Las importaciones españolas de soja detrás de la deforestación y la crisis de la biodiversidad

  • Al menos 50 millones de hectáreas de bosque, un área del tamaño de España, han sido destruidas, solo en los últimos 10 años, para producir materias primas como la soja
  • La importación española de soja para la producción de piensos para ganadería juega un papel destacado en la actual emergencia climática y la crisis de la biodiversidad
  • Empresas como El Corte Inglés o Día incumplen sus promesas de limpiar sus cadenas de suministro de productos causantes de deforestación

Greenpeace lanza hoy el informe “Enganchados a la carne: cómo la adicción de Europa a la soja está alimentando la emergencia climática” (1), en donde revela, entre otros datos, que la industria española de fabricación de piensos para la ganadería industrial no importó en 2017 ni un sola tonelada de soja considerada como “sostenible”, según los criterios del mismo sector. Así, la ganadería industrial en España está agudizando la crisis climática y la destrucción de la biodiversidad en países como Brasil o Argentina.

“La ganadería industrial es el mayor sector a nivel global sin un plan de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero y sin un plan de reducción de su enorme impacto sobre la pérdida de biodiversidad y ecosistemas naturales” ha declarado Miguel Ángel Soto, responsable de la campaña de Bosques de Greenpeace España.

El modelo agrícola industrial destinado a la exportación es un importante contribuyente a la crisis climática global, responsable de dos tercios de la deforestación total en América del Sur, liderada por el cultivo de soja y la ganadería. Además, el “auge de la soja” en América del Sur está relacionado con el acaparamiento de tierras y otras violaciones de derechos humanos. Esta rápida expansión se ha producido a expensas de algunos de los ecosistemas con mayor biodiversidad en la tierra, incluidos los bosques de Amazonas, Cerrado y Gran Chaco en América del Sur, y está contribuyendo a la crisis climática y de salud pública.

Dentro de la Unión Europea, el mercado español juega un papel destacado en esta crisis. Con 5,9 millones de toneladas de soja (semillas, tortas y aceite) importados en 2017, España fue, tras Holanda, el segundo país de la Unión Europea por volumen de importación de soja. Las importaciones españolas de esta materia prima supusieron el 18% de todas las importaciones de soja de los 27 países de la UE. Durante 2017 el 40% de las importaciones españolas de soja procedían de Brasil, el 32 % de Argentina, el 16% de EE.UU. y el resto de otros países (1).

El 87% de la soja importada por la UE se destina a la producción de piensos para la alimentación de ganado. Y, nuevamente, en 2018 España es líder en la producción de piensos dentro de la UE, produciendo en 34,5 millones de toneladas de piensos animales en más de 850 fábricas. (2) El 93,7% de la producción de carne de cerdo, el 94,2% de la carne de aves de corral y el 80,6% de la leche y otros productos lácteos se concentra en macrogranjas (3).

Según un informe reciente del comité holandés de la IUCN y la organización The Sustainable Trade Initiative (IDH), tan solo el 22% de la soja utilizada en Europa en 2017 cumplía con los estándares o criterios establecidos por la Federación Europa de Fabricantes de Piensos (European Feed Manufacturers’ Federation, FEFAC) para considerar dicha soja “sostenible” o libre de deforestación. Entre las conclusiones de dicho informe, se extrae que “en Italia, Portugal y España prácticamente no hay demanda de soja “responsable”, a pesar de que estos 3 países suman el 30% del consumo europeo de soja en 2017”. (4)

“Mientras que la atención mundial se ha centrado en las últimas décadas en la Amazonia, la industria de la soja y de la ganadería han estado deforestando los bosques de sabana del Cerrado, agravando la crisis climática y violando los derechos humanos”, ha declarado Rómulo Batista, portavoz de Bosques de Greenpeace Brasil.

La denuncia de Greenpeace se produce en el contexto del comienzo en Canadá de la reunión anual del Foro de Bienes de Consumo (Consumer Good Forum, CGF), del que son miembros las mayores corporaciones y marcas de bienes de consumo (incluidas Nestlé, Mondelez y Unilever). Esta organización prometió en el año 2010 poner fin a la deforestación para 2020 mediante el “abastecimiento responsable” de carne, aceite de palma, soja y otras materias primas. Quedan 200 días para la constatación del rotundo fracaso en el cumplimiento de sus objetivos, ya que en la agenda de esta reunión ni siquiera aparece la actual situación de crisis climática agravada por la deforestación. Son miembros del Consumer Good Forum empresas españolas de la distribución, como El Corte Inglés o DIA, y organizaciones sectoriales como la Asociación Española de Fabricantes y Distribuidores (AECOC). Según ha podido constatar Greenpeace España, las empresas españolas no son conscientes del rol que está jugando la industria agroalimentaria española en la agudización de la crisis ambiental.

“Queda menos de un año para 2020 y el 100% de las importaciones españolas de soja que forman parte de los piensos animales destinados a la ganadería industrial no tienen ninguna garantía de estar libres de la deforestación. Ni los importadores de soja, ni los fabricantes de piensos, ni las empresas de producción cárnica ni la gran distribución son conscientes del problema” ha recordado Soto. “Pese a formar parte del Consumer Good Forum, ni El Corte Inglés, ni DIA, ni AECOC han cumplido sus promesas de limpiar sus cadenas de suministro de deforestación.

La comunidad científica mundial ha incluido en los recientes informes del IPCC y del IPBES la urgencia de una reforma radical de la industria agrícola y del sistema agroalimentario, incluido un cambio en dieta, apostando por dietas saludables con menos ingesta de carne, como una forma de abordar la emergencia climática y la actual crisis de desaparición de las especies y ecosistemas.

“El consumo actual de carne y otros derivados animales en España es insostenible. La ganadería industrial ofrece en cada muslo de pollo, en cada chuleta de cerdo y en cada litro de leche, un pedazo de deforestación y de crisis climática”, ha señalado Luis Ferreirim, responsable de la Campaña de Agricultura de Greenpeace España. “Nuestra demanda a las empresas es simple: una reducción y radical transformación de la forma en que se producen los alimentos de origen animal. Y a las personas: la única alternativa para reducir nuestra contribución al problema es comenzar a disminuir nuestro consumo de carne y otros alimentos de origen animal“

Informe en pdf

Miguel Ángel Soto

Greenpeace advierte que la ganadería industrial está destruyendo el planeta

  • El sector agrícola es responsable del 24% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero y el 14,5% del total proceden de la ganadería, tanto como el transporte mundial
  • El 80% de la deforestación mundial es resultado de la expansión agrícola, y la mayor parte se destina ya a alimentar animales, en lugar de personas
  • España es el segundo país de Europa con mayor consumo de carne y el cuarto productor mundial de porci
  • El gobierno de España debe casi triplicar la ambición climática y frenar la expansión de la ganadería industrial

Greenpeace lanza hoy su campaña #PlanetaEnCarneViva con la que denunciará, durante las dos próximas semanas, las graves consecuencias que la ganadería industrial supone para el medioambiente, la salud de las personas y el bienestar animal. La campaña, enmarcada en el mes de Resistencia a la Ganadería Industrial establecido por la Coordinadora Estatal ‘Stop Ganadería Industrial’, quiere denunciar la insostenibilidad del actual sistema agroalimentario, basado en dietas con exceso de carne y otros derivados animales.

Nos encontramos en una crisis ambiental planetaria sin precedentes y, por eso, Greenpeace exige al gobierno español, a los gobiernos locales y a las empresas medidas urgentes y contundentes para revertirla. El informe ‘Alimentos en el antropoceno. Dietas saludables a partir de sistemas alimentarios sostenibles’ de la Comisión EAT-Lancet es así de tajante: “La producción global de alimentos es la mayor presión causada por los seres humanos a la Tierra”.

DEFORESTACIÓN
Se atribuye a la expansión agrícola mundial el 80% de la deforestación de bosques, algunos tan importantes como la Amazonía. Entre el 75% y 80% de la superficie agrícola mundial se destina a producir alimentos para animales en lugar de personas, lo que supone casi el 30% de la superficie total terrestre.

CAMBIO CLIMÁTICO
El sector agrícola es ya responsable del 24% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero y las estimaciones indican que seguirán aumentando. De éstas, el 14,5% del total son provocadas por la ganadería, tantas como las de todo el transporte mundial junto.

CONTAMINACIÓN DE LA TIERRA Y EL AGUA
Los nitratos derivados del uso masivo de fertilizantes sintéticos y de la ingente cantidad de excrementos generados por la ganadería industrial se filtran en el terreno envenenando la tierra y sus acuíferos. Según la FAO, nos encontramos ya en una “crisis global de la calidad del agua”.

CALIDAD DEL AIRE
En España, la ganadería industrial es la principal responsable de las emisiones de sustancias nocivas como el amoniaco a la atmósfera.

SALUD HUMANA
El excesivo consumo de carne aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2 y algunos tipos de cáncer. Además, la ganadería industrial también contribuye de forma muy significativa al desarrollo de la resistencia a los antibióticos.

MALTRATO ANIMAL
De media, cada minuto, en España sacrificamos 1.700 animales para consumo humano, muchos sin haber visto la luz del sol. La ganadería industrial hacina, aplasta y mutila animales.

“Estamos a tiempo de revertir estas cifras si cambiamos nuestra dieta y el modelo productivo. En España deberíamos reducir alrededor de un 80% nuestra ingesta de carne y lácteos de aquí a 2050, lo que se traduciría en un consumo máximo semanal de 300g de carne y 630g de lácteos”, ha manifestado Luis Ferreirim, responsable de la campaña de agricultura de Greenpeace.

En España, actualmente se concentra en grandes explotaciones industriales el 93,7% de la producción de carne de cerdo, el 94,2% de la carne de aves y el 80,6% de la leche de vacuno y el 66% de las tierras cultivadas se destinan a producir alimentos para el ganado. La contribución del modelo español de agricultura y ganadería industriales es enorme, ya que somos, entre otras cosas:

  • El principal país importador de soja, tras Holanda, para la fabricación de piensos y líderes en la fabricación de piensos para alimentación animal
  • El segundo país europeo con el mayor consumo de carne
  • El cuarto productor mundial de carne de cerdo

Por todo ello, Greenpeace exige al Gobierno estatal que eleve su ambición climática comprometiéndose a:

  • Reducir un 55% las emisiones de gases de efecto invernadero para 2030 respecto a las de 1990
  • Vetar la importación de soja procedente de la deforestación
  • Frenar la expansión de la ganadería industrial estableciendo una moratoria estatal
  • Apoyar la agricultura y ganadería de base agroecológica y de pequeña escala
  • Promover la adopción de la “dieta de salud planetaria” tal como pide la comunidad científica

Si no se toman medidas, el impacto medioambiental del sector crecerá de forma exponencial, comprometiendo el cumplimiento del Acuerdo de París o los Objetivos de Desarrollo Sostenible e incluso los poco ambiciosos objetivos nacionales planteados en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima.

Luis Ferreirim

En el Día Mundial de los Océanos, denuncunciamos la contaminación marina

  • Un equipo de buceadores de WWF y del Museo Atlántico de Lanzarote se ha sumergido en aguas canarias para denunciar la gran amenaza que supone la contaminación por plástico en nuestros océanos.
  • Eligen esta instalación como escenario de una impactante acción en la que se ha desplegado una gran pancarta junto a las esculturas submarinas “asfixiadas” simbólicamente por plásticos.

Hoy han aparecido “atrapadas en plástico” a 14 metros de profundidad las esculturas humanas del Museo Atlántico de Lanzarote como símbolo de denuncia del grave problema que la contaminación por plásticos supone para nuestros mares. Dentro del museo, el escenario de esta acción de protesta pacífica de WWF ha sido la instalación del Rubicón en la que un grupo de figuras humanas está a punto de cruzar un impresionante muro de más de 30 metros de longitud y 4 metros de alto.

Jason deCaires Taylor, creador del primer museo de arte contemporáneo subacuático de Europa, quiso representar con ella la línea roja que la humanidad está a punto de traspasar si no se adoptan medidas urgentes ante la  alarmante situación de los océanos.

Con esta denuncia, los activistas de WWF han puesto de manifiesto que cada año, al menos ocho millones de toneladas de plásticos acaban en el océano, una cifra que equivale a volcar en el mar un camión de basura cada minuto. Además, según WWF, para 2030 se estima que la producción de plásticos aumente un 40%.

Así, a escala global, el número de mamíferos que mueren anualmente debido a la contaminación por plásticos supera los 100.000 ejemplares. Algunos animales, como las tortugas, confunden las bolsas con medusas que acaban ingiriéndolas y muriendo.  Asimismo, el 90% de las aves marinas del mundo tiene fragmentos de este material en el estómago.

De ahí la gravedad de la amenaza, ya que tal y como se ha querido mostrar con esta protesta está afectando ya en la actualidad al ser humano. No en vano, los microplásticos que ingieren los peces acaban también en nuestros platos cada día cuando consumimos pescado. Un reciente estudio calcula que un consumidor podría ingerir aproximadamente 50.000 partículas de microplástico cada año.

Esta acción denuncia se enmarca dentro de la campaña de WWF #NaturalezaSinPlasticos. Para evitar que la vida marina desaparezca ahogada en plástico, WWF ha puesto en marcha una recogida de firmas virtual para pedir a los gobiernos del mundo que inicien las negociaciones para adoptar un Acuerdo Global para eliminar la contaminación marina por plásticos. Hasta el momento, se han recabado más de 43.000 apoyos.

El informe de WWF Una trampa de plástico reveló que España es el segundo país que más plástico vierte al mar Mediterráneo, después de Turquía y el cuarto país de la UE que más plástico consume. De hecho, esta cuenca es uno de los  mayores puntos negros de la contaminación por estos residuos, de los cuales los fragmentos menores de 5 milímetros alcanzan niveles récord de concentración: 1,25 millones por km2, casi cuatro veces el nivel de una de las cinco “islas de plástico”.

Cabe destacar que Canarias también se enfrenta a esta amenaza, especialmente, el parque natural del Archipiélago de Chinijo que constituye la reserva marina más grande de Europa. Cada año, el Organismo Autónomo de Parques Nacionales recoge más de 20.000 kilos de basura. Un estudio elaborado por científicos de las universidades de Alcalá y Autónoma de Madrid, en colaboración con WWF, ha detectado densidades de microplásticos de entre 1 y 5 mm  que superaron los 100g/m2 en una playa del Parque Natural del Archipiélago de Chinijo.

El presidente del Cabildo de Lanzarote, Pedro San Ginés, agradece a WWF España la puesta en marcha de esta campaña. Asimismo, celebra que haya escogido el Museo Atlántico, «un conjunto artístico sumergido en el que desarrollamos importantes proyectos de investigación vinculados a la sostenibilidad marina, para lanzar un mensaje en favor de la protección y la conservación de un ecosistema permanentemente amenazado por la acción del hombre”.

Juan Carlos del Olmo, secretario general de WWF España, afirmó: “El plástico está asfixiando el planeta y, sin embargo, su producción y vertido siguen creciendo sin cesar. Para frenar este tsunami de plástico se necesita una acción coordinada y un compromiso global con objetivos concretos, por eso pedimos a los gobiernos de todo el mundo un Acuerdo Global y vinculante para terminar con la contaminación por plásticos de los océanos”.

Coral García

 

 

 

 

Urge preservar los océanos y librarlos de basuraleza

En vísperas del Día Mundial de los Océanos, recordamos que, cada año, millones de toneladas de plásticos llegan a los océanos provocando graves consecuencias en los ecosistemas marinos.

En torno al 70% de la superficie de la tierra está formada por agua y en su gran mayoría por mares y océanos. Durante los últimos años se han visto invadidos por la presencia de millones de toneladas de residuos, principalmente plásticos, que están provocando un grave impacto en las especies y espacios allí presentes.

Cada 8 de junio, el Día Mundial de los Océanos recuerda la necesidad de poner el foco sobre su estado de conservación y sobre las amenazas que sufre en busca de soluciones. Una de ellas es la gran cantidad de residuos abandonados que contiene. LIBERA, el proyecto impulsado por SEO/BirdLife en alianza con Ecoembes busca frenar y acabar precisamente con el impacto de la basuraleza en los entornos naturales mediante la concienciación y movilización de la ciudadanía.

Los océanos juegan un papel esencial en el equilibrio de la biosfera. La basuraleza se une a otros problemas ambientales como el cambio climático que están mermando el estado de salud de nuestros océanos con consecuencias en muchos casos irreversibles. Según el Informe LIBERA acerca del Impacto del abandono del plástico en la naturaleza, en torno al 79% del plástico producido durante los últimos 150 años está acumulado en vertederos o entornos naturales. Además, con el paso del tiempo, estos residuos abandonados se fragmentan en porciones mínimas, dando lugar a los microplásticos que por los cauces naturales acaban llegando a nuestros mares y océanos. De hecho, el mismo informe indica que en los mares y océanos hay entre 5 y 50 billones de microplásticos. Asimismo, se deduce que en 2050 habrá más plástico que peces y en ese mismo año, el 99% de las aves marinas contendrán plástico en sus organismos. Además, ya hay evidencias que demuestran que estamos ingiriendo microplásticos en nuestra dieta, principalmente provenientes de pescados y marisco.

“Debemos evitar que cada año ocho millones de toneladas de residuos terminen en el mar afectando a la salud de nuestro patrimonio natural y poniendo en riesgo la supervivencia de nuestros recursos naturales. Las aves son un indicador clave sobre la salud de los ecosistemas y, en el medio marino, llevan años dando la voz de alarma. Una vez más, las aves nos alertan de que es necesario avanzar hacia un modelo de residuos cero” afirma Asunción Ruiz, directora ejecutiva de SEO/BirdLife.

Actuaciones de LIBERA

La mayoría de estos microplásticos llegan a los océanos a través de los ríos. De hecho, se calcula que hasta el 80% de la basuraleza marina nace en el entorno terrestre. Conscientes de la necesidad de poner remedio a esta situación, desde LIBERA se han impulsado una serie de acciones para promover el conocimiento y la concienciación sobre el impacto de la basuraleza en los entornos naturales.

Desde LIBERA se ha diseñado un proyecto pionero de ciencia para conocer el impacto de la basuraleza en las Áreas Importantes para la Conservación de las Aves y la Biodiversidad (IBA). SEO/BirdLife está identificando y cuantificando la presencia de productos contaminantes provocados por la basuraleza en 140 espacios de las 469 IBA identificadas en España. Concretamente, se están tomando muestras de agua, suelo y excrementos de animales silvestres que investigadores del CSIC van a analizar para determinar la presencia de fitosanitarios, metales pesados, derivados de plástico y medicamentos.

Asimismo, se ha puesto en marcha el primer estudio piloto -desarrollado junto a la Asociación Hombre y Territorio (HyT)- para elaborar un protocolo de muestreo, detección, análisis e interpretación de microplásticos en ríos y otros ecosistemas acuáticos continentales. Se elaborará una propuesta metodológica para que técnicos, investigadores, entidades sociales o redes de seguimiento pongan en marcha o integren esta variable en sus proyectos.

También se ha desarrollado la campaña ‘No tires residuos al mar. En el fondo lo único que sobrevive es tu basura’, una acción de concienciación y sensibilización -en colaboración con la Fundación Reina Sofía y la Autoridad Portuaria de Baleares- para reducir al máximo el abandono de residuos en el medio marino. Incluye consejos de buenas prácticas a la comunidad de usuarios de embarcaciones deportivas.

Por otro lado, con el objetivo de investigar cómo afecta la presencia de los plásticos en los océanos, LIBERA y Alnitak (centro de investigación y educación dedicado al estudio y conservación de los espacios marinos)­ desarrollan diferentes acciones conjuntas: estudios mediante el seguimiento por satélite de las tortugas marinas, diseño de mapas de pronóstico de movimiento y agregación de basuras flotantes, y análisis de los efectos de los microplásticos en mar abierto.

Del conocimiento a la acción

La sensibilización y concienciación de la sociedad sobre el impacto de la basuraleza es uno de los principales objetivos de LIBERA. Bajo esta premisa, se organiza la acción de ‘1m2 por la naturaleza’, la mayor recogida colaborativa de residuos abandonados en los espacios naturales a nivel nacional. Por tercer año consecutivo, el proyecto LIBERA busca movilizar a la ciudadanía para visibilizar esta problemática.

La cita de este año es el próximo sábado 15 de junio. Todas las personas interesadas en participar pueden hacerlo mediante la creación y coordinación de un punto de limpieza (hasta el 9 de junio), adhiriéndose a uno de los puntos ya organizados (hasta el 14 de junio) o difundiendo la campaña en redes sociales a través del hashtag #Libera1m2.

Toda la información sobre la campaña, la forma de inscribirse y apoyarla, así como sus diferentes vías de participación, se encuentran disponibles en:

https://proyectolibera.org/proximos-eventos/.

Olimpia García

Arcenes con hierbas o fumigados: ¿qué es más peligroso?

Aunque la tendencia masiva de recurrir a la fumigación para controlar las plantas que crecen en los bordes de las carreteras está en decadencia, ésta aún está presente en algunos lugares.  La utilización de productos químicos puede suponer daños colaterales en la fauna, vegetación, acuíferos…. Es aquí cuando hemos de preguntarnos: ¿Qué es más peligroso: encontrar los arcenes de las carreteras con plantas verdes?, o por el contrario ¿verlas secas y quemadas por el efecto del herbicidas?

Es posible que al usar productos químicos se salpique a campos y cultivos contiguos. Pero no solo eso, los pesticidas y herbicidas se filtran por el suelo y contaminan el agua. Mientras se esparcen por el ambiente, se acumulan en peces y aves con resultados, en ocasiones, fatales. Los animales absorben los pesticidas a través de sus pieles, y están expuestos a respirar el aire de una zona rociada con productos químicos.

Alternativas a la fumigación

Acabar con las hierbas espontáneas que crecen en las vías es posible sin tener que recurrir, necesariamente, a los herbicidas. Existen técnicas alternativas, simples, y que no suponen un detrimento para el medio ambienteEntre las alternativas se encuentran los desbroces manuales, la escarda mecánica, o la siega, que consiste en cortar las malas hierbas a cierta altura del suelo.

 

Reflejo real de fumigar

En la siguiente instantánea se  aprecian, a simple vista, los efectos de recurrir a la fumigación para limpiar las plantas que nacen en los bordes de las carreteras. Los  daños en el medio ambiente.son una realidad. Esto ha sucedido en la carretera MU-A-16 de Jumilla, que conecta con la RM-47 y la MU-28-A de la Cañada del Trigo. Tras hablar con los los responsables de medio ambiente de dicha población, han asegurado que desde el municipio no se usan pesticidas y plaguicidas. Por lo tanto, parece ser que ha sido una decisión de la Dirección General. Como bien se puede observar, los productos químicos vuelven a ser los protagonistas, y este es el estado en que han quedado las plantas. Una triste realidad de luces y sombras.

Estado de la vegetación tras fumigar en la MU-A-26 de Jumilla | Ecoactiva

 

Dabiz Muñoz refleja la triste realidad de la basuraleza con un vídeo impactante

La basuraleza vuelve a las andadas. En este caso, Dabiz Muñoz, cocinero español reconocido a nivel internacional, ha utilizado su cuenta de Twitter para denunciar la triste realidad del plástico. Un vídeo, de poco más de un minuto, ha servido para que la sociedad se sorprenda de lo que supone contaminar nuestros mares y océanos.

En éste se ve cómo los pescadores extraen del interior de un dorado numerosos objetos de plásticos, tales como tapas, botellas, y hasta un trozo de peine roto. Este pez habita en las aguas tropicales de las cuencias de los ríos Paraná, Paraguay, Uruguay, Chapare y el Río Mamoré en Amércia del Sur.

Dabiz Muñoz: «Esto es muy fuerte, muy terrible, mucho miedo…»

El vídeo, que ya cuenta con más de 40.000 «retweets» y 43.000 «me gusta», es tan solo otro reflejo más de la extrema basuraleza de nuestros mares y océanos. Una triste realidad que hemos construido y que requiere un cambio drástico.

Las organizaciones medioambientales de todo el mundo no cesan en su trabajo de concienciar a la sociedad y de trabajar para acabar con el grave problema en el que nos encontramos sumergidos. Sin embargo, esta situación requiere de una implicación global y total por parte de todos.

                                                                                                          Dorado con restos de plástico en su interior | Ecoactiva

 

 

WWF exige en la Audiencia Nacional que Fertiberia deposite la fianza para recuperar la marisma de Huelva que contaminó

En un escrito presentado ante la Audiencia Nacional, WWF España reclama a Fertiberia que, como responsable de la contaminación y los graves daños causados en la marisma de Huelva, y del coste de su recuperación, deposite de una vez la fianza a que le obligó el Auto de 21 de julio de 2015.

Fertiberia fue declarada responsable del grave deterioro y la contaminación del espacio de dominio público marítimo–terrestre que se le había concedido. Poco después, la Audiencia Nacional dictó un Auto para asegurar que Fertiberia cumplía la sentencia obligándola a depositar una fianza de 21,9 millones de euros.

A lo largo del proceso quedó probado que el estado de degradación de la marisma era tan grande que el coste del proyecto de restauración sería muy superior a lo presupuestado, por lo que la Audiencia Nacional, accediendo a la demanda de WWF España, triplicó la fianza hasta un importe de 65,9 millones de euros, lo que posteriormente ratificaría el Tribunal Supremo. Desde entonces, WWF España no ha dejado de exigir el depósito de esta fianza ante las continuas maniobras de dilación de Fertiberia.

Poco después Fertiberia realizó una propuesta de garantía hipotecaria sobre una fábrica en funcionamiento, pero el MITECO decidió no admitir dicha garantía por su difícil realización, dado que en caso de incumplimiento, el Ministerio tendría graves dificultades para vender la fábrica y costear así el proyecto de restauración de la marisma.

Mientras 120 millones de toneladas de fosfoyesos se acumulan y contaminan la marisma del río Tinto junto al casco urbano de Huelva, Fertiberia, en lugar de cumplir con su responsabilidad, ha vuelto a invocar ante la Audiencia Nacional nuevos argumentos como la indefinición del proyecto de regeneración, para seguir retrasando la prestación de la fianza o tratar de disminuir su importe una vez más. La garantía inicial venció en 2015, por lo que WWF exige que se cumpla cuanto antes la obligación, por parte de Fertiberia, de restaurar la marisma.

WWF lleva 19 años trabajando sin descanso para que Fertiberia restaure estas marismas y la organización ha presentado en cuatro ocasiones escritos a la Audiencia Nacional reclamando que Fertiberia preste la fianza como empresa responsable. Hasta el momento ha logrado eludir su responsabilidad.

También el Ayuntamiento de Huelva se ha manifestado ante la Audiencia Nacional en el mismo sentido que WWF, recordando que el Auto es firme; que la obligación de fianza deriva de la relevancia de las actividades de  regeneración de la marisma tanto desde el punto de vista de la salud pública como el medio ambiente; y advirtiendo la falta de diligencia de la empresa ex concesionaria.

Juan Carlos del Olmo, Secretario General de WWF España,  declaró: “es una auténtico escándalo que Fertiberia lleve casi dos décadas eludiendo sus obligaciones y burlando las decisiones judiciales, mientras la población de Huelva vive expuesta a la contaminación de uno de los mayores vertederos químicos de Europa”. Y concluyó: “Este es un claro ejemplo de que en España quien contamina no paga y que las empresas contaminantes que se lucraron con la explotación intentan burlarse de la sociedad para que sea esta quien asuma los costes de la limpieza y la recuperación”.

Monica Timón | WWF
 

Greenpeace instala un contenedor-denuncia en la Gran Vía de Madrid para llamar la atención sobre el peligro de los bulos

  • La organización ecologista y pacifista ve un peligro para la defensa del medio ambiente y la democracia la presencia de bulos y noticias falsas en internet

El contenedor, de seis metros de largo por tres de alto y dos y medio de ancho, ha sido instalado en la acera de la confluencia de la Gran Vía madrileña y la calle Alcalá, frente al edificio Metrópoli y en él se puede leer el mensaje “Vota con conciencia, de lo contrario, cualquier bulo de internet podría alterar lo que piensas”, aunque para leer este mensaje hay que mirar el contenedor en diagonal, de lo contrario, solo se lee el mensaje “vota lo contrario de lo que piensas”. El objetivo de la acción es invitar a reflexionar sobre el fenómeno de los bulos en internet y sobre la necesidad de mirar todos los mensajes con espíritu crítico. El mensaje ha sido pintado por el colectivo artístico Unlogic Crew y permanecerá en la calle hasta el próximo domingo 26.

“El auge de la desinformación que circula por las redes sociales supone una dificultad añadida a la hora de defender el medio ambiente, la democracia y la paz, ya que confunden a gran parte de la población, limitando su capacidad de decidir libremente el sentido del voto, en base a una información veraz, y no a mensajes falsos”, ha declarado Javier Raboso, responsable del programa de Greenpeace de Democracia.

Investigación de desinformación en WhatsApp.

En los últimos meses, Greenpeace ha realizado una investigación para conocer qué bulos circulan por WhatsApp durante la campaña electoral, dónde ponen el foco y cuál es el origen de los mismos cuyos resultados ha publicado en su web. Como WhatsApp no es una red pública, Greenpeace realizó un rastreo de diferentes listas de difusión y habilitó un número de WhatsApp para la recepción de contenido dudoso Todos los mensajes recibidos se ha clasificado en función de temáticas: partidos políticos, nacionalismos, xenofobia, género, islamofobia, ONG y el sistema electoral..

Sobre el origen de la desinformación, de la investigación se desprende que más del 30% de los mensajes analizados no tienen una fuente conocida.. Son pantallazos de conversaciones, memes o imágenes que no redireccionan a ninguna web. Comprobar quién ha creado esos contenidos es casi imposible. El resto de noticias proceden mayoritariamente de plataformas o webs cuya deontología periodística ha sido cuestionada. En total, ha contabilizado casi medio centenar de portales o webs que generan este tipo de informaciones.

La preocupación de la organización por este tema radica en que para el 95,1 % de la población española la mensajería instantánea es el canal preferido para comunicarse, lo que ha transformado WhatstApp en un “medio de comunicación” muy eficaz para viralizar la desinformación. WhatsApp llega a más gente que las redes sociales pero, a diferencia de estas, no permite apenas control ni réplica. Además, ha sido una herramienta que ha contribuido notablemente a lograr victorias electorales como la de Bolsonaro en Brasil, cuyas políticas ponen nuestras vidas y el planeta al servicio de los mismos intereses que nos han llevado a la crisis ambiental y social que actualmente recorre el planeta.

Además, España es el país europeo donde más se cree en los bulos. Un 86% de la población no es capaz de distinguir una información verdadera de una falsa, a pesar de que el 60% de la población española cree lo contrario.

¿Cómo hemos hecho el análisis?

Greenpeace, con la ayuda de su equipo de voluntariado, ha recibido más de 300 informaciones, noticias o contenido, procedentes de diferentes listas de difusión de WhatsApp.

Este grupo de observación ha utilizado un formulario para clasificar los mensajes recibidos en función de su contenido; el nivel de crispación que pudo haber generado al compartirse; su procedencia y por dónde se habían viralizado (listas de difusión, WhatsApp familiar, etc).

Otro canal de recepción de este tipo de contenido ha sido BuloBlocker o número de WhatsApp que habilitó Greenpeace durante la campaña a las generales, así como socios y socias que también enviaron bulos que recibieron a través de WhatsApp.

Además de en la web, el informe puede consultarse en una original plataforma interactiva que simula a la red social WhatsApp.

Javier Raboso

Luchar por el tráfico de especies es una prioridad

  • Alrededor de 100 tigres, 20.000 elefantes y más de 1.000 rinocerontes son asesinados cada año para traficar con sus huesos, su piel, sus colmillos o sus cuernos
  • Además, se comercializa de forma ilegal con 1,5 millones de aves vivas y 440.000 toneladas de plantas medicinales, y se talan 1.000 toneladas de madera exótica
  • La organización lanza hoy una acción creativa en redes sociales para llamar la atención sobre esta amenaza

En el Día Mundial de las Especies Amenazadas, WWF recuerda que el tráfico de especies una de las principales amenazas para la supervivencia de miles de animales y plantas, algunas en grave peligro de extinción. La organización trabaja en todo el mundo para proteger a la fauna salvaje de este sangriento crimen. En España, cuenta con la campaña STOP Tráfico de Especies, que ya tiene más de 137.000 apoyos.

El comercio ilegal de animales salvajes y plantas es, junto con la destrucción de los hábitats, la principal causa de pérdida de biodiversidad en el mundo. Se trata, además, de una gran amenaza para la supervivencia de miles de animales en grave peligro de extinción: unos 100 tigres, más de 1.000 rinocerontes y 20.000 elefantes son asesinados cada año para traficar con su piel, sus cuernos o sus colmillos.

En el caso de los elefantes, la presión que el ser humano ejerce sobre este animal para hacerse con el marfil de sus colmillos está llegando a límites dramáticos.

Un reciente informe internacional de CITES, convención que regula el comercio internacional de especies amenazadas, subraya la amenaza que el furtivismo supone para la supervivencia a largo plazo de estos paquidermos. El documento advierte de que las muertes debido a la matanza ilegal, unido a otras causas, ya son superiores a los ejemplares que nacen. Además, las poblaciones que quedan, cada vez más pequeñas, fragmentadas y desprotegidas, hacen a los elefantes más vulnerables aún a la caza furtiva.

Hay casos especialmente particulares, en los que la caza furtiva del pasado está teniendo consecuencias en nuestros días. Durante la guerra civil de 1977 en Mozambique, una guerrilla encontró en la venta de marfil su fuente de financiación. La matanza diezmó enormemente el número de ejemplares de elefantes en el país. Tras la masacre, solo sobrevivieron un centenar de hembras, aquellas que, por una mutación genética, no habían desarrollado colmillos y, por tanto, no tenían ningún valor para la guerrilla. Años después, las crías de estas elefantas han nacido, en un porcentaje alto (42%), también sin colmillos.

Esto ha inspirado una acción creativa en redes sociales para llamar la atención sobre esta lucha de las especies por la superviviencia.

WWF trabaja en todo el mundo para proteger a la fauna salvaje del tráfico de especies.  Pero nuestro país no es ajeno a esta actividad. Está involucrado al ser «la puerta de entrada» a Europa por su proximidad con otros continentes donde se encuentran los países de origen de las especies «robadas», especialmente África y Latinoamérica.

España tiene un relevante papel como importador y exportador de flora y fauna silvestre al resto de Europa y del mundo. Así lo evidencia el informe de WWF «El negocio de la extinción» sobre el tráfico de especies en nuestro país.

Por eso, en España, WWF cuenta con la campaña STOP Tráfico de Especies  en la que los ciudadanos pueden comprometerse y pedir al Gobierno que tome medidas para acabar con este crimen, y que ya tiene más de 137.000 apoyos.

El tráfico de especies es solo una de las múltiples amenazas que ponen en peligro el futuro de miles de animales y plantas. La destrucción de los hábitats, el cambio climático, la contaminación o la introducción de especies exóticas invasoras se suman a la larga lista de los agentes causantes de su desaparición.

Mónica Timón | WWF

 

La sentencia más contundente al veneno en España

  • El juzgado de lo Penal nº2 de Pamplona condena a dos presidentes de coto de caza y a un guarda a dos años y ocho meses de prisión, la mayor pena hasta la fecha impuesta en España por un delito contra la fauna por envenenamiento.
  • Además, han sido condenados a 5 años y 4 meses de inhabilitación especial para la gestión del aprovechamiento cinegético de cotos de caza, para el oficio de guarda de caza y para el ejercicio del derecho a cazar, así como a indemnizar a la Comunidad Foral de Navarra con 67.538´65€ y a adoptar medidas de recuperación del daño causado.
  • Ecologistas en Acción, SEO/BirdLife y WWF han ejercido la acusación particular en este procedimiento, que esperan que contribuya a concienciar sobre las consecuencias legales que tiene el uso ilegal de veneno.

Los hechos se produjeron en cotos de caza de Tudela y Cintrúenigo (Navarra) en 2012, donde murieron 138 aves rapaces y 4 cuervos por ingerir cebos envenenados. La condena, al ser superior a dos años, supone su cumplimiento efectivo y los condenados, aunque cabe el recurso de la sentencia, tendrán que entrar en prisión.

La sentencia reconoce que el envenenamiento atendió a una planificación por parte de la dirección de las sociedades gestoras de cuatro cotos de caza, dos de ellos de Tudela (Montes del Cierzo y Monte Alto) además de los cotos de Cintruénigo y de Fitero. El veneno fue la causa de la muerte de milanos reales, alimoches, milanos negros, aguiluchos laguneros y buitres leonados. Se trata de especies protegidas que, en algunos casos, como el milano real, están catalogadas como “En peligro de extinción”.

Las ONG que han estado personadas como acusación en el procedimiento SEO/BirdLife, WWF España y Ecologistas en Acción celebran y esperan que la sentencia, que establece la mayor condena hasta el momento habida en España por un caso de envenenamiento, sirva de revulsivo a aquellos que se vean tentados a utilizar el veneno como método de control de depredadores y sean conscientes de las consecuencias legales que ello puede suponer.

También resaltan las ONG el papel del Guarderío Forestal y la Policía Foral de Navarra para el esclarecimiento de los hechos y la importancia que han tenido durante el proceso las escuchas telefónicas llevadas a cabo, que fueron necesarias para obtener algunas de las pruebas incriminatorias. Este tipo de prueba son esenciales para el esclarecimiento de delitos contra la fauna.

Uso de cebos envenenados
Los informes ‘El veneno en España’ (1992-2013) y ‘Casos Graves de Envenenamiento en España” (2010-2015) analizan los efectos del uso ilegal de cebos envenenados, una de las mayores amenazas para la biodiversidad, destacando el caso de Tudela-Cintrúenigo en este ranking. Tal y como revelan estos informes, en España se han producido 8.324 episodios de envenenamiento, que han causado la muerte de 18.503 animales.

Sin embargo, las ONG estiman que la cifra de envenenamientos de fauna en España podría llegar a alcanzar los 185.000 casos, ya que, según las especies, entre el 85% y el 97% de los animales envenenados no son localizados. A pesar de ser ilegal, el veneno se sigue utilizando para eliminar depredadores, principalmente asociados a malas prácticas de gestión cinegética o ganadera.

Las ONG subrayan que la colocación de cebos envenenados es un método de caza masivo, no selectivo y cruento para la fauna. Ponen especialmente en peligro a aves y mamíferos, algunos con poblaciones muy amenazadas, como el águila imperial ibérica o el lince. También afectan a los animales domésticos, ya que se utiliza veneno para eliminar perros y gatos asilvestrados o para disputar rencillas. Además, supone un grave riesgo para la salud pública, ya que las sustancias con las que se preparan los cebos son de una elevada toxicidad y quedan expuestas al alcance de cualquier persona, especialmente niños, que pueden ingerirlos por equivocación. Por todo ello, su uso está prohibido por la legislación nacional y autonómica y está tipificado como delito en el Código Penal.

La acción judicial de las ONG en este caso, que ha contado con el apoyo del proyecto Life+ VENENO, desarrollado por SEO/BirdLife entre 2010 y 2014, tiene por objetivo contribuir a reducir la impunidad con la que cuenta el uso ilegal de veneno y conseguir un reproche penal ante este tipo de delitos contra la fauna.

Olimpia García