El Mar Menor vuelve a estar en estado crítico

ANSE y WWF han grabado imágenes durante los últimos días que muestran que el grado de deterioro de los fondos del Mar Menor es similar al del 2016, cuando sucedió el peor episodio de eutrofización.

Aumenta la degradación del Mar Menor. Pese a que las autoridades autonómicas achacan esta situación a las lluvias torrenciales de las últimas semanas, los datos de la misma Comunidad de finales de agosto y las observaciones e imágenes grabadas por ANSE y WWF confirman el empeoramiento de los fondos del Mar Menor.

“Volvemos a la imagen fantasmagórica de hace tres años. Sumergirse estos días en las zonas profundas del Mar Menor es como bajar a un pozo. Primero atraviesas una espesa capa, entre verde y marrón, sin apenas visibilidad, y poco más abajo, a partir de los cuatro metros y medio, llegas a un fondo con una ligera penumbra, donde paradójicamente las aguas son más transparentes pero apenas llega luz. El fango vuelve a ocupar muchas superficies del fondo, y las praderas de Caulerpa se cubren con una pátina de partículas de color negro. No se observan peces ni cangrejos, tan solo algunos cadáveres de estos y de holoturias y ejemplares aislados de la caracola Hexaplex”, afirma Pedro García, director de ANSE.

Durante la pasada semana, varias personas se pusieron en contacto con las organizaciones remitiendo imágenes de miles de peces y cangrejos de diversas especies muertos en las orillas de la laguna. Aunque la Comunidad Autónoma achacó las muertes a la interacción con redes de pesca como consecuencia de las tormentas y riadas, la falta de oxigeno en el agua y la adhesión de limos podrían ser las causas más probables de la muerte de muchos de estos peces.

Las consultas realizadas por ANSE a diversos investigadores confirman que se detecta una anoxia (falta de oxígeno) generalizada a partir de los 5 m de profundidad, que hace casi imposible la supervivencia de muchas de las especies animales en amplias zonas del fondo. Además,  los técnicos de ANSE han comprobado que, en algunas zonas menos profundas, como el sur de la Isla del Barón, se observan anómalas concentraciones de ejemplares de quisquillas y góbidos (familia de peces), que parecen haberse desplazado desde las zonas profundas a las más someras en busca de oxígeno.

WWF y ANSE no dudan en calificar de negligente la política general de gestión del Mar Menor y su entorno, especialmente por la Comunidad Autónoma, que aún no ha sido capaz de aprobar el Plan de Gestión de los espacios de la Red Natura 2000, el Plan de Gestión de los Espacios Abiertos e Islas, ni la Estrategia de Gestión Integrada de Zonas Costeras.

“El Mar Menor constituye uno de los ejemplos más palpables en Europa de la mala aplicación que algunas comunidades autónomas hacen de los fondos europeos para la conservación de la naturaleza, que son destinados principalmente a infraestructuras millonarias a la vez que poco eficaces e incluso inútiles, en lugar de en medidas realmente destinadas a la restauración de los ecosistemas y de sus servicios ambientales”, explica José Luis García, responsable de Costas de WWF.

Estas evidencias muestran que el grado de deterioro de los fondos del mar Menor es similar al del 2016, cuando sucedió el peor episodio de eutrofización, denunciado por ANSE y WWF. Tres años después, las administraciones no han desarrollado acciones efectivas para evitar la degradación de la mayor laguna litoral española por vertidos y drenajes agrícolas, excesivo desarrollo urbanístico, colapso de redes de alcantarillado durante episodios de lluvia, demasiados puertos deportivos, etc. Buena parte de las inversiones se han empleado en infraestructuras poco eficaces e incluso inútiles, como los tanques de tormenta o las rampas para embarcaciones ligeras.

Las organizaciones esperan que las administraciones dejen de  justificar la situación del Mar Menor por las riadas generadas por las aguas de las lluvias torrenciales y tomen medidas eficaces.

Las próximas semanas van a ser claves para comprobar si la asombrosa capacidad del Mar Menor para su autorregeneración continúa en buena forma o la mala calidad de las aguas permanece hasta la próxima temporada estival.

También serán claves para saber si las administraciones responsables han aprendido y cambian las prioridades de inversión, recuperando parte de la naturaleza perdida, en especial amplias superficies con flora silvestre que retengan buena parte de las tierras agrícolas desnudas y sus fertilizantes y pesticidas antes de llegar al Mar Menor. Además,  poner  freno y eliminar parte de la ocupación urbanística y regadíos ilegales, recuperando cauces, realizando buenas prácticas agrarias y desarrollando medidas de gestión basadas en criterios técnicos y científicos rigurosos, y con participación social de verdad.

Nylva Hiruelas | WWF

Pedro García  | ANSE

Mueren cuatro linces en Castilla-La Mancha

  • En lo que va de 2019 al menos cuatro linces ibéricos han muerto en los Montes de Toledo por disparos de escopeta y trampas.
  • El Gobierno de Castilla-La Mancha no ha informado de los casos y se desconoce si se han abierto expedientes en vía penal y administrativa.
  • Ecologistas en Acción reclama transparencia y una acción contundente de cese de la caza en las zonas donde han aparecido los linces muertos.

2019 está siendo un año trágico para los linces ibéricos en Castilla-La Mancha, especialmente en la provincia de Toledo.En los últimos meses se ha certificado la muerte de cuatro linces del programa de reintroducción puesto en marcha por el proyecto Life+IBERLINCE en la comarca de los Montes de Toledo y del que ahora se hace cargo la Junta de Castilla-La Mancha. Los casos verificados corresponden con una muerte en un lazo, otra en un cepo y dos por disparos con escopetas de caza. Dos de las muertes han tenido lugar en el mes de septiembre.

Desde que se tienen estadísticas de mortalidad de lince ibérico en este siglo no se había producido una cifra tan alta de muertes debidas a la caza ilegal de linces en una zona tan concreta y en un espacio de tiempo tan corto. En todos los casos las muertes de linces han tenido lugar por el empleo de medios de caza, bien sea durante el desarrollo de actividades cinegéticas permitidas o por el empleo de métodos de control de predadores.

La distinta naturaleza de los casos hace aún más preocupante la situación, pues las muertes se han producido en distintas fincas y cotos de caza de los Montes de Toledo, en áreas en teoría sujetas a mayor vigilancia por ser objeto del desarrollo del programa de reintroducción y recuperación de esta especie en peligro de extinción.

Todo apunta a que, lejos de lo que se suponía, el lince ibérico no está efectivamente protegido, sobre todo frente a las prácticas cinegéticas, legales o no, y que no solo se están dando en Castilla-La Mancha, sino también en Extremadura o Andalucía. Prácticas que perviven enquistadas en el sector de la caza y que, por desgracia, se regulan deficientemente por parte de unos gobiernos regionales, en particular el de Castilla-La Mancha, más interesados en evitar el conflicto con los cazadores que en la protección efectiva de nuestras especies más amenazadas.

Ante la gravedad de los hechos, Ecologistas en Acción ha remitido un escrito al Consejero de Desarrollo Sostenible de Castilla-La Mancha pidiendo transparencia en la información sobre la especie, así como los detalles de los expedientes informativos y sancionadores abiertos por estos u otros casos de mortalidad directa de linces que se hayan producido en este año.

Se reclama asimismo que, ante el inminente inicio de la temporada de caza, se cierren cautelarmente los cotos donde han aparecido los linces muertos hasta que se aclaren los hechos y se recupere la zona del daño causado.

Ecologistas en Acción muestra su preocupación porque estos casos no se hayan hecho públicos hasta ahora y pedirá una explicación al respecto, ya que hasta hace no mucho el proyecto Iberlince y las entidades que participan de él eran muy diligentes a la hora de informar de estas situaciones.

Miguel Ángel Hernández | Ecologístas en Acción

Empieza la ola de rebelión climática: la naturaleza se defiende

  •  Frente a la inacción de los gobiernos ante la emergencia climática y ecológica, surgen acciones masivas de desobediencia civil en España y en el resto del mundo.
  • La falta de respuestas políticas a la crisis climática empuja a la ciudadanía hacia una estrategia de acción directa no violenta masiva e internacional.
  • Tras las masivas manifestaciones del 27 de septiembre, las plataformas 2020 Rebelión por el Clima y Extinction Rebellion España llaman a realizar acciones pacíficas masivas a partir del 7 de octubre en Madrid por la justicia climática y en defensa de la vida.

Una ola de desobediencia civil pacífica recorre de nuevo el planeta: en ciudades como Londres, Madrid, Buenos Aires, Nueva York, Auckland, París, Berlín, Praga o Melbourne la sociedad civil está saliendo a la calle para tratar de forzar un giro definitivo ante la situación actual de emergencia ecológica.

Durante el último año han surgido diferentes expresiones de activismo climático por todo el planeta, con protestas multitudinarias en defensa de la vida y del planeta en su conjunto. Estas movilizaciones internacionales han abierto el paso a las declaraciones políticas de emergencia climática en países como Irlanda, Reino Unido o Francia, y han contribuido a una toma de conciencia mundial inédita de la gravedad de la situación ambiental.

Pero ahora, frente al colapso del que advierte la comunidad científica, urge tomar medidas inmediatas antes de llegar a un punto de no retorno. La ciudadanía exigirá en las calles y en las plazas que se pase de la declaración a la acción.

El informe del Grupo de Expertos para el Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés) ya advirtió en 2018 de la urgencia de acometer reducciones de emisiones profundas y cambios rápidos, de largo alcance y sin precedentes en todos los aspectos de la sociedad. Un año después las medidas para una transición ecosocial que debe ser drástica están muy lejos de ponerse en marcha.

Una rebelión intergeneracional y diversa

Frente a esta inacción institucional, y después del éxito de la Huelga Mundial por el Clima, Extinction Rebellion (XR) y 2020 Rebelión por el Clima, plataforma de la que forma parte Ecologistas en Acción, llaman a un levantamiento pacífico en España para empujar los cambios necesarios. Una rebelión de toda la sociedad, intergeneracional y diversa.

Ayer lunes 30 de septiembre decenas de activistas se encadenaron al Palacio de San Telmo en Sevilla, sede de la Presidencia de la Junta de Andalucía, bloqueando durante más de una hora el acceso a las puertas principales al Palacio. Previamente habían remitido por correo certificado a diferentes consejerías de la Junta las llaves de los candados con los que han permanecido encadenados.

En esta línea, numerosas personas procedentes de diferentes lugares de la península y de las islas se están inscribiendo para participar en una gran acción de desobediencia civil no violenta el próximo 7 de octubre en Madrid.

Extinction Rebellion España y 2020 Rebelión por el Clima consideran que el factor de cambio más potente es el movimiento civil.

Por ello, exigen un cambio de sistema y llaman a una rebelión frente a:

1. La pasividad de los gobiernos y la irresponsabilidad de una clase política en muchas ocasiones más preocupada por los intereses de sus partidos que por una crisis climática que avanza inexorablemente.

2. La falta de respuesta a la gravísima crisis ecológica y civilizatoria y la actual extinción masiva de especies.

3. La ausencia de justicia climática y de una democracia real que garantice una vida digna a todas las personas y al resto de especies que habitan la Tierra.

2020 Rebelión por el Clima y Extinction Rebellion España consideran que existe una exigencia ética de no legar un planeta moribundo a las generaciones más jóvenes y futuras.

Asimismo, entienden que todos los aspectos disfuncionales de la sociedad están vinculados entre sí por un sistema socioeconómico que explota a las personas y la naturaleza. Por ello, llaman a la desobediencia civil, coordinada y masiva, frente al sistema que está llevando al planeta al borde del abismo.

Extinction Rebellion (XR) es un movimiento internacional que actúa frente a la inacción de los gobiernos sobre la crisis climática y ecológica actual mediante la acción directa no violenta masiva, por medio de tres demandas; declaración de emergencia climática, emisiones de GEI a 0 neto para 2025 y creación de asambleas ciudadanas para el cambio.

2020 Rebelión por el Clima es una plataforma de acción no violenta frente a la crisis climática y ecológica surgida en Europa en 2019. La plataforma no tiene un único destinatarios de sus acciones, que pueden ir desde la clase política a las industrias contaminantes responsables de la crisis ecológica. 2020 Rebelión por el Clima es un movimiento de movimientos de gran diversidad, cuyo principal propósito es coordinarse para la acción no violenta bajo el paraguas de la justicia climática. En el resto de países europeos el nombre de la plataforma es #By2020WeRiseUp.

Roberto Herreros

Mañana, movilización mundial por el clima

Unas 500 organizaciones, entre ellas Greenpeace, apoyan las concentraciones para exigir soluciones a la emergencia climática

Alrededor de un centenar de actividades han sido convocadas por toda la geografía española, entre ellas, manifestaciones en Madrid y Barcelona

Greenpeace exige acelerar la transición energética y ecológica para llegar a cero emisiones en 2040 en todos los países europeos, sin dejar a nadie atrás

España necesita un Gobierno que se comprometa a reducir las emisiones en 2030 un 55% respecto a 1990
Madrid, 26 de septiembre de 2019.– Dentro de la Semana Global de Acción por el clima, y a pocas horas de las movilizaciones de mañana, 27 de septiembre, Greenpeace (como convocante de estos actos) anima a la ciudadanía a salir a la calle para exigir que se actúe contra la emergencia climática.

MAPA CON TODAS LAS MOVILIZACIONES AQUÍ

“No podemos seguir esperando. No nos vamos a resignar ante el futuro devastador que nos espera con los datos científicos en la mano. Exigimos que los gobiernos pongan en marcha ya las soluciones que nos lleven a un mundo sin emisiones, sin plegarse a los intereses económicos de las corporaciones que se han enriquecido a sabiendas de que estaban provocando el problema”, ha declarado Tatiana Nuño, responsable de la campaña de Cambio Climático de Greenpeace.

Frente a las promesas vacías de contenido de la clase política, la ciudadanía se está movilizando para exigir compromisos reales que logren reducir urgentemente a la mitad las emisiones mundiales causantes del cambio climático para 2030 y llevarlas a cero a mitad de siglo, tal como la comunidad científica confirma necesario para evitar que la temperatura del planeta suba 1,5 ºC (ya ha subido 1,1) (ver nota).

La llamada a la movilización se intensifica aún más tras la Cumbre de Acción Climática, convocada por el Secretario General de la ONU, que ha tenido lugar este lunes en Nueva York. A pesar de acudir el máximo nivel de representación gubernamental, las propuestas presentadas siguen sin reflejar la urgencia de la crisis climática que afrontamos, y en la mayoría de los casos, suponen “más de lo mismo” o quedan muy lejos del esfuerzo necesario.

Los datos científicos confirman la urgencia de actuar. El informe del IPCC publicado ayer sobre el cambio climático, los océanos y la criosfera (capas de hielo) muestra cómo el cambio climático impacta en la pérdida de biodiversidad, del hielo de los casquetes polares y glaciares y de ecosistemas únicos. Los compromisos de reducción de emisiones propuestos hasta ahora por los gobiernos no son suficientes, puesto que, aún si se cumplen, la subida del nivel del mar podría llegar hasta un metro en este siglo, provocando el desplazamiento forzado de millones de personas.

La Semana de Acción por el Clima comenzó el pasado viernes 20 de septiembre con millones de personas que llenaron las calles de todo el mundo con manifestaciones masivas en ciudades como Londres, Nueva York o Sidney. Para mañana, viernes 27 de septiembre, hay convocadas un centenar de movilizaciones en toda España. En el caso de Madrid las plataformas Fridays for Future, Alianza por el Clima, Alianza por la Emergencia Climática y 2020 Rebelión por el Clima convocan una manifestación que recorrerá, desde las 18h, el tramo comprendido entre Atocha y Sol.

Arranca la reunión del IPCC en Mónaco

  • El grupo de expertos de Cambio Climático de Naciones Unidas (IPCC) se reúne a partir de hoy en Mónaco; el próximo 25 de septiembre se conocerá su informe especial sobre los océanos y la criosfera
  • Para proteger los océanos, de los que depende la vida en la Tierra, es necesario abandonar los combustibles fósiles y crear santuarios marinos
  • Cada hora se vierte un millón de toneladas de CO2 en los océanos

El grupo de expertos de Cambio Climático de Naciones Unidas (IPCC) estará reunido en Mónaco a partir de hoy para finalizar el Informe Especial sobre el Océano y la Criosfera en un Clima Cambiante (SROCC, en sus siglas en inglés) que será presentado el próximo 25 de septiembre y que reflejará la urgencia de reducir las emisiones a cero y de reforzar la protección de los océanos.

El informe, basado en el análisis de datos climáticos realizado por cientos de destacadas personalidades de la comunidad científica internacional, es la evaluación más completa hasta la fecha de los efectos actuales y futuros del cambio climático en nuestros océanos y la criosfera (zonas de hielo que cubren terrenos, islas y mares en alta montaña y regiones polares).

“Creemos que el informe del IPCC va a confirmar nuestro peor temor: la crisis climática es una crisis de los océanos. Algunos de los impactos del cambio climático en nuestros océanos son ahora irreversibles y otros parecen cada vez más inevitables”, ha declarado la científica de Greenpeace Melissa Wang. “Con las tasas de emisión actuales, estamos vertiendo un millón de toneladas de CO2 en los océanos cada hora. A menos que aceleremos los esfuerzos para reducir a cero neto las emisiones de carbono y tomemos mayores medidas para proteger nuestros océanos, habrá consecuencias devastadoras para los seres humanos, el medio ambiente y la economía”.

Los océanos desempeñan un papel fundamental en el mantenimiento de la vida en la Tierra. Junto con las capas de hielo, son vitales para regular la temperatura de nuestro planeta, ya que absorben el 90% del exceso de calor del sistema y entre el 20 y el 30% del carbono de la atmósfera de la Tierra. Además, los mares proporcionan o regulan gran parte del agua de lluvia, el agua potable, los alimentos y los sistemas meteorológicos de nuestro planeta.

El informe del IPCC va a evaluar los cambios relacionados con el hielo en las regiones ártica y antártica, el estado de los glaciares, el permafrost y la nieve en las zonas de alta montaña así como el aumento del nivel del mar y sus implicaciones para las islas, las costas y las comunidades bajas. También examinará el impacto del calentamiento de los mares y la acidificación de los océanos en los ecosistemas, el estado de las pesquerías y los medios de vida de diferentes regiones. El informe, además, presentará escenarios en torno a la frecuencia e intensidad futura de las tormentas tropicales y las olas de calor marinas.

El resumen del informe se va a estar negociando al mismo tiempo que miles de personas realizan marchas y actividades en todo el mundo para exigir a los gobiernos que actúen con mayor urgencia para hacer frente a la emergencia climática. El próximo día 23 de septiembre comienza en Nueva York la Cumbre Climática de Naciones Unidas a la que acudirán jefes de Estado de todo el planeta.

“Este informe es otra llamada a los gobiernos para que actúen urgentemente ante la emergencia que vivimos. Para hacer frente a esta crisis climática y ecológica se necesitan políticas para abandonar los combustibles fósiles y para garantizar la protección, restauración y conservación de los mares y océanos”, ha declarado Tatiana Nuño, responsable de la campaña de cambio climático de Greenpeace. “En España, para avanzar en este sentido, es prioritaria la formación de un gobierno que lidere la lucha contra el cambio climático con políticas más ambiciosas que las actuales e impulse la protección de los océanos”.

La organización ecologista advierte de que el cambio climático, junto con la sobreexplotación de recursos por parte de los seres humanos, está llevando el planeta al borde del colapso y demanda la aprobación en 2020 de un Tratado Global de los Océanos en Naciones Unidas que impulse la creación de una red de santuarios marinos y proteja el 30% de los mares para 2030.

Greenpeace es un observador acreditado ante el IPCC. Una delegación de la organización asistirá a la 51ª Sesión del IPCC en Mónaco del 20 al 25 de septiembre, para participar en el proceso de revisión final del Informe Especial del IPCC sobre los Océanos y la Criosfera.
Más información:

Tatiana Nuño | Greenpeace

Oposición al proyecto de construcción de una autopista por el norte de Doñana

WWF lamenta que, en el 50 aniversario de la declaración de uno de los espacios protegidos más importantes de Europa, la Junta de Andalucía,  en lugar de celebrar el aniversario con propuesta positivas, pretende construir un cinturón de asfalto entre Huelva y Cádiz, aislando Doñana aún más y dañando de forma irreversible sus marismas y su biodiversidad. Actuaciones prioritarias son la ampliación de sus límites, la eliminación de las miles de hectáreas de cultivos de fresas ilegales o acabar definitivamente con el proyecto de almacenamiento de gas de Naturgy en el subsuelo y no rescatar un viejo proyecto de tan elevado coste económico y ambiental.

El gobierno de la Junta de Andalucía, formado por el Partido Popular y Ciudadanos, pretende resucitar el viejo proyecto de construir una carretera de alta capacidad entre Huelva y Cádiz, atravesando las marismas y el río Guadalquivir por el norte del Parque Nacional de Doñana, para lo que incluirá la obra en el Plan de Infraestructuras del Transporte y la movilidad 2021-2027 (PITMA).

Además, la Junta de Andalucía también ha anunciado recientemente su intención de desdoblar la carretera A-483 que ya une Almonte y Matalascañas, atravesando de norte a sur el corazón del Parque Nacional de Doñana. Un auténtico atentado ecológico que dificultaría aún más el movimiento de fauna y especialmente la conexión de las poblaciones de linces hacia la zona occidental –Abalario–, al tiempo que no daría respuesta a los problemas de tráfico en esta vía.

La idea de una nueva conexión entre Huelva y Cádiz por autovía fue una promesa electoral del Partido Popular en las pasadas elecciones andaluzas, rescatando el polémico proyecto planteado ya en otras ocasiones. De hecho, la idea se planteó por primera vez durante la II República atravesando la costa de Doñana. El proyecto volvió a resucitarse en los años 80 por el gobierno socialista de entonces y el enorme rechazo social hizo que se planteara la conexión por el norte, entre los pueblos de Hinojos y Lebrija, pero la inviabilidad técnica y económica y el expediente abierto por la Comisión Europea contra España hicieron que finalmente la Junta de Andalucía optara por la nueva circunvalación de Sevilla (SE-40). Sin embargo, determinados sectores empresariales han seguido exigiendo la opción más costosa e impactante, que es la que ahora pretende realizar el gobierno de Moreno Bonilla.

Para WWF, la construcción de una autopista entre Huelva y Cádiz atravesando las marismas del Guadalquivir tendría un impacto ambiental inasumible. Crear un cinturón de asfalto alrededor del Parque Nacional de Doñana aislaría aún más el espacio protegido y tendría un efecto acumulativo al sumarse a la importante trama de carreteras ya existentes en la actualidad en el entorno de Doñana, que cada vez hacen más difícil el movimiento de su fauna y los procesos ecológicos.

Por otro lado, la autopista que pretende construir la Junta de Andalucía aumentaría también el aislamiento y los atropellos de especies como el lince ibérico, gravemente amenazado de extinción en el entorno de Doñana. Además, fragmentaría las marismas y dañaría irreversiblemente espacios protegidos incluidos en la red Natura 2000 de la Unión Europea, como el Corredor del Guadiamar, entre otros.

WWF también denuncia que este proyecto supondría un auténtico despropósito económico ya que, según los estudios realizados en su día por la Junta de Andalucía, la Fundación Doñana 21 o WWF, el ahorro de tiempo no llegaría a 15 minutos, pero costaría entre 800 y 1400 millones de euros. Inaceptable teniendo en cuenta que además duplicaría una infraestructura ya existente, la SE-40.

De llevarse adelante los planes de la Junta de Andalucía, Doñana y su fauna quedarían cercadas: al oeste por la A-483 redoblada y por miles de hectáreas ilegales de campos de fresas que han invadido los montes y los arroyos, al norte por la autovía de V Centenario (A-49) y al noreste hasta el Guadalquivir por la nueva autopista Huelva-Cádiz.

Juan Carlos del Olmo, secretario general de WWF España, ha declarado: “Doñana es un organismo vivo pero cada vez más débil que no puede sobrevivir aislado y que no aguantará más presiones. Lamentamos que la Junta de Andalucía celebre el 50 aniversario de la declaración de Parque Nacional con dos proyectos de carreteras inútiles y que dañarían de forma irreversible su naturaleza, en lugar de anunciar el cierre de las miles de hectáreas de fresas ilegales que cercan y secan el parque nacional como sería su obligación”. Del Olmo añadió: “Como hemos venido haciendo desde hace más de 50 años, desde hoy denunciaremos estas nuevas amenazas ante la opinión pública,  la Comisión Europea y otros organismos internacionales que velan por la conservación de Doñana”.

Urge mayor reporche social a las conductas negligentes y dolosas que dan lugar a los incendios

  •  Las últimas estadísticas de incendios forestales publicadas por el MITECO, actualizadas a fecha 28 de julio de 2019, sitúan ya este año por encima de la media de los diez anteriores en cuanto a superficie quemada, número de grandes incendios y número de conatos de incendios.
  •  La principal causa de los incendios es la acción del ser humano, el 80% de los casos son provocados de forma negligente o voluntaria.
  • Reforzar la vigilancia de los montes y la investigación sobre incendios forestales, así como aumentar las sanciones penales y administrativas por provocar incendios, son medidas urgentes que deben tomarse para atajar este problema.

Como en años anteriores, las estadísticas de incendios se han ido engrosando a partir de tres tipologías de fuegos, donde la mano del ser humano sigue siendo la causa principal. Está demostrado que el 80% de los fuegos son intencionados o fruto de algún tipo de negligencia o accidente.

Destacan las quemas e incendios con fines agrícolas y ganaderos que han provocado elevados daños en las comunidades autónomas del norte y el noroeste peninsular. En estos casos, los incendiarios han aprovechado las condiciones de mayor sequedad de la primavera para provocar los fuegos.

En segundo lugar, ya llegado el final de la primavera y el inicio del verano, las negligencias y los incendios provocados en diferentes circunstancias han sido los -ya tradicionales- causantes de fuegos de esta época del año.

Negligencias como las que tuvieron lugar presuntamente en los grandes incendios que han arrasado miles de hectáreas en torno a la ciudad de Toledo (bomba de riego mal instalada y desatendida), en Almorox y Cadalso de los Vidrios (trabajos en una caseta) o en Tarragona (combustión de estiércol mal almacenado). O incendios provocados como los que se investigan en la Sierra de Guadarrama y que han afectado al Parque Nacional.

Por último, también se han registrado incendios por causa natural: los rayos, que este año se han cebado con algunas zonas altas de las sierras peninsulares. En los últimos años una media del 5% de los incendios tiene su origen en esta causa.

Por todo ello, Ecologistas en Acción recuerda que los incendios forestales son una realidad con la que por desgracia hay que convivir en países de clima mediterráneo como España y donde además los efectos del cambio climático agudizan la problemática.

No obstante, la organización ecologista insiste, un año más, en que se puede y se debe actuar de forma más contundente y eficaz para evitar los incendios. Miguel Ángel Hernández, portavoz de Ecologistas en Acción, ha declarado: “No debemos caer en derrotismos ni enfocar la cuestión a situaciones de las que parece no hay salida, como el cambio climático o, el último mantra, el despoblamiento y el abandono de los montes. Ninguna de estas dos cuestiones atajan lo más evidente, que debe ser reducir las causas de los incendios en su origen”.

Para evitar los incendios se deben abordar cuestiones sobre cómo hacer que los montes sean más resistentes y resilientes a los fuegos. “Al igual que se ha hecho para reducir los accidentes mortales de tráfico, hay que ir a la cuestión central del origen humano de la mayor parte de los incendios para reducirlos eficazmente”, ha matizado Hernández.

Para Ecologistas en Acción, en este aspecto se sigue fallando, a pesar de que poco a poco van aumentando las condenas por provocar incendios forestales. Por eso, hay que reforzar la vigilancia de los montes y la investigación sobre incendios forestales así como aumentar las sanciones penales y administrativas por provocar incendios.

También es fundamental el reproche social. Que las administraciones, las entidades involucradas en la prevención, los medios de comunicación y la sociedad en general, se vuelquen en el reproche público de las conductas dolosas o negligentes que causan incendios.

Según Hernández, “el día que en las notas de prensa de las administraciones y en los medios de comunicación se dedique tanto tiempo a informar de los avances en las investigaciones y de las sanciones que recaigan sobre los incendiarios, como el que se dedica a hablar de las tareas de extinción, se estará más cerca de reducir el número de incendios forestales en España”.

Miguel Ángel Hernández | Ecologístas en Acción

Los incendios en Siberia son una emergencia climática

Las llamas ya han arrasado 4,3 millones de hectáreas, un área más grande que Dinamarca; en todo el año, esta cifra asciende a 13,1 millones

Estos incendios están emitiendo más de 166 millones de toneladas de CO2, casi lo mismo que 36 millones de automóviles al año

Un equipo de Greenpeace está documentando los incendios forestales en el bosque de Taiga, en la región de Krasnoyarsk (Siberia), donde, a pesar de las declaraciones de las autoridades rusas, la intensidad de los incendios forestales no está disminuyendo. Las llamas ya han arrasado 4,3 millones de hectáreas, un área más grande que Dinamarca, lo que está contribuyendo significativamente al cambio climático. Desde principios de año, se han quemado un total de 13,1 millones de hectáreas.

Los incendios en esta región han sido habituales en los últimos años, pero las llamas de este verano han alcanzado un tamaño y una fuerza sin precedentes. Estos incendios están emitiendo más de 166 millones de toneladas de CO2, casi lo mismo que 36 millones de automóviles al año. Los incendios en los bosques siberianos son especialmente peligrosos para el clima, ya que producen carbono negro (derivado del hollín) que se deposita en el hielo del Ártico y acelera su fusión.

“Rusia debería aumentar los esfuerzos en la protección de los bosques y proporcionar fondos suficientes para la lucha contra incendios y su prevención. El problema de los incendios forestales debe abordarse a nivel internacional en los acuerdos climáticos mundiales para mantener el calentamiento global por debajo de 1,5 grados”, señala el experto en incendios forestales y voluntario de Greenpeace Rusia, el bombero Anton Beneslavskiy.

“Estos incendios deberían haberse extinguido al principio. Ahora se han convertido en una catástrofe climática que no se puede detener por medios humanos”, explica Mónica Parrilla, responsable de la campaña de Incendios de Greenpeace España.

Personal experto de Greenpeace en Rusia advierte de que la situación probablemente seguirá siendo catastrófica en las dos próximas semanas debido a las condiciones climáticas. Si bien el humo ha desaparecido de las principales ciudades siberianas, todavía envuelve asentamientos en áreas forestales remotas, según informes de Greenpeace en la región de Krasnoyarsk.

Más del 90% de los incendios forestales en Rusia están ardiendo en las llamadas “zonas de control”, áreas remotas donde las autoridades no están obligadas a combatir las llamas. Greenpeace Rusia exige una revisión de estas zonas de control para evitar que se repita el mismo desastre el próximo año. Muchos de los incendios en las zonas de control de este año se podrían haber extinguido al inicio, lo que reduciría significativamente el área cubierta por el fuego, el humo en los asentamientos y las emisiones de CO2 a la atmósfera.

Greenpeace responsabiliza de las sanciones anunciadas por la UE a los gobiernos que anteponen los coches a la salud

  • Madrid y Barcelona han excedido los límites de contaminación año tras año desde que entró en vigor la normativa europea en 2010
  • La incertidumbre generada con Madrid Central y la ausencia de un plan alternativo, principales causas para que la Comisión Europea reactive el expediente sancionador
    España se enfrentará ahora a un proceso sancionador que podría acarrear multas de hasta 1.600 millones de euros

La Comisión Europea acaba de confirmar que reactiva el procedimiento sancionador contra España por incumplir los niveles de contaminación en las ciudades de Barcelona y Madrid. España se suma así al grupo de países que serán llevados al Tribunal de Justicia Europeo, enfrentándose a un proceso sancionador que podría acarrear multas de hasta 1.600 millones de euros.

La decisión confirmada hoy acaba con la paralización del expediente que, desde hace más de un año, permanecía en suspenso gracias a las medidas aprobadas por ambas ciudades, como las zonas de bajas emisiones (ZBE) o los protocolos anticontaminación. En su comunicado, la Comisión Europea afirma que la decisión está motivada por el incumplimiento reiterado de los límites legales de NO2 en las zonas urbanas de Madrid, Barcelona y Vallès-Baix Llobregat.

“No hay más tiempo para excusas, es hora de actuar”, ha afirmado hoy el Comisario Europeo de Medio Ambiente, Karmenu Vella, quien ha añadido que España ha incumplido sistemáticamente los niveles de NO2 desde 2010.” Preguntado sobre Madrid Central, ha respondido “aunque nosotros no trabajamos sobre medidas concretas, pedimos a las administraciones que implanten medidas efectivas -nacionales, regionales y locales- para cumplir con la directiva que, al fin y al cabo, beneficia a la población”.

Sanción por un aire ilegal

Greenpeace responsabiliza a los gobiernos de Madrid y Barcelona, que ignoraron el problema de la contaminación negándose a tomar medidas contra los vehículos contaminantes. Pese a que la Directiva 2008/50/UE entró en vigor en 2010, Madrid no implantó su Protocolo Anticontaminación hasta 2015 y Barcelona no lo hizo hasta 2017. En cuanto a las medidas estructurales, la ZBE de ‘Madrid Central’ anunciada en 2014 no vio la luz hasta finales de 2018, mientras que la ZBE de Barcelona entrará en vigor en enero de 2020. Medidas que, pese a su tardanza, se han demostrado efectivas, tal y como demuestran los resultados de Madrid Central, que ha reducido la contaminación a su valor más bajo en 10 años.

Antes de estas medidas, los gobiernos habían ignorado los reiterados avisos de la Unión Europea en materia de contaminación. Durante los episodios de contaminación de 2011, la Delegada de Medioambiente en Madrid, y posterior alcaldesa, Ana Botella, llegó a afirmar que “la contaminación nunca es un problema sanitario” y que “lo que de verdad asfixia es el paro”. Madrid no limitó los vehículos contaminantes hasta el año 2015, cuando entró en vigor el primer protocolo anticontaminación.

Igualmente preocupante es la tendencia en Barcelona. Medidas necesarias como la unión del tranvía, el proyecto de supermanzanas o la extensión de la red de carriles bici han sido fuertemente criticadas por quienes defienden que el diseño urbano siga priorizando al automóvil frente al resto de modos de transporte. A juicio de Greenpeace, la Zona de Bajas Emisiones que entrará en vigor en 2020 es necesaria pero insuficiente, motivo por el que se insiste en la necesidad de establecer un peaje urbano y medidas contra la saturación marítima y aérea que sufre la ciudad.

La suspensión de Madrid Central, detonante para la reactivación

Fuentes europeas han confirmado que los recientes hechos relacionados con la suspensión de Madrid Central han sido determinantes para reactivar las sanciones. El nuevo Ayuntamiento de Madrid llegó a paralizar las multas en el área de Madrid Central el 1 de julio, una decisión fuertemente contestada por la ciudadanía, que finalmente tumbó la justicia, gracias al recurso judicial interpuesto por Greenpeace y Ecologistas en Acción cuatro días después.

“Ya advertimos que la incertidumbre generada por el Ayuntamiento de Madrid, que llegó al poder prometiendo acabar con Madrid Central, podría acarrear graves sanciones de Bruselas” afirma Adrián Fernández, responsable de Movilidad de Greenpeace. “Los recientes hechos han minado la confianza de los comisarios europeos, quienes no se fían de un Ayuntamiento que, a día de hoy, todavía no ha presentado un plan alternativo“. Sobre este aspecto, Fernández defiende que “no hay ninguna receta contra la contaminación que no pase por reducir el número de automóviles“.

Hasta 1.600 millones de euros en sanciones

A partir de ahora, el expediente queda en manos del Tribunal de Justicia Europeo de Luxemburgo, que estudiará los resultados trasladados por la Comisión Europea. Se trata de un largo procedimiento que podría demorarse varios años y que está condicionado a las medidas que se tomen en las áreas afectadas.

Por este motivo, Greenpeace considera que Madrid y Barcelona tienen la responsabilidad legal de cumplir con todos los programas acordados para garantizar la calidad del aire, sin admitir rebajas sobre las medidas ya en marcha. La organización ecologista recuerda que el 75% del dióxido de nitrógeno (NO2) en las ciudades lo causa el tráfico rodado, por lo que solo a través de medidas que restrinjan el tráfico se podrá cumplir con los niveles que marca Europa. Según la Agencia Europea de Medio Ambiente, en España son atribuibles al NO2 casi 9000 muertes prematuras anuales.

Adrián Fernández

Más de 70 organizaciones instan a la ciudadanía a sumarse a la Huelga Mundial por el Clima

  • En defensa del futuro, de un planeta vivo y de un mundo justo, organizaciones y colectivos de la sociedad civil instan a la ciudadanía a apoyar y sumarse a la Huelga Mundial por el Clima del próximo 27 de septiembre.

Las organizaciones firmantes, entre las que se encuentra Amigos de la Tierra, piden que se declare de manera inmediata la emergencia climática y se tomen las medidas concretas necesarias para reducir rápidamente a cero las emisiones netas de gases de efecto invernadero
Las instituciones, los Estados y las empresas deben escuchar a la ciudadanía y a las organizaciones que exigen un nuevo modelo socioecológico que no comprometa la supervivencia de la vida tal y como la conocemos
Más de 70 organizaciones ya han mostrado su apoyo a la convocatoria de Huelga Mundial por el Clima del próximo 27 de septiembre
Los recientes informes sobre el estado de la biodiversidad del IPBES, que señalan que cerca de un millón de especies entre animales y plantas se encuentran al borde de la extinción como consecuencia de las actividades humanas, y del informe del IPCC sobre el incremento de la temperatura media global en 1,5 ºC, alertan del deterioro de un gran número de ecosistemas, tanto terrestres como marinos, así como del punto de no retorno frente al cambio climático.

La humanidad se enfrenta a uno de sus mayores retos: la crisis climática. Una crisis, consecuencia directa del modelo de producción extractivista y consumo globalizado actuales, que pone en riesgo nuestra propia supervivencia y la de un gran número de otras especies y ecosistemas e impacta de manera injusta especialmente en las poblaciones más empobrecidas y vulnerables del mundo. No responder con suficiente rapidez y contundencia a la emergencia climática y civilizatoria supondría la muerte y/o el malvivir de millones de personas, además de la extinción de muchas especies e, incluso, de ecosistemas completos.

Los datos son contundentes y el tiempo juega en nuestra contra. En el caso de la región mediterránea, en la que se encuentra la Península Ibérica y que es una de las más vulnerables ante el cambio climático, si no se limita el incremento de la temperatura media global en 1,5 ºC, las consecuencias para las generaciones presentes y futuras serán catastróficas: olas de calor más intensas y prolongadas, sequías recurrentes, desertificación, aumento de los fenómenos meteorológicos extremos, pérdida de biodiversidad, falta de disponibilidad de agua potable y tierras fértiles, incendios más virulentos, empobrecimiento y aumento de las desigualdades en cualquiera de sus expresiones, etc. Por tanto, las diferentes instituciones europeas, estatales, autonómicas y locales deben asumir su responsabilidad y estar a la altura de las necesidades que exige este momento crucial de la Historia. La lucha contra la emergencia climática no puede supeditarse a una ideología o color político, debe ser asumida por todos los partidos.

Por todo ello, y en defensa del presente y del futuro, de un planeta vivo y de un mundo justo, las personas y colectivos firmantes nos sumamos a la convocatoria internacional de Huelga Mundial por el Clima, del próximo 27 de septiembre, e instamos a toda la sociedad (ciudadanía, todos los actores sociales, ambientales y sindicales) a que se movilice y se sume a la convocatoria de Huelga Mundial por el Clima, difundiendo y participando en las acciones que estamos convocando, que iremos precisando y que tomarán muy diversas formas: manifestaciones, huelgas estudiantiles y de consumo, cierres patronales de entidades comprometidas, movilizaciones en los centros de trabajo y  en las calles, etc. Un gran grito común y unitario en la lucha climática.

Enlace a Manifiesto

***
Más información:

Héctor de Prado, responsable de clima y energía de Amigos de la Tierra, Telf. 691 4