La concentración de CO2 en la atmósfera sigue creciendo a pesar de las medidas tomadas por la crisis sanitaria

  • La reducción puntual de las emisiones de CO2 no es un alivio para la crisis climática, puesto que la concentración de este gas en la atmósfera sigue creciendo
  • Greenpeace reclama cambios socioeconómicos profundos que impulsen una reducción de las emisiones continuadas hasta alcanzar el cero neto
    Las medidas de estímulo e inversión consecuencia de esta crisis deben contribuir no superar los 1,5 ºC de temperatura global
  • La lucha contra la crisis sanitaria no está contribuyendo a paliar la otra gran crisis a la que se enfrenta el mundo: el cambio climático. Greenpeace alerta de que, pese a la reducción de las emisiones de CO2 en algunos sectores como el transporte y el eléctrico a causa de las medidas tomadas para dar respuesta a la crisis sanitaria causada por el coronavirus, la concentración de CO2 en la atmósfera sigue aumentando.

Según los datos de la NOAA (Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos), la concentración de CO2 que se acumula en la atmósfera no ha dejado de crecer desde que empezaron los registros en 1958: la media entre enero y marzo de este año ha alcanzado las 413,89 partes por millón (ppm), frente a las 411,6 ppm del mismo periodo de 2019. Todo ello a pesar de que en China, el mayor emisor de CO2 del mundo y el primero en sufrir las consecuencias de la crisis sanitaria, se estima que las emisiones en febrero se redujeron en torno a un 25%.

“La crisis sanitaria es ahora una prioridad, pero no podemos olvidar la otra gran emergencia: el cambio climático. Ahora se abre una gran oportunidad para afrontar ambas cuestiones al mismo tiempo: la reconstrucción socioeconómica del planeta debe asentarse en actividades e inversiones económicas que, además, contribuyan a no superar 1,5 ºC la temperatura global”, ha declarado Tatiana Nuño, responsable de la campaña contra el cambio climático de Greenpeace.

Concentraciones medio de CO2 de enero a marzo 2020

Algunos datos sobre la reducción de las emisiones

Ya hay algunas estimaciones sobre la reducción de las emisiones de CO2 en los próximos meses: Alemania podría emitir entre 50 y 120 millones de toneladas menos de CO2 este año por la enorme bajada en la demanda de electricidad; en la ciudad de Nueva York se estima una caída del 5-10% de las emisiones de CO2 y una caída sólida en el metano y, en España la reducción del transporte por carretera se ha estabilizado en el 70% tanto en ámbito interurbano como metropolitano, mientras que el número de vuelos con origen o destino en España ha caído más de un 90%.

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) ha señalado que la demanda de petróleo de este año ha caído por primera vez desde 2009 (en torno a 90.000 barriles de petróleo/día respecto a 2019) debido a la profunda contracción del consumo de petróleo en China y a las importantes perturbaciones en los viajes y el comercio mundiales. Los datos más recientes indican que la demanda de petróleo se ha hundido un 25%, que equivale a casi lo que produce toda la OPEP o como si toda Norteamérica (EEUU, Canadá y Méjico) dejasen de pronto de consumir petróleo de golpe.

Ante estas proyecciones y datos, Greenpeace subraya que, a pesar de todo, las reducciones puntuales en las emisiones no van a paliar la crisis climática, pero sí deberían servir para iniciar los cambios profundos necesarios para reducir las emisiones a cero. “El mundo lleva más de 200 años aumentando las emisiones de CO2 a la atmósfera por una economía basada en los combustibles fósiles. Ahora es el momento de reconvertir nuestro modelo industrial”, ha señalado Nuño.

La organización ecologista recuerda que no debemos repetir los errores de las crisis económicas pasadas y que es necesario pensar a largo plazo, por lo que las medidas de recuperación económica deben fijar el rumbo de la transformación ecológica necesaria para no superar 1,5 ºC las temperaturas globales.

“La crisis por el coronavirus ha irrumpido en un momento de emergencia climática, donde millones de personas se han sumado al movimiento juvenil por la defensa del planeta, al que también hay que dar una respuesta global y coordinada”, ha añadido Nuño.

La comunidad científica insiste en que la próxima década es decisiva para evitar los peores impactos del cambio climático, una lucha que, para Greenpeace, puede y debe ser un motor de la recuperación económica y es la base de la prosperidad a largo plazo. Los gobiernos deben asegurarse de que se abandonan las subvenciones a los combustibles fósiles y que los apoyos e inversiones públicas se destinan a actividades productivas que garantizan la sostenibilidad del planeta. Cualquier iniciativa de rescate debe centrarse en las personas y en el caso de empresas debe condicionarse a criterios sociales y ambientales.

La organización insiste, además, en que el impulso y la financiación en los sectores de las energías renovables, la renovación de edificios energéticamente eficientes, la gestión de la demanda, la movilidad sostenible y la agricultura ecológica serían generadores de empleo y recuerda que, según estimaciones de la OIT, la transición energética facilitaría la creación de 24 millones de nuevos puestos de trabajo en todo el mundo para el año 2030.

Concentraciones de CO2 en la atmósfera entre 1958 y 2019

Tatiana NuñO | Greenpeace

 

Organizaciones ambientalistas solicitan al Gobierno cambiar la gestión del agua

  • Amigos de la Tierra, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF España solicitan medidas de acción inmediatas que muestren el compromiso del Ejecutivo por una verdadera transición ecológica en la planificación y gestión del agua
  • Las ONG advierten de que España se enfrenta a una realidad preocupante: cerca de la mitad de las aguas superficiales y subterráneas están en mal estado ecológico y el mal estado de los humedales más importantes es el ejemplo del incumplimiento de la Directiva Marco del Agua
  • Las ONG solicitan, entre otras medidas, descartar más infraestructuras hidráulicas, moratorias a nuevos regadíos y concesiones de agua y mejoras en el control del uso ilegal de agua.

Con motivo de la celebración del Día Mundial del Agua el próximo 22 de marzo, las organizaciones ambientales estatales Amigos de la Tierra, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF España llaman la atención sobre el modelo de gestión del agua en España y solicitan al Gobierno medidas de acción inmediatas que muestren el compromiso del Ejecutivo por una verdadera transición ecológica en la planificación y gestión del agua. Esta área de la gobernanza, que sigue sin asumir los nuevos retos sociales, climáticos y ambientales, debe ajustarse a la racionalidad económica, la protección de los ecosistemas y la participación pública real y activa.

Según las ONG, España se enfrenta a una realidad sin precedentes en su historia reciente que afecta a todo el territorio. Cerca de la mitad de las aguas superficiales y subterráneas están en mal estado ecológico. De hecho, siguen ausentes los caudales ecológicos, elemento fundamental para asegurar la conservación de los ecosistemas acuáticos. Además, los problemas del agua y los ecosistemas acuáticos se ven cada día más agravados por los efectos de la crisis climática, estando España a la cabeza de los países más vulnerables de Europa.

La Directiva Marco del Agua como solución

Tras más de una década de recorrido de la Directiva Marco del Agua (DMA), las organizaciones apuntan el nulo interés del Estado español por replantear el modelo y cumplir con los principios básicos de esta normativa europea. El resultado de mantener la tradicional política hidráulica se observa en el colapso ambiental que están sufriendo algunos de los humedales más importantes del sur de Europa como: Doñana por la sobreexplotación de sus acuíferos; el Delta del Ebro y su incierto futuro si no se asegura la llegada de caudales y sedimentos; la Albufera de Valencia, donde no llega la cantidad de agua necesaria para asegurar su conservación y la que llega es de deficiente calidad; las Tablas de Daimiel, asediadas por un modelo agrario de regadío que extrae hasta la última gota de sus aguas; o la historia del colapso del Mar Menor que ya fue alertada hace dos décadas.

Lo grave es que esta nefasta política hidrológica, basada en la oferta y partícipe de la intensificación, ya está sufriendo los efectos del cambio climático: reducción continuada de los recursos hídricos disponibles en la práctica totalidad de las cuencas hidrográficas y aumento de la frecuencia, intensidad y extensión de las sequías e inundaciones.

Cuencas colapsadas

El colapso ambiental e hídrico se hace igualmente visible por todo el territorio. La política llevada a cabo en la cabecera de la cuenca del Tajo, donde el trasvase de aguas hacia el sureste español ha cronificado el deterioro ambiental de todo el eje principal del Tajo y ha comprometido el caudal ecológico, el desarrollo de los pueblos ribereños y la conservación de los espacios protegidos de la Red Natura 2000. Más de la mitad de las aguas superficiales y subterráneas de la cuenca del Duero presentan graves problemas de contaminación por nitratos; en la cuenca del Ebro, con 167 embalses de regulación y 2.455 presas, azudes y diques, se imposibilita el cumplimiento del régimen de caudales ecológicos y la llegada de sedimentos al mar y, en cambio, se apuesta masivamente por nuevos regadíos; mientras la nefasta gestión de las aguas subterráneas en la cuenca del Guadiana sobreexplota 11 de las 20 masas de agua subterráneas de toda la cuenca y afecta al estado de conservación de al menos 42 espacios de la Red Natura 2000 y cuatro humedales Ramsar de Importancia Internacional. Por otro lado la cuenca del Segura, receptora del trasvase del Tajo, sufre una política agraria expansiva e intensiva en el Campo de Cartagena que ha sobredimensionado el sector y provocado un descontrol sin precedentes en el uso excesivo de agua y fertilizantes.

Modelo adaptado al cambio climático y a favor de la biodiversidad

Inmersos en el tercer ciclo de revisión de los planes hidrológicos de España, las citadas ONG ambientales entienden que el Gobierno, y especialmente el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco) que es quien tiene las competencias en materia de aguas, tiene la oportunidad de demostrar su verdadero compromiso con la transición hídrica y la lucha contra el cambio climático y la pérdida de biodiversidad. Para ello debe impulsar inmediatamente una serie de medidas que prioricen la gestión del agua orientada a alcanzar un buen estado de los ríos, acuíferos, humedales y costas, y asegurar así la sostenibilidad en el uso de este recurso.

Amigos de la Tierra, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF España consideran que es urgente e inaplazable un giro profundo hacia otro modelo que asuma el principio de precaución en la gestión del agua y reduzca la presión sobre los recursos hídricos. Para ello, solicitan al Miteco que de forma urgente tome las siguientes medidas:

1. Establecer un calendario para descartar, detener y revertir todas las infraestructuras hidráulicas programadas contrarias a la transición ecológica, como trasvases y embalses, entre ellas los trasvases del Tinto-Odiel-Piedras a Doñana y el trasvase Siurana-Riudecanyes, los pantanos de Mularroya, Biscarrués,Alcolea y el recrecimiento del embalse de Yesa; así como establecer una hoja de ruta encaminada a la desconexión gradual del trasvase Tajo-Segura. Proceder a una profunda reevaluación de la viabilidad ambiental, social y económica de todas estas infraestructuras, contando con la participación ciudadana.

2. Establecer una moratoria a la creación de nuevos regadíos y a nuevas concesiones de agua, e iniciar una evaluación ambiental y socioeconómica de la efectividad de las intervenciones llevadas a cabo en el periodo 2000-2020, incluyendo la modernización de los regadíos, así como establecer mecanismos de reducción progresiva de regadío en los territorios donde se hace ambientalmente insostenible su futuro. El mal estado de las masas de agua no permite el establecimiento de nuevas hectáreas de regadío.

3. Crear en los Presupuestos Generales del Estado un fondo de urgencia para incrementar el control y eliminación del uso ilegal del agua, incorporando las nuevas tecnologías. Asimismo, asegurar que los fondos públicos para el desarrollo rural apoyan, en lugar de dificultar, la aplicación de la Directiva Marco del Agua.

Además, las organizaciones consideran que antes del cierre de la actual consulta pública de los Esquemas de Temas Importantes de los Planes Hidrológicos debe garantizarse la participación de la ciudadanía a fin de que se puedan aportar nuevas contribuciones y que se adopten en las decisiones finales. Los mecanismos actuales son meros planteamientos informativos, sin claridad respecto a los criterios de participación y sin dar a conocer cómo se van a tener en cuenta los resultados de la participación.

Las organizaciones ambientales instan, por tanto, al Gobierno a que inicie la transición hidrológica para pasar del agua como recurso productivo a una visión holística en la que los ecosistemas acuáticos se conservan por sus servicios ambientales y por su valor intrínseco.

Los tendidos eléctricos, puntos negros para las aves

Equipos de jóvenes voluntarios del proyecto LIFE-Followers de SEO/BirdLife, en colaboración con el proyecto AQUILA a-LIFE coordinado por GREFA, denuncian la existencia de tendidos peligrosos para la conservación de aves protegidas como el búho real, el buitre leonado o el busardo ratonero, entre otras especies.

El equipo “Follower Tendidos” ha revisado en el último año más de 900 apoyos de líneas eléctricas, identificando en el último año diversos puntos negros en la Comunidad de Madrid y alrededores. Los más afectados son los municipios de Perales del Río con un punto negro donde se han llegado a encontrar 13 cigüeñas blancas muertas, otro en las cercanías de Velilla de San Antonio, con un búho real, un azor común y un busardo ratonero electrocutados, y otro en Cantalejo (Segovia), con varios ejemplares de buitre leonado.

En total, el equipo de “Followers Tendidos”, formado por jóvenes de entre 18 y 30 años, ha realizado cerca de 60 jornadas de voluntariado llegando a encontrar 30 aves electrocutadas.

“Es triste encontrar aves rapaces muertas a los pies de tendidos eléctricos pero esto nos hace salir cada vez con más ganas porque sabemos que nuestro esfuerzo se traduce en una corrección de esos tendidos y estamos evitando futuros accidentes”, señala Alberto Remacha, coordinador de LIFE Followers en Madrid.

“Además de formar a los voluntarios para que identifiquen los tendidos peligrosos, les enseñamos a actuar y a saber qué hacer cuando se encuentran un ave accidentada, que es informar a los agentes forestales para que retiren los cadáveres y poder continuar con las cuestiones legales. Es importante que aprendan el procedimiento adecuado para que puedan actuar cuando se encuentran con este tipo de casos de manera individual”.

“Follower Tendidos” forma parte del proyecto en Madrid y para esta acción cuenta también con la ayuda de la asociación GREFA, encargada de coordinar el proyecto europeo AQUILA a-LIFE. Tanto GREFA como SEO/BirdLife forman parte de la Plataforma SOS Tendidos Eléctricos, un grupo de acción que lucha por acabar con el problema de la mortalidad de aves en tendidos eléctricos.

Ejemplar electrocutado 

Para Juan José Iglesias, responsable del Equipo Tendidos de AQUILA a-LIFE / GREFA,”la implicación ciudadana en este tipo de problemas es vital para llegar a una resolución positiva de este conflicto. Un ejemplo claro es la motivación con la que salen al campo todos los voluntarios haga frío o haga calor, sabiendo que el esfuerzo se verá recompensado con la localización de puntos negros para las aves y consecuentemente su corrección”, señala. “Por otro lado los propietarios de los tendidos, compañías o particulares, están teniendo una respuesta positiva al conocer su responsabilidad y están actuando con el fin de que no se produzcan nuevos incidentes en sus líneas”

La iniciativa cuenta con el apoyo de la Fundación Montemadrid y Bankia en su compromiso por el Medioambiente y el desarrollo sostenible.

Abierto el plazo para voluntarios a través de la web http://followers.seo.org/

Surge tras la iniciativa de la Comisión Europea de poner en marcha el Cuerpo Europeo de Solidaridad, ofreciendo la oportunidad de adquirir una experiencia de voluntariado en la que los jóvenes, además de desarrollar sus capacidades, puedan prestar un servicio a la sociedad y tener una oportunidad laboral en el sector medioambiental.

Actualmente hay más de 1.100 inscritos y el plazo de candidaturas seguirá abierto hasta el próximo mes de mayo. Los jóvenes reciben formación científica y divulgativa por parte de SEO/BirdLife, además de una pequeña compensación económica y la posibilidad de convalidar la formación con créditos universitarios.

Encuentran más de 150 aves con manchas oleosas en la costa gallega

El episodio es preocupante porque afecta a un extenso tramo de costa de las provincias de A Coruña y Pontevedra.
En la última semana han aparecido numerosas aves marinas con manchas de una sustancia aceitosa, presumiblemente algún tipo de hidrocarburo, en las costas de Galicia. Se trata principalmente de frailecillos atlánticos (Fratercula arctica), así como araos (Uria aalge) y alcas (Alca torda), entre otras aves marinas, en total más de 150 hasta la fecha.

El episodio coincide con el final del invierno, cuando se disponen a migrar hacia sus colonias de cría. Dentro las marinas, uno de los grupos más sensibles de aves, tanto el frailecillo como el alca se consideran amenazados a nivel global por el declive que experimentan sus poblaciones reproductoras en el Atlántico norte, mientras que el arao ha desaparecido recientemente de Galicia como reproductor, siendo la primera especie de ave marina que se extingue en nuestro territorio. Como aves eminentemente buceadoras, las tres especies citadas son muy sensibles a los vertidos de hidrocarburos, ya que están muy expuestas al contacto directo. Pero no sólo les pueden afectar físicamente al impregnarse en sus delicados plumajes, sino que también afectan a sus fuentes de alimento al contaminar y alterar el ecosistema marino.

La mayoría de las aves han aparecido muertas, si bien también hay ejemplares vivos, que han sido trasladados a los Centros de Recuperación de Fauna de la Xunta de Galicia. En paralelo, en playas de las Rías Baixas han aparecido grandes cantidades de una sustancia que posiblemente se emplee en la limpieza de los tanques de los barcos. El amplio tramo de costa afectado (desde Malpica en la Costa da Morte a Oia en el extremo sur de Galicia), y la elevada proporción de frailecillos, aves que generalmente se encuentran muy alejadas de la costa, hace sospechar en la existencia de una extensa mancha mar adentro. Todo apunta por tanto a un importante “sentinazo”, el vertido de los restos de la limpieza de tanques de algún buque carguero, una práctica prohibida por el Convenio internacional para prevenir la contaminación por los buques (MARPOL).

Seguimiento en las playas

Numerosas personas y asociaciones están desde el fin de semana pasado inspeccionando playas para buscar aves petroleadas. Entre ellas SEO/BirdLife con apoyo del Grupo local SEO-Pontevedra, CEMMA (Coordinadora para o Estudo dos Mamíferos Mariños), ADEGA (Asociación para a Defensa Ecolóxica de Galiza) y BRDI (Bottlenose Dolphin Research Institute), el Grupo Naturalista Hábitat, y especialmente ADEGA (Asociación para a Defensa Ecolóxica de Galiza), quien coordina el voluntariado. El episodio ha coincidido con la puesta en marcha de un programa de seguimiento de playas dirigido a detectar aves orilladas, que pone en marcha el Grupo Naturalista Hábitat en las costas coruñesas con el nombre de Inspección de Praias de Coruña (IPC). Así, este grupo ha recopilado los datos disponibles en un primer informe.

SEO/BirdLife ha puesto a disposición una aplicación para móvil recientemente desarrollada para este tipo de actuaciones, la App ICAO. El nombre viene de las históricas Inspecciones Costeras de Aves Orilladas (ICAOs), prospecciones que se llevan a cabo desde los años ochenta, aunque de forma irregular, coordinadas por el Grupo Ibérico de Aves Marinas (GIAM), grupo de trabajo de SEO/BirdLife.

La App ICAO, desarrollada en el marco del proyecto LIFE IP INTEMARES, tiene como objetivo implicar a la ciudadanía en recopilar información, tanto sistemática como oportunista, sobre las aves que aparecen muertas en playas de todo el territorio estatal, con el objetivo de conocer la incidencia de mortalidad y caracterizar las amenazas que afectan a las aves marinas, así como detectar episodios puntuales de contaminación aguda, como el presente, y poder actuar para minimizar sus impactos.
También en la línea de minimizar impactos de los vertidos sobre las aves marinas, SEO/BirdLife lideró recientemente el proyecto Marine Bird Oil Map, en el que se elaboraron mapas de sensibilidad de aves marinas a hidrocarburos, con el fin de conocer las zonas de mayor riesgo, según las épocas, y poder actuar de la forma más eficaz en caso de accidente, así como prevenir episodios en las zonas de mayor sensibilidad.

Además del apoyo sobre el terreno, SEO/BirdLife ha informado y trasladado su preocupación a las autoridades competentes con el objetivo de propiciar la puesta en marcha de los mecanismos de respuesta oportunos.

El tráfico de especies es la peor amenaza para la vida Silvestre.

El 3 de marzo es el Día Mundial de la Vida Silvestre. Desde WWF queremos llamar la atención sobre una de las mayores amenazas para las especies: el tráfico de animales, un delito sangriento pero muy lucrativo para las mafias, equiparable al negocio de armas y drogas.

Un crimen contra la naturaleza que enriquece a unos pocos sin escrúpulos y en el que todos perdemos: está llevando a la extinción al tigre, al elefante, al rinoceronte y poniendo en peligro nuestro patrimonio natural. Además, en la última década casi 1.000 guardaparques han sido asesinados defendiendo a estas especies contra los furtivos.

LA MASACRE EN CIFRAS

Cada año se trafica con más de 1,5 millones de aves vivas y unos 100 tigres, 20.000 elefantes y más de 1.000 rinocerontes son asesinados para vender sus pieles, huesos, colmillos y cuernos.

Según nuestros compañeros de TRAFFIC, la red que vigila el comercio mundial de especies protegidas, el tráfico de vida silvestre en Asia alcanza cifras espeluznantes: más de 6.000 tortugas estrelladas de la India fueron decomisadas en 10 incautaciones y en los últimos 3 años se incautaron 96 toneladas de escamas de pangolín. En poco más de una década se encontraron miles de órganos de casi 4.000 osos a la venta en los mercados del sudeste asiático.

También, en la última década fueron decomisados en esos mercados 225 toneladas de colmillos de marfil de elefantes africanos y 900.000 pangolines, muchos de ellos atrapados, vendidos y cocinados sin ningún control sanitario.

Además de acercar a estas especies a la extinción, supone un importante riesgo para la salud de sus consumidores, ya que podría generar el potencial contagio de enfermedades de impactos desconocidos como la actual epidemia de coronavirus

Mercado chino con productos para medicina oriental.

UN RIESGO PARA TODOS

La epidemia del coronavirus ya se ha extendido a más de 60 países y ha acabado con la vida de más de 3.000 personas. En origen la enfermedad podría haberse transmitido a los humanos por el consumo de animales salvajes.

WWF está preocupado por la alerta sanitaria, se solidariza con los familiares de las víctimas y apoya la prohibición del gobierno chino de criar, transportar y vender carne y otras partes de animales silvestres como medida de emergencia para contener la enfermedad.

Desde hace décadas y gracias al apoyo de nuestros socios y socias, en WWF trabajamos sobre el terreno para combatir a las mafias del tráfico de especies y para acabar con la demanda en los países consumidores.

Hoy es tu momento de actuar ¡Ayúdanos a detener el Tráfico de especies y súmate a la defensa de tu Naturaleza!

Nueva condena por el uso ilegal de veneno en Málaga

El Juzgado de lo Penal nº3 de Málaga ha condenado a doce meses de prisión a un guarda de un coto de caza de Loja (Granada) por colocar veneno y lazos ilegales para matar fauna en un coto de caza localizado en Archidona (Málaga). WWF felicita a la  Estrategia andaluza contra el veneno por la gran investigación realizada, sin la que hubiera sido imposible encontrar al culpable. La anterior condena por uso de veneno en Málaga fue en 2016, cuando WWF se personó como acusación en el caso.

Un guarda de un coto de caza de la localidad granadina de Loja acaba de ser condenado por uso de cebos envenenados. Se trata de unos hechos que se descubrieron en 2014, cuando agentes de medio ambiente y técnicos especializados de la “Estrategia Andaluza contra el Veneno (EAV)” y la Unidad Canina Especializada en la detección de venenos, tras el hallazgo de un perro muerto, inspeccionaron el coto de caza denominado “El Almendral” y sus inmediaciones.

Durante el conjunto de inspecciones se localizaron cebos envenenados con potentes tóxicos, además de varios zorros y lazos para la captura ilegal de predadores. Los mismos tóxicos y cebos encontrados en el campo fueron encontrados también en las instalaciones propiedad de la persona ahora condenada, que ejercía de guarda del coto. Además, se trata de un envenenamiento intencionado en el que el autor pretende dar muerte a una serie de animales que considera dañinos para las especies de caza y que, en muchas ocasiones, termina afectando a otras especies a las que no iba dirigido. En este caso, se pretendía acabar con los depredadores de las perdices de granja que se acaban de soltar en la misma finca.

Gracias a esta sentencia, se ha condenado al autor de los hechos por un delito contra la fauna tipificado en el art. 336 del código penal a la pena de un año de prisión e inhabilitación especial para el ejercicio del derecho a cazar y pescar durante dos años.

Para WWF este tipo de sentencias son de enorme importancia ya que el uso de cebos envenenados no debe quedar impune. En este sentido, la organización  valora positivamente que cada vez se están dedicando mayores recursos a la detección e investigación del uso de veneno para la fauna, incluyendo, como en este caso, el uso de perros detectores de cebos y animales envenenados.

El uso del veneno es una práctica ilegal utilizada en diferentes zonas del territorio andaluz, español y europeo para matar predadores por ciertos sectores de cazadores y ganaderos. En el caso concreto de Andalucía, estos venenos se dirigen especialmente a perros asilvestrados y zorros, pero su nula selectividad supone una mortal amenaza para la fauna protegida,  tanto mamíferos como aves, algunos en peligro de extinción, como el buitre negro, el alimoche, el quebrantahuesos o el milano real.

Según Gema Rodríguez, Responsable del Programa de Biodiversidad de WWF España: “Desde WWF queremos felicitar a la Junta de Andalucía por la continuidad en la aplicación desde 2004 de un programa específico, denominado “Estrategia Andaluza contra el Veneno”, que ha permitido reducir el uso de venenos en un 50% en los últimos años”. “Desde WWF también hacemos un llamamiento para que se refuerce la persecución legal de estos delitos”, concluye Rodríguez.

Cristina Martín | WWF. 690 76 23 35

 

 

Contaminación por glifosato en la cuenca hidrográfica del río Duero

  • Ecologistas en Acción ha tenido acceso a un estudio realizado por la Confederación Hidrográfica del Duero que revela una elevada contaminación de glifosato en los ríos de esta cuenca.
  • El glifosato es un herbicida que se usa de forma masiva. Está en parques, jardines, huertas, cunetas de carreteras, caminos y ríos, y tiene una alta toxicidad.

En 2018 la Confederación Hidrográfica del Duero analizó glifosato en 190 puntos de muestreo diferentes. Detectó este herbicida en 67 localizaciones.

En 2018 la Confederación Hidrográfica del Duero analizó glifosato en 190 puntos de muestreo diferentes. Detectó este herbicida en 67 localizaciones. Durante 2019, este organismo incrementó su programa de vigilancia a 293 puntos de muestreo, en la mayoría de los casos con una frecuencia mensual. Detectó glifosato en 200 de los lugares de muestreo. El glifosato se localizó en todas las estaciones del año, cuantificándose en menor cantidad en invierno.

La distribución del glifosato es elevada y se encuentra en una amplia parte de la cuenca. Las concentraciones más altas se han detectado en la zona central. Según el criterio del organismo de cuenca, esto se debe a la menor capacidad de dilución del contaminante por el escaso caudal de los arroyos de la zona.

Este es un breve resumen de los datos obtenidos durante 2019, en el que Ecologistas en Acción señala con carácter previo los siguientes:

Los datos de 2019 recogen los meses de enero a octubre. A fecha de hoy los correspondientes a los meses de noviembre y diciembre no están todavía disponibles.
La normativa no dispone de un valor límite para el glifosato en las aguas superficiales, como ríos y lagos. A falta de este valor límite en la normativa española y europea, Ecologistas en Acción toma como valores referenciales los límites aplicables por la normativa española y europea para el agua de consumo humano.
Estos dos valores son respectivamente los que la directiva de agua potable permite como máximo para un determinado plaguicida, 0,1 microgramos por litro (µg/l), y para la suma de todos los plaguicidas, 0,5 µg/l.

Durante 2019, la Confederación analizó glifosato y, en menor medida, su metabolito de degradación el ácido aminometilfosfónico (AMPA). Los resultados fueron los siguientes:
El metabolito AMPA fue analizado 164 veces. En 156 analíticas los resultados fueron iguales o superiores a 0,1 µg/l, de los cuales 76 fueron iguales o superiores a 0,5 µg/l.

Las cinco detecciones más altas fueron:

24 µg/l en Morales de Toro (Zamora).

14 µg/l  en Peñafiel (Valladolid).

10 µg/l en Medina del Campo (Valladolid).

9 µg/l en Hornillos de Eresma (Valladolid).

9 µg/l en Magaz (Palencia).

Los valores encontrados son de 90 a 240 veces superiores al valor límite considerado por Ecologistas en Acción.

El total de analíticas de glifosato realizadas fueron 1.439, y en 874 ocasiones el valor obtenido fue igual o superior a 0,1 µg/l. Por su parte, en 201 ocasiones se obtuvo un valor igual o superior a 0,5 µg/l.
Las detecciones más altas fueron de 34,76 µg/l en Hinojosa del Duero (Salamanca) y en la localidad zamorana de Morales de Toro (24, 22.75, 20 y 18 µg/l). Estos valores son de 180 a 340 veces superiores al valor límite considerado por Ecologistas en Acción.

La organización ecologista considera que estos resultados son muy preocupantes, e indican una presencia muy elevada en el medio ambiente de este agrotóxico, de uso muy extendido en la jardinería y agricultura.

Igualmente, se evidencia la necesidad de que los demás organismos de cuenca monitoricen no solo las sustancias prioritarias de la Directiva Marco del Agua sino también los pesticidas que se emplean en la agricultura española.

Ecologistas en Acción investigará y solicitará información a las autoridades portuguesas sobre la presencia de este pesticida en sus aguas territoriales.

Koldo Hernández | Ecologistas en Acción

Organizaciones ecologístas y población afectada por la gandería industrial rechazan la nueva legislación que la regula

  • El Gobierno no cuenta con la participación del sector ecologista y la población afectada para el nuevo Real Decreto de porcino.
  • Las principales organizaciones ecologistas denuncian el impacto ambiental y social de la ganadería industrial porcina.

El pasado 13 febrero el Gobierno publicó en el Boletín Oficial del Estado un nuevo Real Decreto para regular el sector porcino español. Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/Birdlife, WWF, junto con Food & Water Action y la Coordinadora Estatal Stop Ganadería Industrial, denuncian la falta de participación de las organizaciones ecologistas y de la población afectada por la expansión de la ganadería industrial de porcino. Lamentan, además, la oportunidad perdida que supone este decreto para limitar y reordenar un sector que crece de manera exponencial.

Las organizaciones firmantes denuncian la falta de participación social para la elaboración de este Real Decreto, en el que el Ministerio de Agricultura no ha respondido a las alegaciones presentadas por un amplio conjunto de organizaciones de la sociedad civil. Así demandan una moratoria a las nuevas explotaciones ganaderas industriales y la apertura de un debate social para avanzar hacia un modelo sostenible que responda a la emergencia climática.

Desde hace años las entidades muestran su preocupación por la situación descontrolada de la ganadería industrial de porcino en la geografía española, e instan al Gobierno a tomar medidas urgentes, como ya han hecho otros países, ante los problemas ocasionados por este tipo de ganadería para el mundo rural, el medio ambiente y la salud de las personas. Así señalan los graves impactos sobre el medioambiente y la despoblación:

– España aumentó su cabaña porcina en más de cinco millones de animales entre 2013 y 2018 y el número anual de animales sacrificados al año alcanza ya los 52,4 millones. En el mismo periodo 2013-2018, España incrementó un 60 % sus exportaciones de carne de cerdo, con especial crecimiento de las exportaciones a Asia.

– Este crecimiento exponencial se está desarrollando a través de grandes explotaciones industriales, en un modelo de integración vertical que está sustituyendo las pequeñas y medianas explotaciones ganaderas independientes que fijan población en el medio rural.

– El fuerte crecimiento de la cabaña ganadera porcina está imposibilitando que España cumpla los límites de emisiones de amoniaco marcados por la legislación europea. La ganadería es responsable del 67 % de las emisiones de gases de efecto invernadero del sector agrícola, que es ya el cuarto principal emisor de España. El porcino es ya responsable del 22 % de las emisiones de la ganadería en España.

– Este modelo de ganadería industrial orientado a la exportación tiene graves impactos en la calidad del agua, con decenas de pueblos sin agua potable y contaminación de acuíferos por nitratos en las zonas de expansión de la industria porcina. Los planes hidrológicos vigentes (2021-2027) han puesto en evidencia la mala calidad de las masas de agua, en gran medida, debido a la ganadería industrial. La próxima revisión de estos planes tiene que poner las medidas que aborden este problema y que eviten el deterioro de los acuíferos y de los ríos.

– El crecimiento exponencial de la cabaña porcina ha generado una movilización sin precedentes en el medio rural, con la creación de decenas de plataformas vecinales por todo el territorio en defensa de un mundo rural vivo, articuladas en torno a la Coordinadora Estatal Stop Ganadería Industrial.

– Aunque el Real Decreto trata la necesaria gestión de los residuos y los purines, no establece mecanismos de control suficientes sobre su uso como abono orgánico en relación con su impacto sobre la biodiversidad de las zonas donde se emplee.

Las tímidas medidas adoptadas en el Real Decreto para limitar las emisiones de amoniaco, mejorar la gestión de los purines y regular las explotaciones industriales no afrontan la urgente necesidad de limitar el crecimiento, reordenar el sector porcino industrial español e incluso reducir la cabaña, tal y como están haciendo otros países de la UE que se enfrentan al mismo problema.

Además, no se da respuesta a la movilización de miles de personas que se movilizan en el medio rural contra los impactos generados por esta industria. Así mismo, esta norma no aborda el impacto negativo que este tipo de explotaciones genera a la biodiversidad.

Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/Birdlife, WWF, junto con Food & Water Action y la Coordinadora Estatal Stop Ganadería Industrial reclaman una moratoria a la aprobación de nuevas explotaciones ganaderas industriales, así como a la ampliación de las existentes, y la apertura de un amplio debate social que involucre a todos los actores implicados para proceder a la urgente reordenación del sector y la necesaria transición hacia un modelo de ganadería verdaderamente sostenible.

Teresa Rodríguez | Amigos de la Tierra

Zaldibar, ejemplo de cómo NO deben gestionarse los residuos

  • El de Zaldibar, un vertedero low cost, es el principal vertedero de residuos industriales del País Vasco. Su instalación en la ladera del monte Montía, con dos centenares de metros de desnivel y enormes pendientes, carece de todo sentido.
  • El vertido incontrolado de residuos industriales colmató el vertedero de vida útil de 35 años en solo 10 años y el vertido de residuos de la construcción con amianto no cumplió la normativa estatal sobre vertederos al no depositarse en una celda especial y estanca, que no podía contener otros tipos de residuos.
  • Ecologistas en Acción considera necesario desmontar los restos del actual vertedero, vaciarlo y planificar una restauración ambiental de la vaguada y el entorno del vertedero, asegurando mientras tanto los controles ambientales para proteger la salud humana y de los ecosistemas.

En el desastre que está teniendo lugar en el vertedero de Zaldibar (Bizkaia), que está poniendo en riesgo la salud de la población de Ermua, Zaldibar y Eibar, y la de sus ecosistemas, se dan un conjunto de circunstancias que llaman poderosamente la atención por lo singular de la situación.

En primer lugar, situar un vertedero en la ladera de una montaña con pendientes de 45º es una auténtica locura. Para sujetar los residuos se construyó un dique de 230 metros de longitud y 100 metros de altura. Esa autorización de 2007 no se debía haber concedido por la autoridad ambiental.

En segundo lugar, el vertedero tenía una capacidad de 2,74 millones de metros cúbicos y una vida útil de 35 años. Eso supone un vertido de unas 80.000 metros cúbicos y unas 118.000 toneladas anuales. Teniendo en cuenta que el vertido comenzó en 2011 y que en 2017 se vertieron 380.000 toneladas, en 2018 540.000 toneladas y en 2019 510.000 toneladas, se estaba vertiendo entre tres y cuatro veces el vertido autorizado anualmente. Un exceso de vertido que colmataría el vertedero rápidamente. En nueve años de vertido ya había ocupado más de la mitad del volumen total del vertedero.

En tercer lugar, la Autorización Ambiental Integrada de 2007 concedida por el Gobierno Vasco permitía el vertido de residuos de la construcción con amianto, junto con un lista de decenas de tipos de residuos. Los residuos de construcción que contienen amianto son enormemente peligrosos, pues unas pocas fibras del mismo pueden producir un cáncer de pleura en unos años. El Real Decreto 1481/2001 que regula el depósito de residuos en vertederos permite el vertido de residuos con amianto en vertederos de residuos no peligrosos en determinadas condiciones: ha de depositarse en una celda especial y estanca, que no contenga otro tipo de residuos, que se cubra diariamente y que no produzcan dispersiones de las fibras de amianto.

En este caso cuando se produjo el derrumbe del vertedero no se sabía dónde se había depositado el amianto, razón por la cual se interrumpieron las labores de búsqueda de los dos trabajadores desaparecidos. Ahora sabemos que el amianto no estaba recluido en un celda especial, sino que se encontraba en la parte alta y baja del vertedero, mezclado con otro tipo de residuos. Se depositaron 2.954 toneladas en 2017, 2.592 toneladas en 2018 y 4.235 toneladas en 2019.

De cara al futuro con los restos de lo que queda del vertedero, ya que han desaparecido las balsas de lixiviados y los sistemas de desgasificación, Ekologistak Martxan, federación de Ecologistas en Acción en Euskal Herria, subraya que se ha de planificar la clausura y el desmantelamiento de este vertedero, su vaciado y recuperación, el reciclaje de los residuos (“minería de vertedero”) y la restauración ambiental del entorno. Mientras tanto, se deben establecer unas medidas provisionales, como la cubrición de toda la superficie del vertedero con una lámina impermeable para evitar la entrada del agua de lluvia y la generación de lixiviados. Asimismo se han de establecer unos controles ambientales severos de la calidad del aire, de las aguas superficiales y de las subterráneas para garantizar la salud de la población y ecosistemas.

Los costes de todas esas operaciones los debe sufragar Verter Recycling 2000, empresa titular del vertedero, o ejecutarse subsidiariamente por el Gobierno Vasco, pero giradas al titular de la instalación.

Carlos Arribas | Ecologistas en Acción

WWF, SEO/BirdLife y Ecologistas en Acción solicitan al Gobierno medidas más efectivas por el uso del veneno

Ecologistas en Acción, SEO/BirdLife y WWF celebran que la Audiencia provincial de Navarra haya confirmado la autoría de los hechos por el mayor caso de envenenamiento de rapaces en España, sucedido en 2012, que acabó con la vida de 138 aves rapaces, y que los acusados hayan sido condenados, teniendo que pagar 80.000€[1].Sin embargo, las organizaciones lamentan la reducción de la condena y reclaman medidas legales para reforzar los delitos contra la fauna.

Las ONG recuerdan que el que utiliza el veneno para cazar depredadores se expone a fuertes sanciones, multas, suspensión de cotos, inhabilitaciones e incluso pena de prisión. Esta sentencia condena a un guarda de caza y a los dos presidentes de los cotos de caza de Tudela y Cintruénigo a 5 años de inhabilitación y al pago de una multa y una indemnización a la Comunidad Foral por las especies envenenadas.

Ecologistas en Acción, SEO/BirdLife y WWF España valoran especialmente la investigación de los hechos, al haberse utilizado medios policiales muy eficientes, como intervenciones telefónicas. Gracias a dichos medios, y al buen trabajo de la guardería de medio ambiente y de la policía foral de Navarra, fue posible descubrir a los culpables.

Sin embargo, lamentan que la Audiencia Provincial haya rebajado la pena de prisión inicialmente impuesta por el Juzgado de lo Penal nº 2 de Pamplona, sustituyéndola por una multa.

Las penas establecidas en el Código Penal para los delitos por envenenamiento de fauna y caza de especies protegidas  son muy bajas,  lo que resta efectividad a las sanciones y hace que normalmente no se utilicen medios de investigación que habitualmente sí son aplicados a otros delitos.

Por eso, Ecologistas en Acción, SEO/BirdLife y WWF solicitan que se modifique la normativa penal para conseguir un incremento de las penas y la mejora en la aplicación de sanciones efectivas y que este tipo de delitos contra la fauna, que afectan a especies en peligro de extinción en muchas ocasiones, dejen de ser considerados como delitos menores. El veneno tiene un impacto muy grave en la conservación biodiversidad. En este caso fue la causa de la muerte de milanos reales, alimoches, milanos negros, aguiluchos laguneros y buitres leonados. Se trata de especies protegidas que, en algunos casos, como el milano real, están catalogadas como “En peligro de extinción”.

Cristina Martín | WWF España

Olimpia Garcia | SEO/BirdLife

Miguel Angel Hernández |  Ecologistas en Acción