Detener la pérdida de biodiversidad es esencial para protegerse de futuras pandemias

Coincidiendo con el Día Mundial de la Diversidad Biológica, Ecologistas en Acción reclama a las administraciones que, en los planes que se están elaborando para superar la crisis sanitaria y económica provocada por la COVID-19, incorporen medidas que permitan detener la pérdida de biodiversidad.

El 22 de mayo se celebra el Día Mundial de la Diversidad Biológica. Su objetivo es poner en valor la importancia de los ecosistemas y los procesos que estos dan a la sociedad. 2020 se nombró “super año de la biodiversidad” por la ONU. Es también el año en que la comunidad internacional se enfrenta a las consecuencias de la pandemia provocada por la COVID-19. En este contexto, Ecologistas en Acción destaca que la biodiversidad es precisamente la mejor barrera natural para protegerse de este tipo de amenazas.

Las acciones humanas han tenido impactos muy significativos en más de tres cuartos de la superficie terrestre del planeta, destruyendo más del 85 % de los humedales y destinando más de un tercio de toda la superficie terrestre –y casi el 75 % del agua dulce– disponible a la producción agrícola y ganadera. Ha sido la actividad humana, especialmente los sistemas financieros y económicos mundiales bajo el paradigma del crecimiento económico a cualquier precio, la que ha causado la crisis climática, la pérdida de biodiversidad y las últimas pandemias.

La destrucción de los ecosistemas, la expansión descontrolada de la agricultura, la deforestación desenfrenada o la cría intensiva de animales en granjas han facilitado la transmisión de enfermedades de la fauna a los seres humanos, causando un enorme impacto en muertes de personas. Si no se conserva la biodiversidad las futuras pandemias serán más frecuentes, puede que se propaguen de forma más rápida y que tengan una repercusión social y económica mayor.

Ante la necesidad de un compromiso político con la biodiversidad que vaya más allá del manifestado hasta la fecha, Ecologistas en Acción propone al Gobierno de España y a los diferentes gobiernos autonómicos las siguientes medidas:

1.  Blindar la legislación ambiental existente

La legislación actual, aunque insuficiente en algunos aspectos, ha demostrado ser positiva para las conservación del medio ambiente. Rebajar esta normativa para favorecer el crecimiento económico es un grave error que algunas administraciones autonómicas ya están proponiendo y que agravará los diferentes componentes de la emergencia ecológica y sanitaria.

2. Recuperación económica que fomente una transición ecológica justa

Es esencial que las medidas que se tomen en la lucha contra la actual pandemia no supongan un aumento del riesgo de que se produzcan nuevo brotes en el futuro.

3. Priorizar las medidas para detener la pérdida de biodiversidad

Las administraciones españolas han dado la espalda las últimas décadas al compromiso que España asumió de detener la pérdida de biodiversidad. Debido a la COVID-19, la necesidad de tomar medidas para detener la pérdida de biodiversidad es todavía mayor, ya que la naturaleza es la mejor defensa ante esta y futuras pandemias.

  • Intensificar la acción política contra la pérdida de biodiversidad a nivel estatal, europeo e internacional, presionando para que la Unión Europea lidere la correcta toma de decisiones en futuras cumbres como la COP26 de cambio climático y la COP15 de biodiversidad, y promoviendo y financiando iniciativas para la conservación y restauración de ecosistemas globales.
  • · Aprobar un plan de emergencia estatal para detener la pérdida de biodiversidad en territorio español. Este plan debería incorporar medidas concretas para cumplir los compromisos de las Metas de Aichi del Convenio de Diversidad Biológica y de la Estrategia Europea de Biodiversidad. Como objetivo prioritario las políticas sectoriales y el uso de fondos públicos deben estar condicionadas a la conservación de la biodiversidad, no contribuyendo a fomentar las causas que producen su pérdida.
  • Poner en marcha planes específicos coordinados entre el Estado y las Comunidades Autónomas de restauración de los ecosistemas degradados por la acción humana. Transformación de prácticas agrarias y de gestión forestal que compatibilicen producción con protección de la biodiversidad, a través por ejemplo del impulso decidido a la agricultura ecológica y la gestión forestal sostenible. Es decir, priorizar todas aquellas prácticas que favorecen la conservación y recuperación de los procesos ecosistémicos y, por tanto, suponen beneficios esenciales para la seguridad humana.
  • Por su riesgo potencial para la salud humana, se debe prohibir el comercio de especies silvestres independientemente de su estatus de conservación y reforzar herramientas ya existentes como el plan de acción español contra el tráfico ilegal y el furtivismo Internacional de especies silvestres.
  • Establecer una nueva fiscalidad ambiental que grave las actividades más dañinas con el planeta, de forma que esos recursos adicionales puedan ser utilizados a nivel estatal y autonómico para impulsar las inversiones en conservación del patrimonio natural: Red Natura 2000, espacios naturales protegidos, así como invertir en restaurar ecosistemas degradados.

Theo Oberhuber

Empresas hacen un llamamiento a la recuperación sostenible tras el COVID-19

Las compañías, que forman parte de la iniciativa Science Based Targets (SBTi), entre las que se encuentra Henkel, piden políticas que construyan resiliencia frente a futuras crisis, manteniendo fuerzas para limitar el aumento de la temperatura del planeta a 1,5 °C sobre los niveles preindustriales, en línea con el objetivo de alcanzar cero emisiones netas de gases de efecto invernadero para 2050.

“Ahora, necesitamos invertir en innovación, ampliar las soluciones que ya tenemos y trabajar con nuestros socios a lo largo de la cadena de valor hacia la neutralidad climática. Para lograrlo, nos hemos fijado objetivos ambiciosos basados en la ciencia”, ha declarado Carsten Knobel, CEO de Henkel.

Las empresas se han reunido en torno a la iniciativa Science Based Targets y sus socios de la campaña Business Ambition for 1.5°C, el Pacto Mundial de las Naciones Unidas y la coalición We Mean Business. SBTi, que es una colaboración entre el CDP (anteriormente conocido como Carbon Disclosure Project), el Pacto Mundial de las Naciones Unidas, el World Resources Institute y WWF, evalúa y valida de manera independiente los objetivos climáticos corporativos basándose en la ciencia.

Las 155 compañías ya han establecido, o se han comprometido a establecer, una reducción de emisiones basada en la ciencia – los objetivos de Henkel han sido aprobados recientemente por la iniciativa Science Based Targets. Al firmar esta declaración, las compañías reafirman que sus propias decisiones y acciones están fundamentadas en la ciencia y, a su vez, piden a los gobiernos «priorizar una transición más rápida y más justa de una economía gris a una verde».

La declaración conjunta se produce en un momento en el que los gobiernos de todo el mundo están preparando paquetes de estímulos para ayudar a las economías a recuperarse de los impactos de la pandemia del coronavirus, y mientras se preparan también para presentar planes climáticos nacionales mejorados en concordancia con el Acuerdo de París.

«Los gobiernos tienen un papel fundamental a desempeñar, alineando las políticas y los planes de recuperación con la ciencia climática más reciente, pero solos no pueden impulsar una transformación socioeconómica sistémica. Para abordar la crisis interconectada a la que nos enfrentamos, debemos trabajar juntos como una comunidad internacional para cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible y el Acuerdo de París», ha afirmado Lila Karbassi, Chief of Programmes del Pacto Mundial de las Naciones Unidas y Board Member de la iniciativa Science Based Targets. «Estas compañías están marcando el camino por el que debemos continuar avanzando, en base a unas ambiciosas iniciativas basadas en criterios científicas que nos ayudarán a reducir la vulnerabilidad de los sistemas económicos frente a futuras crisis y desastres».

El compromiso de Henkel con la protección climática
Henkel quiere contribuir positivamente a la protección del clima y apoya plenamente el compromiso con el cambio climático recogido en el Acuerdo de París de las Naciones Unidas. Por esta razón, Henkel tiene el objetivo de convertirse en una compañía climáticamente positiva en 2040.

Basándose en sus objetivos a largo plazo, la compañía se ha fijado objetivos específicos de reducción de emisiones, que han sido aprobados por la iniciativa Science Based Targets ya que cumplen con los niveles requeridos en el Acuerdo de París para limitar el calentamiento global a 1,5°C .

Organizaciones ambientalistas valoran positivamente la aprobación del anteproyecto de Ley de Cambio Climaico

  • Una ley de cambio climático y transición energética ambiciosa debe ser un elemento clave para la reconstrucción social y económica tras la crisis sanitaria
  • El objetivo de reducción de las emisiones de CO2 no está alineado con las recomendaciones científicas: debe elevarse al 55% en 2030 respecto a 1990 y alcanzar el cero neto en 2040
  • Debe incluirse la eliminación de las subvenciones a los combustibles fósiles y a todos los sectores que perjudican el clima
  • La organización considera prioritario que en el trámite parlamentario que ahora se inicia en el Congreso de los Diputados, la proposición de ley salga mucho más reforzada en detalles y ambición

Greenpeace considera la aprobación de hoy en el Consejo de Ministros del anteproyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética un paso importante y necesario en el momento adecuado y espera que los grupos parlamentarios contribuyan a reforzarla y hacerla más ambiciosa. El texto, que pasará ahora al Congreso de los Diputados para su debate y aprobación parlamentaria, ve por fin la luz desde que en 2015 el anterior Gobierno de Rajoy prometiera su tramitación.

La organización estima que la presentación del anteproyecto de ley en estos momentos es un elemento clave para garantizar que la salida a la crisis sanitaria, económica y social que atraviesa el país por la COVID-19 refuerce y se apoye en las medidas necesarias para afrontar al mismo tiempo las crisis climática y de biodiversidad.

Sin embargo, como el propio texto recoge, los objetivos de reducción de emisiones no están alineados con las recomendaciones de Naciones Unidas para no superar 1,5ºC las temperaturas globales y evitar así los peores impactos del cambio climático. Según este organismo internacional, las emisiones deberían reducirse un 7,6% anualmente entre 2020 y 2030 en todo el mundo, pero la ley nacional propone poco más de un 3% anual en el mismo periodo.

Greenpeace recuerda que las personas expertas en cambio climático de Naciones Unidas (IPCC) afirman que la próxima década es decisiva para no superar 1,5 ºC la temperatura media global y que, por tanto, reducir solo un 20% las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en 2030 respecto a 1990, como recoge el anteproyecto, no es suficiente para lograrlo. La organización demanda que el objetivo de reducción de emisiones se eleve al menos al 55% en 2030 para alcanzar el cero neto en 2040.

Para aumentar la ambición la ley debe establecer el marco legislativo necesario para la reducción de GEI en otros sectores clave como el financiero, agroalimentario, turismo, gestión de residuos o industria, dada su importante contribución a las emisiones nacionales y teniendo en cuenta sus altos costes en materia de adaptación.

“El texto es muy bueno en el diagnóstico, pero falla en los objetivos. Mientras reconoce que la región mediterránea es una de las áreas más vulnerables del planeta frente al cambio climático y que España se enfrenta a importantes riesgos derivados de este, paradójicamente no asume los objetivos necesarios para evitarlos”, ha declarado Tatiana Nuño, responsable de la campaña de Cambio climático de Greenpeace: “Justo esta semana se espera alcanzar temperaturas anómalas para esta época del año en varias partes de la península. Si no actuamos con urgencia viviremos graves consecuencias por la crisis climática. La recuperación socioeconómica por las crisis de la COVID19 debe afrontarse con soluciones que pongan freno al cambio climático y a la pérdida de biodiversidad”.

La organización ecologista reconoce que el proyecto de ley recoge medidas imprescindibles, en especial en algunos aspectos de la transición energética hacia un sistema 100% renovable, la transición justa, prohibición de las prospecciones, inclusión del sector vivienda o el anuncio del fin de los vehículos con motor de combustión, aunque considera que 2040 es muy tarde. Sin embargo, reclama la necesidad de que el texto incluya, además, la eliminación de las subvenciones a los combustibles fósiles y a otros sectores que perjudican el clima, como las aerolíneas y la agricultura industrial, puesto que sin detener el flujo de dinero público a las industrias responsables de las emisiones GEI no se podrá hacer frente a la emergencia climática. Así mismo, propone un artículo específico que obligue al sector financiero a realizar una correcta gestión del impacto sobre el cambio climático de su cartera de préstamos e inversión, con un cálculo específico de su huella de carbono en los sectores contaminantes.

En el anteproyecto de ley, la organización echa en falta el papel que juegan los servicios ambientales gratuitos en la lucha contra el cambio climático así como la inclusión de criterios de adaptación. La biodiversidad debe ser eje vertebrador en la mitigación de los peores impactos: la necesidad de tener los ecosistemas en buen estado y funcionales (bosques, humedales y acuíferos, etc…) y el importante papel de las soluciones basadas en la naturaleza.

Greenpeace seguirá con atención el trámite parlamentario que ahora se inicia y las enmiendas que presenten los grupos para detectar cualquier intento de descafeinar su contenido y garantizar que la ley salga reforzada.

“Ante la crisis sanitaria que vivimos, el anteproyecto de ley de hoy llega en un momento crucial para avanzar y asegurar que cualquier medida de reconstrucción socioeconómica que deba tomarse estará alineada con las respuestas urgentes y necesarias contra el cambio climático”, ha concluido Nuño.

WWF defiende una reconstrucción económica verde en España y Europa

La organización presenta un nuevo informe donde propone que la transición ecológica justa sea el núcleo de la estrategia económica tras la pandemia

El debate sobre la reconstrucción económica se abre camino en España y Europa.  El diseño de los primeros paquetes de estímulo público marcarán la senda del modelo económico y social. Ante este momento decisivo, WWF propone en su nuevo informe que la salida a la crisis se realice a través de un plan de recuperación económica que sea verde, justa y resiliente.

«Nuestra economía y el empleo se pueden y deben de recuperar a través de medidas de desarrollo sostenible y restauración de la naturaleza. Ahora más que nunca hay que cambiar el actual modelo para impulsar una recuperación que permita lograr los objetivos climáticos de no superar el 1,5 °C e impulsen los objetivos de desarrollo sostenible», afirma Juan Carlos del Olmo, secretario general de WWF España.

Este plan de reconstrucción económica se suma a las propuestas recientemente presentadas por otros organismos como la Alianza Europea para una recuperación verde, la carta enviada por 17 ministros de medio ambiente europeos, incluida España, la declaración del Consejo Europeo o del propio secretario general de la ONU, Antonio Guterres. Todos coinciden en la necesidad de abandonar el apoyo a las tradicionales industrias contaminantes, así como de continuar y reforzar la senda de transición ecológica hacia una economía descarbonizada y que respete los límites del planeta.

«El riesgo de intentar volver a la situación anterior es abocarnos a nuevas crisis. Vivimos una situación de emergencia climática. Necesitamos que los gobiernos adopten normas ambiciosas y que los inversores y empresas apuesten por la transición ecológica», afirma Mar Asunción, responsable del programa de clima y energía de WWF.

Para WWF, la “nueva normalidad” en España debe significar la apuesta por un modelo energético más limpio, eficiente y renovable, que incluya la tramitación de la Proposición de Ley de Cambio Climático y Transición Energética y las inversiones previstas en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC), que contemplan una inversión de 241.400 millones de euros entre 2021 y 2030 destinados fundamentalmente al impulso de las renovables.

Esta transición necesita apostar por los sistemas alimentarios sostenibles y justos, por lo que es prioritario invertir en las producciones agroecológicas como cultivos de secano o la ganadería extensiva, con altos valores sociales y ambientales, muy vinculadas al territorio y que promuevan el empleo en entornos rurales; y en la pesca de pequeña escala para garantizar la recuperación de las poblaciones pesqueras y la integridad de los ecosistemas marinos.

Asimismo, otros nichos de empleo verde, tan necesarios en la recuperación económica justa, son los ligados a la inversión en depuración y gestión del agua basada en la demanda y en la recuperación de los humedales y acuíferos, ya que es necesaria una transición hidrológica que garantice un uso racional de este recurso. Por otro lado, es clave que se invierta de manera decidida en la gestión sostenible de los bosques productivos y en la prevención de incendios.

Cabe recordar que la recuperación económica resiliente no será tal sin la protección y conservación de la biodiversidad y la restauración a gran escala de los ecosistemas degradados, hábitats fluviales y lacustres, forestales, agrarios y costeros, para asegurar el correcto funcionamiento del sistema natural y su adaptación a los impactos del cambio climático.

Por último, en Europa, la gran hoja de ruta para la reconstrucción económica es el Pacto Verde. Bajo este paraguas, está previsto que la Comisión Europea presente este miércoles dos estrategias clave para el sector de la alimentación y biodiversidad, y en los próximos días, se espera que presente el nuevo marco financiero con las ayudas para la reactivación económica.

«Desde las instituciones europeas, las empresas e instituciones financieras están pidiendo y comprometiéndose con una transición justa y verde. Lo que necesitamos ahora son acciones concretas a nivel del paquete de recuperación que presentará la Comisión Europea y acelerar la transición hacia una economía más justa y descarbonizada», sostiene Ester Asin, directora de la Oficina de Política Europea de WWF en Bruselas.

Desde WWF creemos que es un momento clave para reorientar la Política Agraria Común (PAC), para que el 50% de su presupuesto esté asociado a objetivos ambientales y climáticos, y que la Estrategia de Biodiversidad proponga como meta la protección de un 30% de la superficie marina y terrestre. Respecto de la Ley Climática Europea, WWF considera que debe ser más ambiciosa y plantearse una reducción en, al menos, un 65% las emisiones para 2030.

Coral García

Su Majestad la Reina Doña Sofía se une al llamamiento de LIBERA para no abandonar mascarillas y guantes

Su Majestad la Reina Doña Sofía ha querido ser partícipe del llamamiento de LIBERA a la conciencia social del no abandono de mascarillas y guantes en las ciudades o espacios naturales con motivo del fin del confinamiento. Dentro de la línea de trabajo conjunto entre el Proyecto LIBERA y la Fundación Reina Sofía, desde hace 3 años, se está permitiendo avanzar tanto en investigación científica como en sensibilización para evitar el abandono de “basuraleza” en los entornos naturales. De ahí que Su Majestad la Reina Doña Sofía haya sido promotora de este llamamiento como ha hecho en anteriores ocasiones participando en distintas actividades de limpieza de residuos en la naturaleza.

Las altas temperaturas nos recuerdan que no podemos abandonar la lucha contra el cambio climático

  • Abril termina con nuevo récord de concentración de CO2 en la atmósfera y mayo empieza con temperaturas que superan los 35ºC
  • La media de temperatura de febrero en España se ha situado 3°C por encima de la media de ese mes en el periodo 1981-2010
  • 2019 fue el más cálido de Europa desde que se tienen registros
  • Conviene extremar las medidas de precaución para las personas trabajadoras y aquellas que salgan a la calle a realizar las actividades permitidas en la fase cero

Mayo ha comenzado con un episodio de muy altas temperaturas. Ayer se superaron los 35 ºC en provincias de Sevilla, Córdoba y Jaén y los 30ºC en numerosas localidades de la península, mientras que hoy se espera que se alcancen los 34 ºC en algunas provincias como Córdoba, Granada o Jaén y se superen los 30ºC en municipios del norte de Cantabria, País Vasco o Navarra. Estos registros, propios de los meses de verano, se alcanzan cuando todavía quedan casi dos meses para que termine la primavera.

El aumento de las temperaturas es uno de los impactos más visibles del cambio climático. Continuamente superamos nuevos récords: el pasado mes de enero fue el enero más cálido en el mundo desde que se tienen registros y la media de temperatura de febrero en España estuvo 3 ºC por encima de la media de este mes entre 1981-2010.

Este episodio de altas temperaturas debe servir a gobiernos y empresas para recordar la importancia de responder con urgencia, no solo a la enorme crisis sanitaria que padece el planeta, sino también a la emergencia climática.

A pesar de la reducción de las emisiones de CO2, como consecuencia principalmente de las medidas de confinamiento, el mes de Abril se ha cerrado con 416.2 ppm (partes por millón) de CO2 en la atmósfera, 2.86 ppm más que en el mismo periodo del año anterior, alcanzando así un nuevo máximo histórico.

Por ello, Greenpeace reincide en que una reducción puntual de las emisiones de CO2 no nos salva de la crisis climática y reclama medidas urgentes y bien planificadas, que aseguren una reducción continuada de las emisiones para que se alcance el cero neto en 2040 como tarde.

“Las medidas económicas para la salida de la crisis causada por el COVID19 deben dar respuesta a la crisis climática y ambiental que vivimos. Se debe priorizar la creación de empleos de calidad que eviten los peores impactos del cambio climático, limitando el aumento de la temperatura global 1,5 ºC, y la pérdida de biodiversidad garantizando una transición justa y ecológica, de lo contrario volveremos al ritmo de emisiones insostenible que teníamos antes” ha declarado Tatiana Nuño responsable de la campaña de Greenpeace.

El calor viene acompañado con altos valores de radiación ultravioleta y fuertes vientos y tormentas en algunos puntos, por lo que Greenpeace recomienda también que aquellas personas que salgan a la calle dentro de lo permitido en la fase cero y las personas trabajadoras, a las que reconoce y agradece su labor, extremen los cuidados.

Tatiana Nuño | Greenpeace España

Ocio y educación ambiental durante el confinamiento

  • La organización medioambiental, Ecoembres, ofrece una gran variedad de alternativas de ocio para desarrollar y disfrutar en casa al mismo tiempo que cuidamos el medioambiente.
  • Construcción de instrumentos reciclados, manualidades eco, artículos sobre el cambio climático, cortometrajes o actividades multisensoriales, son algunas de las propuestas para estos días de cuarentena.

Lograr un confinamiento productivo, entretenido y sostenible, mientras se escapa del aburrimiento en estos días tan excepcionales, no siempre es fácil. Por eso, Ecoembes, la organización medioambiental que coordina el reciclaje de los residuos que van a los contenedores amarillos y azules en España, ofrece una serie de divertidos planes para disfrutar en casa.

Bajo el paraguas de la educación ambiental, Ecoembes pone a disposición de pequeños y mayores, un gran listado de actividades de ocio -totalmente gratuitas- para que llevemos mejor estos días donde nos vemos obligados a estar más alejados de la naturaleza.

El lutier de la Orquesta de “La Música del Reciclaje” nos enseña a fabricar instrumentos reciclados y un aplaudidor muy eco

Fernando Solar, el lutier de esta original orquesta, formada por niños y niñas en riesgo de exclusión social, comparte cada semana el paso a paso para construir un instrumento reciclado. Enseñando, una vez más, cómo con un poco de imaginación y distintos envases que podemos tener por casa es posible crear música. Se pueden ver todas estas creaciones en el canal de Youtube de Ecoembes.

También ha fabricado un “aplaudidor” con materiales reciclados que nace con el objetivo de dar gracias a todos estos héroes “sin capa” y, al mismo tiempo, entretener de una forma creativa a los más pequeños de la casa.

Explota tu creatividad a través de la educación ambiental en “Amarillo, Verde y Azul”

Amarillo, verde y azul es el blog que recoge todas las iniciativas en Educación Ambiental de Ecoembes. Sin duda, uno de los pilares fundamentales de la organización, y es que no cabe duda, que la implicación de la ciudadanía es clave en la protección del medio ambiente.

Un espacio donde se puede encontrar material pedagógico para aprender cómo reutilizar los recursos que, a simple vista, parecen inservibles, dándoles una segunda vida gracias a divertidas manualidades. Estas actividades abarcan desde la creación de una casa de pájaros reutilizando cartón y tela, hasta el desarrollo de una marioneta o un Maestro Yoda de origami.

Reflexiona sobre el medioambiente en los Diálogos Circle

Estos encuentros, organizados por la revista Circle, se convierten en un espacio de reflexión e  intercambio de ideas entre dos personajes relevantes, quienes, a través del diálogo, exponen sus distintas perspectivas sobre medio ambiente y economía circular.

Entre los participantes se encuentran distintas personalidades como Arkano, Joaquín Araujo, Andoni Canela, Unai Canela o Juan Luis Cano. Además, Circle ofrece multitud de artículos sobre medio ambiente, consumo responsable, cambio climático, innovación y economía circular, entre otros.

Lo mejor de la naturaleza sin salir de casa

Para acercarnos a la naturaleza un poco más desde nuestro propio hogar, Ecoembes nos presenta el juego ¿Naturaleza o basuraleza?  Una actividad multisensorial en la que los niños y niñas pueden experimentar las distintas sensaciones que les producen el tacto de distintos materiales, las imágenes, los olores y los sonidos, en función de su origen natural o humano.

La finalidad de la actividad es crear conciencia sobre la importancia de mantener libre de basura los entornos naturales y cuidar el medioambiente.

Cortometrajes animados para crear conciencia medioambiental

Ecoembes, consciente de la importancia de elevar la educación ambiental, impulsó en el año 2012 la campaña “Los Profes Cuentan”. Una iniciativa compuesta por una serie de cortometrajes, basados en los cuentos ganadores del concurso de literatura infantil, que se puso en marcha para poner en valor la figura del docente así como su labor en la creación de la conciencia ambiental en los más pequeños.

Cortometrajes como El profesor Reciclator hace brillar a Yellow-Blue, se pueden encontrar en el canal de Yotube de la organización medioambiental.

Además de este proyecto, Ecoembes ha impulsado el cortometraje “Lemon”, realizado por la Fundación Reina Sofía. Este filme es una metáfora de la forma en que la contaminación, causada por los seres humanos, irrumpe en el transcurso de la naturaleza.

Sobre La Orquesta de la Música del Reciclaje de Ecoembes 

La Orquesta de la Música del Reciclaje de Ecoembes es un proyecto que tiene como objetivo ofrecer formación musical a menores en riesgo de exclusión social, educándoles en valores y favoreciendo su superación personal. Asimismo, mediante la participación en la construcción de sus propios instrumentos reciclados, se promueve la conciencia sobre la importancia que el reciclaje tiene para el medioambiente.

Lidia Bravo

Un equipo de arquitectura diseña un protector de manillas para puertas que evita contagios

El coronavirus ha traído consigo no solo contagios, sino además una cascada de ideas e iniciativas loables que buscan el beneficio común; frente a la adversidad, agudizamos el ingenio. Al equipo de arquitectura valenciano Mano de Santo les vino el “eureka” después de comprobar las dificultades y cabriolas en algunos comercios para abrir puertas sin hacer que las manos entraran en contacto directo con las manillas.

Se pusieron en marcha para buscar un atajo que solucionara este problema. Así surgió la propuesta de unos protectores que se incorporan a las manillas de las puertas, de forma que para abrirlas dejemos de usar las manos y empleemos el antebrazo o el codo. Su nombre; Hands Up. Se trata de un diseño con forma de acordeón que, con cartón y tijeras, cualquiera puede reproducir desde casa. Para ello, han compartido el proyecto en forma de código abierto, donde presentan la plantilla del diseño, acompañada de vídeos y croquis. Estos protectores que ahora podemos hacer en cartón podrán también fabricarse en otros materiales cuando el sistema productivo se normalice.

El objetivo, cuentan, es conseguir que esta idea pueda llegar al máximo número de personas posibles, sean del país que sean. “Se trata de un objeto especialmente pensado para el proceso de desescalada que estamos iniciando, pensado para cuidarnos y cuidar a los otros. Un pequeño gesto, una pequeña aportación que, en cambio, puede ayudar a mejorar la situación. Creemos que acciones como esta van a jugar un papel fundamental en este momento. Las manillas de las puertas, especialmente en hospitales y centros sanitarios, pero también en cualquier centro de trabajo, hotel, portal o comercio, son elementos que soportan un gran tránsito de personas, con el consiguiente contacto de muchas manos a lo largo del día. Si seguimos haciendo uso de ellos como hasta ahora, pueden convertirse en focos de contagio potencialmente peligrosos y, en consecuencia, favorecer el aumento en el número de casos”. Un ejemplo más de cómo el diseño busca mejorar el día a día de todos.

Con esta idea, este equipo de arquitectura valenciano no busca obtener beneficio económico alguno. “No queremos ganar nada con nuestro diseño. En este contexto nos sentíamos maniatados, y queríamos ser de utilidad creando algo que llegara al máximo número de gente posible y que pudiera lograr un impacto positivo. Además, sabíamos de la necesidad de diseñar algo que cualquiera pudiera reproducir con los recursos que tenemos a mano en estos momentos”, dicen desde Mano de Santo.

Cuentan que “estuvimos investigando y vimos que existía poca oferta de productos industrializados de este tipo a los que, dada la situación actual de la producción y la demanda, era difícil acceder. A nuestro parecer, abrir puertas con el codo o el antebrazo, sin hacer que las manos contacten con las superficies de las manillas, se ha convertido en una imperante necesidad en este contexto. Necesitábamos una solución inmediata, y Hands Up es el resultado”.

Sin embargo, en Mano de Santo no se cierran a que su diseño se reproduzca por empresas o talleres que lo puedan desarrollar y distribuir de forma muy ágil una vez retomen su actividad. “Nuestra propuesta es algo temporal y desechable, un atajo rápido que hemos tomado viendo la red de materiales y recursos de que disponemos”.

De izquierda a derecha Francesc de Paula García, Ana Gil y Francisco Miravete. Foto Mano de Santo ®.

En la divulgación de este proyecto y dada la relación entre ambos equipos, colabora CTC Comunicación (antes Consuelo Torres Comunicación) para hacer llegar a la sociedad esta solución de forma desinteresada.

 

Los residuos higiénicos proveientes del inodoro provocan un grave impacto en la naturaleza

Debido a la situación actual de confinamiento, desde el Proyecto LIBERA de SEO/BirdLife en alianza con Ecoembes, se hace una llamamiento a la sociedad para que se haga un uso responsable del inodoro

Toallitas o bastoncillos, entre otros productos, pueden ser un vector de patógenos que afecten a los entornos naturales si se desechan indebidamente en la naturaleza o en el inodoro.

A través de la campaña ‘La Criatura’ y del informe Tirando de la cadena de la higiene personal: la naturaleza como retrete; del retrete al entorno, el Proyecto LIBERA muestra el impacto de estas prácticas y propone soluciones para toda la sociedad.

Podéis descargar las fotografías aquí

Madrid, 28 de abril de 2020- La situación provocada por la pandemia del COVID-19 y el confinamiento de la población ha hecho que millones de ciudadanos hayan tenido que cambiar sus costumbres y adaptarse a nuevos hábitos. En este contexto, el Proyecto LIBERA, creado por SEO/BirdLife en alianza con Ecoembes, quiere recordar que, incluso en momentos en los que la población se queda en casa, se puede seguir cuidando de los espacios naturales. Así, hace un llamamiento a la sociedad para que haga un uso responsable del inodoro y tenga en cuenta que el hecho de tirar residuos higiénicos indebidamente a través del inodoro, como por ejemplo toallitas húmedas, lentillas, bastoncillos para los oídos, compresas, tampones, o preservativos es perjudicial para el medio ambiente.

Con su campaña ‘La Criatura’, y el informe Tirando de la cadena de la higiene personal: la naturaleza como retrete; del retrete al entorno, LIBERA alerta sobre las consecuencias de tirar residuos higiénicos en la naturaleza o a través del inodoro y recuerda que los ciudadanos deben adquirir hábitos preventivos mediante un consumo responsable y no tirar por el váter nada que no sean las deposiciones, orina, papel higiénico degradable (siempre que esté permitido).

Según un informe de la Comisión Europea de 2016, de entre todos los objetos que se tiran inadecuadamente por el inodoro, los más comunes son los productos utilizados en el cuarto de baño: bastoncillos de algodón, compresas, tampones y sus aplicadores de plástico, algodón, preservativos o ambientadores. Entre estos productos se encuentran también las toallitas húmedas que, según la Asociación Española De Abastecimientos De Agua Y Saneamiento (AEAS), cada español utiliza al año más de 15 kg.

Este alto consumo y el hecho de tirarlos por el inodoro implica que la red de alcantarillado también se vea afectada por la acumulación de estos productos. Se estima que, cada día, se desechan 70.000 salvaslips, 2,5 millones de tampones y 1,4 millones de compresas[i] según estudios realizados en Reino Unido.

Efectos en la naturaleza y en la salud

A través de esta campaña, LIBERA quiere recordar el impacto ambiental y de salud que ocasionan los residuos sólidos que acaban depositados en los espacios naturales. Casi todos los productos higiénicos contienen en diferente medida plástico y suponen una amenaza para el medioambiente cuando se abandonan directamente en la naturaleza o cuando llegan a ella accidentalmente a través del circuito de las aguas residuales. Así, los bastoncillos de los oídos, que se estima que necesitan 300 años para descomponerse, los tampones o los preservativos son una gran amenaza tanto por ingesta como por enredo llegando a causar la muerte de un gran número de aves, tortugas y mamíferos marinos.

Además, estos plásticos acaban fragmentándose dando lugar a los microplásticos, partículas de menos de 5mm que no son solubles en agua y cuya persistencia en los entornos naturales es muy elevada. Un ejemplo son las lentillas, cuyas partículas fragmentadas pueden ser ingeridas por animales acuáticos.

De los residuos más comunes en la naturaleza

Según el ‘Barómetro de la Basuraleza’, una herramienta creada por LIBERA donde se pueden consultar los datos de las diferentes campañas de caracterización y recogida de basuraleza en entornos terrestres, fluviales y costeros, que busca mejorar y profundizar el conocimiento que se tiene sobre la basuraleza y sus impactos ambientales, las toallitas húmedas son de los objetos más comunes en la naturaleza. Así lo confirman los datos recopilados desde 2017 a través de las aplicaciones móviles ‘eLitter’ y ‘Marnoba’, desarrolladas por las asociaciones Paisaje Limpio y Vertidos Cero, sobre más de 140.000 objetos abandonados en 1.000 entornos naturales de toda España.

“El váter es la puerta de entrada de diversos residuos de pequeño tamaño, de consumo rápido y frecuente que pueden terminar en los entornos marinos y fluviales. Con esta campaña y, especialmente en la situación que estamos viviendo, desde LIBERA queremos recordar que esta práctica, que muchos ciudadanos tienen en parte por el desconocimiento de las consecuencias, puede tener un alto impacto ambiental”, ha señalado Sara Güemes, coordinadora del Proyecto LIBERA en Ecoembes.

Por su parte, Miguel Muñoz, coordinador del proyecto LIBERA en SEO/BirdLife, ha destacado que ““Desde LIBERA creemos que es necesario promover un cambio de comportamiento en los ciudadanos, y para ello es fundamental la educación ambiental. Un simpe gesto como tirar una toallita por el inodoro puede causar la muerte de un animal marino a miles de km de distancia. Si no nos explican las consecuencias de nuestros actos no podemos tomar medidas para reducir nuestro impacto ambiental”.

Cursos online gratuitos de maestría en compostaje

Amigos de la Tierra organiza seis cursos de maestría en compostaje, ahora en formato online debido a la crisis sanitaria, a través de los cuales se crearán puestos de empleo en diferentes municipios de Galicia y la Comunidad de Madrid. Los cursos son gratuitos, y se enmarcan en el proyecto Maestría en Compostaje cofinanciados por el Fondo Social Europeo a través del Programa Empleaverde de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

Hoy lunes, 27 de abril, comienzan en Pontevedra los cursos profesionales de compostaje en formato online, que tienen como objetivo la creación de empleo en un sector clave como es la gestión de residuos. El primer curso tiene una duración de 50h y terminará el 8 de mayo.  Inicialmente concebido como presencial, se desarrollará a través de videoconferencias por la plataforma zoom, debido a las medidas de confinamiento. Las prácticas se realizarán en cuanto la situación sanitaria lo permita en la provincia de Pontevedra.

Una vez haya pasado la crisis sanitaria tan crítica en la que se encuentra la humanidad, nuestras sociedades tendrán que seguir haciendo frente a la crisis ecológica y social. La organización ecologista señala que las medidas necesarias para hacer frente a estas crisis, serán las que también nos protejan frente a futuras pandemias globales: mantener sanos los ecosistemas que permiten la vida en la tierra y poner en el centro las necesidades sociales. Amigos de la Tierra considera que la crisis del COVID-19 no puede paralizar la transición ecológica y trabajará decididamente para seguir avanzando en la misma.

En este sentido, los cursos profesionales de compostaje impartidos por el personal técnico de Amigos de la Tierra y especialistas en la materia, buscan ser una herramienta para la reducción de la cantidad de residuos orgánicos, la lucha frente a la emergencia climática y para la creación de empleos directos en la gestión de residuos. El desempleo y la precariedad laboral son uno de los problemas más graves de la sociedad actual, más aún en estos momentos tan inciertos para la población. Así la formación en la gestión de los residuos orgánicos a través del compostaje será clave para contribuir a la creación de empleo y seguir avanzando hacia un modelo viable tanto social como ecológicamente.

Los estudios indican que el empleo en este sector se incrementará de manera exponencial en los próximos años debido, por un lado, a la obligación de cumplir con la normativa en materia de residuos y, por otro, a que es un área en la que queda mucho camino por recorrer.

El proyecto de Maestría en Compostaje servirá de ejemplo a diversos municipios para implantar empleos sostenibles. La materia orgánica supone casi la mitad del total de los residuos sólidos municipales, por lo que poner fin a su abandono en vertederos e incineradoras, no solo contribuye a la reducción de residuos, sino que es eficaz en la lucha frente a la crisis climática, ya que esta práctica evita que se lancen a la atmósfera millones de toneladas de Gases de efecto invernadero (GEI), procedentes de la descomposición de este tipo de residuos. A su vez, la capacidad del compost para combatir la desertificación, en un territorio con más del 70% de su suelo sufriendo este proceso, es incuestionable.

La Directiva Europea 2018/851 sobre residuos además de mantener el objetivo de alcanzar en 2020 el 50% de preparación para la reutilización y el reciclaje de los residuos municipales, que España difícilmente va a poder cumplir al no haber introducido aún en su gestión la recogida separada de los biorresiduos, incorpora nuevos objetivos cada vez más ambiciosos e incluye disposiciones relativas a la obligatoriedad de la recogida separada de los biorresiduos a más tardar el 31 de diciembre de 2023. Todo ello va a requerir de personal con conocimientos adecuados, tanto en modelos de recogida, como en modelos de compostaje. Por ello, las actividades orientadas a fomentar la recogida selectiva, así como los tratamientos más adecuados para obtener productos de calidad deben ser prioritarias para cumplir con la normativa vigente, sus objetivos y por un comportamiento medioambiental respetuoso.

Teresa Rodríguez Pierrard | Amigos de la Tierra