidente, Eladio Aniorte, señaló que «más de 50.000 hectómetros cúbicos de agua se vierten anualmente al mar en nuestro país mientras municipios como Relleu se secan y pierden su esencia y principal actividad económica”. Aniorte dio un toque de atención a la clase política, a quienes reprochó estar únicamente preocupados por los votos, mientras que en pueblos como Relleu, sin tecnología y sin agua, no podemos hacer que la gente se quede».

Aniorte reclamó inversiones a la Administración y un mayor interés en buscar soluciones a los problemas reales de los municipios que suponen el origen de la despoblación.

Por su parte el presidente de la Camara de Comercio, Juan Bautista Riera, señaló que «despoblación, agua y patrimonio histórico están íntimamente relacionados, es por tanto imprescindible atacar el problema desde este triple frente, pero para ello hace falta inversión que puede buscarse en fondos europeos y para ello hace falta implicación por parte de las administraciones». Por otra parte el presidente de la Cámara de Comercio recalcó la necesidad de llevar a cabo  iniciativas valientes y novedosas como las bonificaciones fiscales para atraer a empresas al municipio, así como invertir en generar polos de atracción turística y en la protección del patrimonio. Para todo ello, Juan Bautista Riera aseguró que la Cámara de Comercio pondrá todos sus recursos al servicio de Relleu, de sus habitantes y de los agricultores.

El director del Instituto Universitario de Aguas y Ciencias Ambientales, Joaquín Melgarejo, realizó una audaz exposición sobre soluciones a las necesidades hídricas de esta zona de la provincia, destacando entre ellas la utilización de aguas regeneradas.

En este sentido Melgarejo señaló que «estas aguas ofrecen múltiples ventajas, son más baratas, de buena calidad y constituyen una fuente estable y segura al estar condicionadas al abastecimiento urbano».

Al hilo de esta solución el director del Instituto Universitario de Aguas incidió en que la Comunidad Valenciana y Murcia utilizan ellas solas un 15% del total de las aguas reutilizadas de toda Europa, «lo que nos hace pioneros en este sistema».

Melgarejo concluyó con la afirmación de que municipios de la Marina Baja como Benidorm, Calpe o Denia, vierten al mar más de 35 hectómetros cúbicos que podrían ser utilizados en municipio con problemas hídricos de la provincia, como Relleu.

Por último, el profesor Antonio Gil Olcina realizó una profunda exposición histórica sobre el municipio y destacó la necesidad de poner en valor el patrimonio de Relleu como estrategia para luchar contra la despoblación.

La jornada fue clausurada por el alcalde de Relleu, Lino Pascual y la Consellera de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica, Mireia Mollá, quien destacó que la despoblación y el problema hídrico están en la agenda del Gobierno Valenciano.

Mollá señaló que la Generalitat está dispuesta a entablar un diálogo con el municipio para evaluar sus necesidades y, juntos, buscar soluciones eficaces que frenen la despoblación y la desaparición de la agricultura en Relleu.

Laura Nova

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *