Las aves, indicador del cambio climático

  • Hoy comienzan las huelgas y marchas por el clima, que se desarrollarán por todo el planeta hasta el 27 de septiembre, mientras se celebra la Cumbre de Acción por el Clima de la ONU en la que SEO/BirdLife estará presente con su presidente de la Junta Juvenil e Infantil, Alejandro Quecedo.
  • En España, el Congreso de los Diputados ha declarado la emergencia climática, situación frente a la que SEO/BirdLife alerta desde hace años y sobre la que exige acciones concretas del Gobierno en funciones.
  • Numerosas especies de aves como el corredor sahariano constatan el cambio climático a través de su comportamiento. El progresivo calentamiento de las temperaturas atrae a especies del norte de África y reduce el número de aves que invernan en España, provenientes del norte de Europa.
  • El programa Aves y Clima de SEO/BirdLife lleva 12 años recopilando datos fenológicos para conocer el comportamiento de las aves y detectando variaciones que lo correlacionan con los efectos del cambio climático.

Desde hoy y en todo el mundo comienzan movilizaciones por el cambio climático. Se trata del mayor movimiento global por el medio ambiente y viene de la mano de la juventud que lucha por garantizar un futuro sostenible. Durante toda la semana habrá manifestaciones que culminarán el próximo día 27 con la Huelga Mundial por el Clima. Más de 300 organizaciones, entre las que se encuentra SEO/BirdLife, se han adherido al manifiesto en defensa del futuro, de un planeta vivo y de un mundo justo. El objetivo de esta movilización es exigir a los gobiernos medidas efectivas ante la emergencia climática.

Coinciden con la Cumbre de Acción por el Clima de la ONU, que se celebra en Nueva York del 23 al 29 de septiembre, en la que estará presente el presidente de la Junta Juvenil e Infantil de SEO/BirdLife, Alejandro Quecedo.

“Estamos ante un momento único y decisivo. El mundo dirige la mirada al cambio climático y no hay tiempo que perder. Las evidencias son absolutas y las aves nos llevan alertando desde hace tiempo gracias a nuestros programas de seguimiento. El hecho de que el corredor sahariano críe en Granada puede ser una nueva evidencia del cambio climático”, declara Asunción Ruiz, directora ejecutiva de SEO/BirdLife. “Es necesaria una acción urgente y más aún en nuestro país, uno de los más vulnerables al cambio climático. Exigimos que el papel del actual Gobierno en funciones en la Cumbre por el Clima sea contundente para dar respuesta a la emergencia climática y a la alarmante pérdida de biodiversidad. No podemos permitirnos ni un grado más ni una especie menos”, añade Ruiz.

El cambio global transforma progresivamente los hábitats poniendo en peligro la distribución, la migración y la fenología de algunas aves, que se ven obligadas a adaptarse para no desaparecer. España es tradicionalmente zona de paso y de invernada para las aves que siguen la ruta entre Europa y África. Especies que hace tan solo unas décadas invernaban en África ahora se quedan en España. Al mismo tiempo, otras que lo hacían en nuestro país se han desplazado más al norte.

Para poder estudiar y conocer el comportamiento de las aves asociados al clima, desde hace 12 años SEO/BirdLife desarrolla Aves y Clima, uno de los programas de Ciencia Ciudadana de SEO/BirdLife, que recoge las fechas de los diferentes eventos biológicos de las aves y su entorno, como la llegada de las diferentes especies tras los largos viajes migratorios, para una misma localidad o área (Estación de Fenología) cada temporada. En su base de datos, que cuenta ya con 110.000 registros, colaboran más de 200 personas de forma voluntaria. El registro continuado de estos y otros muchos datos proporciona una base sólida para detectar cambios en la fenología de las especies.

“Este mes abandonan nuestro país numerosas golondrinas, aviones comunes y ruiseñores, y registrar estas últimas observaciones aporta datos muy valiosos para valorar posibles cambios a largo plazo en sus patrones migratorios”, apunta Blas Molina, coordinador del programa Aves y Clima. “Aunque cada año las fechas de los diferentes eventos biológicos varían influenciados por diferentes factores como la latitud, la longitud, la disponibilidad de alimentos en las zonas de invernada o las condiciones adversas o favorables durante los viajes migratorios, son las condiciones meteorológicas las que juegan el papel más importante”, asegura Molina.

‘Mapas de isofenas’: Llegada del avión común con los últimos datos disponibles del programa Aves y Clima de SEO/BirdLife

‘Mapas de isofenas’

Las especies tienen unos patrones generales de llegadas, de paso migratorio, de comienzo de la reproducción o de abandono de las zonas de cría que pueden ser representados en mapas de distribución de estos eventos de fenología. Estos mapas contienen áreas o regiones que abarcan aproximadamente las mismas fechas o rangos de fechas y se conocen como ‘mapas de isofenas’. Su elaboración anual muestra las variaciones que se producen de una temporada a otra. En general, los mapas generados a partir de los datos registrados muestran la llegada de las primeras aves a las zonas más meridionales y zonas de costa, y avanzan por el territorio de forma que las últimas áreas en ocupar son las de alta montaña o más frías.

El grupo faunístico más estudiado
Las aves son el grupo faunístico del que más datos hay, lo que las convierte en importantes indicadores del estado de salud de nuestra planeta. Gracias a ellas podemos conocer los cambios que se producen, como sucede con el cambio climático.

Ante los episodios de «gota fría» es preciso prevenir y aplicar medidas que disminuyan la vulnerabilidad de la población

  • La DANA o ‘gota fría’ es un fenómeno natural en el clima Mediterráneo, aunque todos los expertos auguran que el cambio climático traerá más episodios de este tipo y de mayor virulencia.
  • Ante el reto de la crisis climática, las respuestas deben ir dirigidas a reducir la exposición y la vulnerabilidad de la población, y especialmente a mejorar la conciencia pública e incrementar la percepción del riesgo, lo que sin duda reducirá los daños ocasionados.
  • Para SEO/BirdLife es necesario y urgente el riguroso cumplimiento de la planificación de prevención existente y la coordinación entre todas las administraciones implicadas, que integre el urbanismo, las infraestructuras y la gestión forestal y agraria.

Las inundaciones son el fenómeno natural que mayores daños personales, materiales y sociales producen en España. A lo largo de la historia, la política aplicada para su gestión ha consistido en luchar contra ellas, de forma estructural e intervencionista (diques, escolleras, canalizaciones, presas de laminación…), con el objetivo de eliminar por completo los daños y sus consecuencias.

Esta estrategia ha conseguido que se puedan reducir de forma muy escasa algunas avenidas, siempre las de menor identidad, pero a su vez ha limitado la percepción del riesgo que se ha trasladado a la sociedad y posteriormente a la toma de decisiones (como en la ordenación del territorio y el urbanismo). Igualmente, esta política ha causado un enorme daño ambiental en el estado ecológico de nuestros ríos y humedales, que a su vez han perdido su funcionalidad como ecosistemas, y han visto enormemente limitada su propia capacidad natural de amortiguación de estos eventos.

“Los enfoques tradicionales, junto a un urbanismo descontrolado, han resultado del todo insuficientes, y por supuesto no han eliminado el riesgo. Por el camino se ha incrementado la exposición de los asentamientos y las actividades económicas y, en ocasiones, la propia peligrosidad de estos fenómenos ha aumentado (p.ej. tan solo en la demarcación del Segura 386.335 personas se encuentra afectadas en zonas dentificadas como inundables). Concretamente, en la Comunidad Valenciana, según el PATRICOVA (Plan de Acción Territorial de Riesgo de Inundaciones) hay 600.000 personas viviendo en zonas con riesgo de inundación y 270 municipios afectados)”, explica Mario Giménez, delegado de SEO/BirdLife en Valencia.

SEO/BirdLife reconoce que España cuenta con un excelente Sistema Nacional de Cartografía de Zonas Inundables (SNCZI), que identifica las áreas de riesgo potencial significativo de inundación, los límites de los cauces, los caudales, las zonas de dominio público, etc., y que existe aún un margen de mejora. Revisar las áreas de riesgo de inundación para evaluar su la capacidad de protección, además de ser una obligación, es una herramienta clave y fundamental. Si bien, todo ello debe quedar integrado en unos planes de gestión del riesgo de inundación que incorporen medidas realistas y presupuestos de peso que permitan asumir estos episodios en nuestro territorio con las menores consecuencias posibles.

¿Los ríos están sucios?

Sin duda. Los ríos están extremadamente sucios, pero de ‘basuraleza’, no de ‘maleza’. Existe un rotundo consenso científico y técnico sobre la ineficacia de las conocidas “limpiezas” de los ríos, actuaciones puntuales en el tiempo y el espacio que pierden toda utilidad en las primeras horas de las crecidas.

Roberto González, responsable del programa de Aguas de SEO/BirdLife subraya que “la presencia de vegetación, y otros materiales naturales presentes en los ríos, juegan un papel fundamental no solo como sustento de una alta biodiversidad, sino también en la estructura de los ríos, en la reducción de la velocidad de las aguas, la estabilización de las orillas, sedimentos, cantos y bloques de los cauces y las playas, y la protección y laminación de las avenidas fluviales. Por otra parte, es cierto que muchos puntos de la región mediterránea presentan un problema añadido, que es la expansión de especies exóticas e invasoras, como la caña común, por ello consideramos que su eliminación se hace indispensable para mejorar la funcionalidad del ecosistema fluvial, si bien debe contar con un plan de restauración de la vegetación y los bosques de riberas originales. A pesar de ello, con cañas o sin ellas, si no mejoramos de forma drástica el estado ecológico de los ríos y sus áreas de influencia, las consecuencias de estos episodios no varían de forma apreciable. Más allá de actuaciones puntuales muy concretas (por ejemplo, en estructuras como puentes y zonas urbanas), la conocida como ‘limpieza de ríos’ no evita las inundaciones”.

¿Se pueden evitar por completo los daños de estos eventos?

Es evidente que no podemos evitar las inundaciones, que de manera natural se seguirán produciendo, y que en el escenario de cambio climático van a ser más frecuentes y de mayor intensidad. Ante la llegada de un episodio que descarga millones de metros cúbicos en un corto periodo de tiempo el objetivo debe ser reducir las consecuencias negativas producidas por las inundaciones. Por ello, la SEO/BirdLife indica que la lucha contra los efectos de las inundaciones debe pasar del enfoque tradicional basado en soluciones estructurales (encauzamientos, motas de defensa, limpiezas completas, dragados…), a medidas menos intrusivas, que a su vez suelen ser menos costosas y perjudiciales para el medio ambiente, como las dirigidas a la restauración forestal y fluvial, la adecuada ordenación del territorio, la mejora de la capacidad de adaptación de los lugares afectados, cada vez más impermeabilizados por construcciones e infraestructuras, y la disminución de la vulnerabilidad en las zonas inundables. En definitiva, devolver su espacio a los ríos reduciendo la ocupación de las zonas inundables y mejorando la resiliencia donde no se puedan reducir estas ocupaciones. Esto únicamente será posible con una coordinación entre las diferentes políticas que afectan al territorio (agricultura, urbanismo, forestal, industrial, turismo, etc.). De nada servirán unos buenos mapas si cada política sectorial sigue caminos diferentes, o incluso frontales. “Es necesario y urgente el riguroso cumplimiento de la planificación de prevención existente y la coordinación entre todas las administraciones implicadas, que integre el urbanismo, la infraestructuras y la gestión agraria y forestal”, advierte González.

El aprendizaje y el futuro

SEO/BirdLife recuerda que ante el reto de la crisis climática, las respuestas deben ir dirigidas a reducir la exposición y la vulnerabilidad de la población, y especialmente a mejorar la conciencia pública e incrementar la percepción del riesgo, lo que sin duda reducirá los daños ocasionados.

“La información sobre las áreas de inundación y sus posibles afecciones que dispone cada confederación hidrográfica, así como el detalle pormenorizado de la información aportada por Agencia Estatal de Meteorología, son sin duda un trabajo técnico de gran valor para trabajar en posteriores situaciones similares, que debe llegar al territorio a través de las administraciones locales”, explica Roberto González.

SEO/BirdLife insiste en que España dispone de calidad técnica y científica más que destacable, pero de poco sirven los buenos diagnósticos si no se aplican las medidas adecuadas. De hecho, un evento puntual como el vivido no se puede atribuir de forma directa al cambio climático, si bien es cierto que las tendencias actuales y todas las predicciones cuadran con episodios similares cada vez más intensos y frecuentes.

“Por ello, lo adecuado sería utilizar este episodio como una práctica real de lo que está por llegar. Sin duda, no existe una solución ni fácil, ni definitiva, ni común en el territorio. Lo que sí está muy claro es que no nos podemos permitir que el debate social siga siendo el mismo que nos ha traído hasta aquí, porque ello reincidirá en soluciones ineficaces, y seguirá aumentando la exposición al riesgo”, concluye el responsable de Aguas de SEO/BirdLife.

SEO/Birdlife | prensa

Más de 300 organizaciones se suman a la Huelga Mundial por el Clima

  • La convocatoria de Huelga Mundial por el Clima reúne el apoyo de más de 300 organizaciones que han firmado el manifiesto en defensa del futuro, de un planeta vivo y de un mundo justo
  • Las organizaciones firmantes -entre ellas SEO/BirdLife dentro de Alianza por el Clima y Emergencia Climática- piden que se declare de manera inmediata la emergencia climática y se tomen las medidas concretas necesarias para reducir rápidamente a cero las emisiones netas de gases de efecto invernadero
  • Exigen un nuevo modelo socioecológico que no comprometa la supervivencia de la vida tal y como la conocemos
  • Más de 300 organizaciones ya han mostrado su apoyo a la convocatoria de Huelga Mundial por el Clima del próximo 27 de septiembre
  • Numerosas ciudades y pueblos acogerán diversos actos el próximo 27 de septiembre en apoyo a la Huelga Mundial por el Clima. Una fecha que se produce en el marco de las movilizaciones por el clima, a nivel global, y de la semana de acción del 20 al 27 de septiembre convocada por Fridays for Future

El próximo 27 de septiembre se celebra la Huelga Mundial por el Clima con un alcance global y que, en el caso de España, cuenta con el apoyo de más de 300 organizaciones, adheridas al manifiesto publicado el pasado mes de julio en defensa del futuro, de un planeta vivo y de un mundo justo. Una huelga que tiene como objetivo exigir a los gobiernos medidas efectivas ante la emergencia climática. Esta crisis climática es el mayor reto al que se enfrenta la humanidad y, por este motivo y con el fin de dar respuesta a la magnitud del problema, la sociedad se está coordinando a nivel mundial. Durante la semana del 20 al 27 de septiembre tendrán lugar numerosas acciones en multitud de municipios de todo el Estado, que culminarán en movilizaciones masivas en todo el mundo el 27 de septiembre.

Durante las últimas semanas se han llevado a cabo numerosos gestos de apoyo a la Huelga Mundial por el Clima por parte de distintos actores sociales, de la comunidad científica y de la artística, que reflejan la necesidad de abordar una transición ecológica urgente y justa. Se espera que estos gestos de apoyo se redoblen en las próximas semanas y que sirvan de aliciente para llamar a la participación a toda la sociedad en las acciones convocadas. Acciones en forma de manifestaciones, huelgas estudiantiles y de consumo, cierres de lugares de trabajo, movilizaciones y concentraciones en los centros de trabajo y en las calles… Un gran grito común y unitario en la lucha climática.

La crisis climática, consecuencia directa del modelo de producción extractivista, basada principalmente en el uso de combustibles fósiles y del consumo globalizado actual, pone en riesgo la supervivencia humana y la de un gran número de otras especies y ecosistemas, afectando especialmente a las poblaciones más empobrecidas y vulnerables.

Desde hace décadas la comunidad científica alerta del deterioro de un gran número de ecosistemas, tanto terrestres como marinos, así como del punto de no retorno frente al cambio climático. Los recientes informes sobre el estado de la biodiversidad del IPBES (Plataforma Intergubernamental de Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos) señalan que cerca de un millón de especies entre animales y plantas se encuentran al borde de la extinción como consecuencia de las actividades humanas. Asimismo, el último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), publicado el pasado agosto, señala que la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero de todos los sectores es el único modo de mantener el calentamiento global por debajo de los críticos 1,5 °C.

No responder con suficiente rapidez y contundencia a la emergencia climática, ecológica y civilizatoria supondrá la muerte y el aumento de la pobreza extrema para millones de personas, además de la extinción de muchas especies e, incluso, de ecosistemas completos.

Por todo ello, y en defensa del presente y del futuro, de un planeta vivo y de un mundo justo, las personas y colectivos firmantes del manifiesto efectúan un llamamiento a toda la sociedad (ciudadanía y diferentes actores sociales, ambientales, de cooperación, sindicales, etc.) para que el próximo 27 de septiembre se unan a las distintas movilizaciones previstas: huelga estudiantil, huelga de consumo para construir estrategias de consumo alternativo que respeten los derechos, la vida y los límites biofísicos del planeta, y huelga laboral en el sector de la enseñanza andaluz convocada por CGT. Asimismo, organizaciones sindicales convocarán asambleas en los centros de trabajo para pedir medidas de transición ecológica y justa en las empresas; mientras que algunas organizaciones ecologistas y sociales realizarán un cierre de 24 horas de sus oficinas e instan a otros actores a un cierre total o parcial durante el desarrollo de la manifestación.

Las organizaciones y plataformas convocantes hacen además un llamamiento a toda la población para que en las oficinas, colegios, ayuntamientos y otros lugares de trabajo se realicen concentraciones simbólicas de cuatro minutos y 15 segundos, entre las 11 y las 12 de la mañana de ese mismo día. Un acto que sirva de reflexión en torno a la gran señal de alarma que supuso alcanzar el pasado mes de abril una concentración de partículas de dióxido de carbono en la atmósfera de 415 ppm (partes por millón), nivel que no se registraba desde hacía tres millones de años,

Este manifiesto, que cuenta ya con el apoyo de más de 300 organizaciones, es solo el comienzo. En las próximas semanas se pedirá el apoyo individual de aquellas personas que quieran sumarse a la exigencia de adoptar colectivamente las medidas necesarias para enfrentar la crisis ecológica y social actual.

A continuación, se presenta una lista de las movilizaciones confirmadas para el próximo 27 de septiembre. Se irán actualizando en los próximos días a través de las páginas web de las plataformas convocantes Juventud por el Clima, 2020 Rebelión por el Clima y Alianza por el Clima.

Cuadro de movilizaciones por localidades

Tomás Castillo (Prensa Juventud por el Clima)

Padrinos de excepción en la vendimia de Finca La Hoya

Esta semana nos hemos encontrado en Finca la Hoya vendimiadores de excepción. Ambos por su afición y devoción al vino, podrían ser padrinos de la vendimia.

Se trata, según vemos en las imágenes, de José Caballero Gallego, José Salvador Caballero y Paco Gandía que abrieron la campaña  2019. El primero viticultor y propietario de Finca la Hoya. El segundo, su hijo, enólogo y copartícipe de las nuevas técnicas de viticultura y el tercero por regentar el restaurante Paco Gandia, en Pinoso.

Paco Gandía, José Salvador y Jose Caballero

Los Viñedos y la Bodega de Finca la Hoya se localiza en la Cañada de la Leña, muy cerca a los municipios de Algueña y Pinoso un lugar donde las uvas de las variedades, Garnacha y Monastrell; ambas con certificación ecológica, comparten un terreno de 10 Hectáreas y por ello conviven en la misma tierra, los mismos terruños y todo lo necesario para que sus cepas de vaso y pié franco den unos caldos exclusivos.

 

DOS MARCAS

Cuando la vendimia se ha realizado y los vinos de variedades Garnacha y Monastrell por separado, están en su punto óptimo, José Salvador Caballero los embotella. Aunque este ilicitano sabe de primera mano que sus uvas han crecido juntas, el motivo de su separación tiene que ver con sus dos marcas. Una muy fiera “Besos de Lobo” pero su ferocidad desaparece cuando se prueba, el ímpetu del color de la Garnacha y el Buqué te anima a tener este vino siempre a mano. La otra marca “Palos de Viento” es donde el vidrio mima la Monastrell, es uno de esos vinos, que cuando se cata ya no hace añadir nada. Aún teniendo jefes, la Monastrell es la Jefa y más es la zona donde se cría.

Palos de Viento y Besos de Lobo, marcas de Finca La Hoya | ecoactiva

FINCA LA HOYA

Finca la Hoya, a la falda de la Sierra del mismo nombre y Morachuelas, es un paraje rural del sureste español, situado entre las provincias de Murcia y Alicante. Un paraje singular, semilla para los vinos que se cuentan, gracias al cuidado de la tradición, a la apuesta por la sostenibilidad y al empeño de una familia en maridar memoria y relato.

Viticultores desde 1972, con el empeño y satisfacción de seguir cuidando este lugar, contarlo y compartirlo en 2016  reformaron la antigua bodega y hoy sus paredes vuelven a rezumar vino y vida. Comienza hoy la elaboración de nuestra cuarta añada , la 2019 que a buen seguro nos deparará grandes momentos de disfrute gracias a la buena calidad y a la buena maduración de nuestras uvas.

 

JB | ecoactiva

La vuelta al cole empieza sin basuraleza con Aulas LIBERA

  • Durante el curso 2019/2020 los colegios registrados conocerán la problemática de los residuos abandonados en la naturaleza y buscarán soluciones a través de juegos y acciones didácticas.
  • El año pasado, casi 700centros educativos participaron en Aulas LIBERA. Los centros interesados en participar todavía pueden hacerlo a través de la web del proyecto (proyectolibera.org/aulas-libera/).
  • El programa educativo del proyecto LIBERA, creado por SEO/BirdLife en alianza con Ecoembes, ofrece al alumnado las bases para adquirir un compromiso con el medioambiente y fomentar la participación en pro de un desarrollo sostenible.

La vuelta al cole es un momento para plantearse nuevos retos y metas. Y si se tiene en cuenta la crisis ambiental presente, adquiere especial importancia conocer cómo afecta la basuraleza a nuestro planeta. Es por ello que, un año más, la vuelta al cole viene de la mano de ‘Aulas LIBERA’, el programa educativo del proyecto LIBERA, creado por SEO/BirdLife en alianza con Ecoembes, cuyo objetivo es implicar a niños y niñas de entre 10 y 16 años en la conservación de los ecosistemas y el desarrollo sostenible.

Durante el año pasado fueron casi 700 los centros educativos que se animaron a trasladar la conciencia medioambiental a través de actividades dentro y fuera de las clases gracias a los recursos facilitados por Aulas LIBERA. Este año, el programa educativo de LIBERA aportará, además, nuevos contenidos para acercarse al cuidado de nuestros entornos naturales y una plataforma más ágil. Entre ellos se encuentra un juego de búsqueda de basuraleza en las cunetas a través de Google Maps, mediante el cual los estudiantes podrán ver la cantidad de residuos abandonados que se encuentran en estos lugares y pasar a la acción.

Las tres etapas de la concienciación ambiental
Aulas LIBERA es un programa educativo estructurado en tres fases para que el alumnado pueda avanzar, paso a paso, de la concienciación ambiental a la acción.Así, en la primera de ellas, ‘Aprende’, los participantesobtienen los conocimientos necesarios para comprender la problemática de la basuraleza y su invasión. Después, en ‘Identifica’ pueden pasar a implicarse activamente en la conservación de su entorno natural más próximo. Por último se llega a ‘soluciona’, donde se ponen a prueba los conocimientos adquiridos y seexperimenta sobre el terreno para encontrar medidas que eviten la basuraleza.

Los centros que participaron el año pasado pueden seguir avanzando hacia las siguientes etapas.Además, aquellosque sientan curiosidad por esta manera de acercarse al medioambiente todavía puedenapuntarse a través de la web del proyecto (proyectolibera.org/aulas-libera/).

Uno de los principales valores de ‘Aulas LIBERA’ es que es universal. Razón por la cual entre los participantes se encuentran tanto Centros Rurales de Innovación Educativa (CRIE), como asociaciones de integración social o Centros de Educación Especial (CEE), entre otros.

Laura Benítez Rodríguez, responsable del programa educativo ‘Aulas LIBERA’ de SEO/BirdLife sostiene que: “El proyecto es una herramienta educativa con la generarnuevos hábitos de consumo, y con la que pretendemos aumentar el compromiso social como colectivo escolar, mientras que aprenden y actúan sobre el terreno”.

Por su parte, Sara Güemes, coordinadora del proyecto LIBERA en Ecoembes apunta que “si conseguimos sembrar la conciencia ambiental en las mentes de niñas, niños y adolescentes, podremos avanzar en esta lucha contra la basuraleza y, lo que es más importante, buscar soluciones que lleven a un futuro libre de residuos. ‘Aulas LIBERA’ nos permite precisamente eso: provocar un cambio para que reconecten con la naturaleza y decidan protegerla”.

El cambio climático y los nuevos hábitos de consumo marcan el futuro de la agricultura

  • La agricultura es uno de los sectores, junto con el turismo, que ha conseguido sacar a España de la crisis en los últimos años
  • El sector agrario es uno de los sectores que más contribuye, y a su vez sufre, los efectos invernadero y el cambio climático

El futuro de la agricultura en España es crucial para su economía y depende, en gran medida, de su adaptación a nuevos retos como el cambio climático y nuevos hábitos de consumo. Este sector tan destacado emplea al 4% de la población activa y ocupa el 40% del territorio nacional, sin contar pastos o terrenos forestales con usos ganaderos. De hecho, la agricultura, junto con el turismo, han conseguido sacar a España de la crisis en los últimos años. Pero es necesario recordar que esta actividad contribuye, a la vez que sufre considerablemente, al efecto invernadero y al cambio climático. Por ello ha de centrar sus esfuerzos en concederles la importancia que tiene y conseguir adaptarse a ellos.

En esta línea, hay que tener en cuenta las exportaciones de los sectores agrario y pesquero han seguido creciendo en 2019 y han llegado en los primeros meses de 2019 a los 22.794 millones de euros. Asimismo, es importante resaltar la economía y el empleo que mueve la industria alimentaria y la distribución de alimentos. Casi la mitad del transporte de mercancías por carretera en la Unión Europea es de productos agroalimentarios. Con todo ello, y si tenemos en cuenta toda la energía que utiliza en la agricultura, las emisiones pueden superar el 30% de emisiones totales de todos los sectores.

En este contexto descrito, sabemos también que la agricultura es uno de los sectores que más sufre los efectos invernadero y al cambio climático. En concreto, un año más hemos visto cómo han afectado las olas de calor a viñedos que han perecido aun estando en regadío, la escasez de agua, la pérdida de fertilidad en determinadas floraciones, el bajo rendimiento ganadero, entre otras. Asimismo, la ausencia de lluvia, las olas de calor continuadas y el granizo pueden reducir este año la cosecha de aceite en un 40%, del que España es la principal productora mundial.

Por último, pero no menos importante, una de las variables claves para conseguir una agricultura más sostenible es el consumo. Al final, todos somos consumidores. Por ello, recordar siempre que consumimos hacemos política y que nuestras decisiones pueden permitir la tan necesaria transición ecológica de la agricultura española y europea (o dificultarla). Para ello, la Fundación Global Nature desarrolla, por ejemplo, protocolos de aprovisionamiento sostenible para varias empresas como es el caso de Nestlé y su aprovisionamiento de verduras en Europa o Calidad Pascual, entre otras compañías.

Líneas de trabajo de la Fundación

Fundación Global Nature trabaja junto con otros socios europeos en varios programas, tanto para mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero en el sector agrario, como para adaptar determinados sectores a los efectos del cambio climático. En concreto, en este momento colabora en la implementación de medidas de adaptación con el sector de cereales y de vacuno de leche en Castilla y León, del tomate industrial en Extremadura o viñedos en la Comunidad Valenciana. Este plan de adaptación al cambio climático supone, básicamente, implantar medidas que favorecen la diversidad de cultivos, sistemas de cultivo más sostenibles, la búsqueda de variedades resistentes y, en definitiva, una agricultura que también es, a la postre, más respetuosa con la biodiversidad y con menos impacto sobre el propio clima que le afecta.

Además, FGN también trabaja en el proyecto europeo Agriadapt que pretende demostrar cómo diversas medidas pueden aumentar la adaptación al cambio climático de explotaciones ganaderas, tierras arables y cultivos permanentes. También aborda los posibles beneficios ambientales de estas medidas. Las entidades participantes en el proyecto desarrollan acciones en estrecha colaboración con agricultores y ganaderos, administraciones, escuelas.

Además, FGN también trabaja en el proyecto europeo Food & Biodiversity que cuenta con el apoyo del programa LIFE de la Comisión Europea y del Ministerio para la Transición Ecológica, a través de la Fundación Biodiversidad. El principal objetivo de este proyecto es mejorar la gestión de la biodiversidad de estándares y etiquetas del sector agroalimentario, apoyando a organizaciones diversas para que incluyan criterios y medidas de mejora de biodiversidad en los sellos y promoviendo que las empresas productoras y distribuidoras incluyan dichos criterios en sus guías de aprovisionamiento.

Patricia Ruiz Rustarazo

WWF denuncia la incesante deforestación que padece la Amazonia

En el Día Mundial del Amazonas, que se celebra hoy, WWF analiza la situación actual y las causas de los incendios que, desde hace semanas, están arrasando el llamado “pulmón” del Planeta. El balance apunta a millones de hectáreas calcinadas entre los cuatro países más perjudicados, casi 70 reservas naturales afectadas y miles de animales víctimas de las llamas.

Bolivia y Brasil han sido los países más afectados por los incendios, aunque Perú y Paraguay también se han visto dañados en menor medida. La superficie quemada en Bolivia asciende a casi dos millones de hectáreas, de las que unas 260.000 hectáreas pertenecen a áreas protegidas. En Brasil, sólo en agosto de 2019 se quemaron casi 25.000 km² de bosques en la Amazonia brasileña, cuatro veces más que el área registrada el año anterior.

Además, de enero a mediados de agosto de este año, en Brasil ha habido un 70% más de incendios en relación al mismo período de 2018, hasta alcanzar la desorbitada cifra de más de 72.000 incendios. Estos incendios son provocados como herramienta para la deforestación de la Amazonia, el bosque tropical más grande del mundo. Así, la tasa de deforestación ha aumentado en un 45% respecto a 2018. Este es el primer año desde 2010 que la tendencia decreciente del número de incendios se invierte.

“No se trata de una crisis puntual, sino de una emergencia crónica”, afirma Lourdes Hernández, experta en incendios forestales de WWF. “Todos los años, la Amazonia arde para expandir la frontera agraria, principalmente para ganadería intensiva y cultivos de soja para producir piensos que alimenten al ganado a escala mundial. La ganadería industrial y un consumo sin freno son los principales motores de la deforestación”.

La situación de la Amazonia es dramática. No solo se trata de uno de los bosques más emblemáticos del mundo, sino que es esencial para nuestra supervivencia: captura el 10% del total de CO2 y genera el 20% del agua dulce del planeta. Además, se estima que estos incendios están afectando a unas 40.000 especies de animales y plantas y cerca de 350 comunidades indígenas. Los impactos alcanzan además al ciclo del agua, alteran las precipitaciones y amenazan con sequías, agravando la de por sí compleja situación de calentamiento global.

La Unión Europea y España tienen una gran responsabilidad para frenar esta deforestación por ser grandes consumidores de los productos que generan destrucción de bosques a escala planetaria. La UE es el segundo mayor comprador de soja por detrás de China, de la que el 87% se utiliza para alimentación animal. Por su parte, España es el segundo importador europeo de soja y el segundo con el mayor consumo de carne.  Por ello, WWF les pide que eliminen la compra de bienes procedentes de la deforestación, carne, soja y aceite de palma, madera y productos mineros provenientes de áreas y actividades ilegales y que implementen mecanismos de trazabilidad y transparencia.

“Estamos perdiendo bosques tropicales fundamentales para la lucha contra el cambio climático, se están destruyendo ecosistemas únicos y el modo de subsistencia de millones de personas está en grave peligro” advierte Hernández. “Evitar la deforestación es posible pero implica transformar el actual sistema agroalimentario mundial. Esto requiere políticas de cero deforestación por parte de los gobiernos amazónicos, compromiso de los países importadores para evitar el comercio de materias primas que procedan de la destrucción de bosques y responsabilidad social para reducir el actual consumo de carne, apostando por aquella que procede de ganadería extensiva”.

WWF está presente sobre el terreno desde hace casi 40 años para conservar la enorme riqueza de la Amazonia. En los últimos días, y ante las tristes noticias que seguimos recibiendo, la organización se suma a la preocupación de la sociedad civil y pide a los políticos que tomen partido de forma activa en este problema. Para ello, ha redactado un Manifiesto en Solidaridad por la Amazonia en el que pide a los líderes políticos de Brasil, Bolivia, Colombia, Perú, Ecuador, Venezuela, Guyana y Surinam que protejan la Amazonia, combatan la deforestación y terminen con las causas de los incendios. Los ciudadanos pueden sumarse a esta petición en wwf.es/solidaridadamazonas que ya cuenta con más de 38.000 apoyos.

Además, WWF insta a los líderes mundiales a declarar una emergencia planetaria y a asegurar en 2020 un Nuevo Acuerdo para la Naturaleza y las Personas que aborde la crisis climática.

Mónica Timón

 

Almendra ecológica de Pinoso en los productos Garnier

  • La nueva gama de Leche de almendras nutritiva y otros productos Garnier utilizan almendras ecológicas cultivadas en Pinoso y comarca.
  • La Cooperativa Mañan comercializa almendra ecológica al grupo L’oreal  que utiliza en varios productos bajo la marca Garnier.

Hablamos con el Secretario de la Cooperativa, Ángel López, que se mostraba muy motivado por  la creciente demanda de la almendra ecológica y por sus múltiples utilidades, también en la industria cosmética. Prueba de ello es el importante volúmen de compra de uno de los grupos más importantes de este sector.

Las almendras además son un alimento muy versátil que podemos utilizar para multitud de recetas de cocina en sus diferentes formatos, como pelada, tostada, frita, picada, en laminas, así como para la elaboración de productos de almendras como turrones, polvorones, bombones, garrapiñadas o en forma de bebida vegetal como la leche de almendras o incluso el aceite de almendras de uso para tratamientos de la piel o para la utilización en la industria cosmética.

Propiedades del aceite de almendras

El aceite de lmendras es suave, ligeramente amarillento y no posee olor. Es un aceite rico en vitaminas A, E y ácidos grasos esenciales. Se ha utilizado desde la antiguedad para el cuidado de la piel. De hecho, es un producto que normalmente se encuentra en diferentes cosméticos y productos de belleza.

En el cuidado de la piel, es un aceite muy útil para tratar la sequedad y aportar hidratación. por lo que se suele utilizar para pieles secas, estrías y arrugas. Estas mismas características, lo hacen también beneficioso para la didratación de cabello y uñas.

 

622 profesores de primaria se movilizan por el medioambiente de la mano de Naturaliza

Docentes de 478 colegios de todas las Comunidades Autónomas incorporarán una mirada ambiental a sus aulas durante el curso 2019/20, llevando a los más pequeños la importancia del cuidado del medioambiente

Naturaliza, el proyecto de educación ambiental de Ecoembes, incorpora de forma transversal en las asignaturas de Matemáticas, Lengua, Ciencias Sociales y Ciencias Naturales temas como la emergencia climática, el consumo responsable o la protección de la biodiversidad.

El estudio “Conciencia ecológica en la infancia. Efectos de Naturaliza en población escolarizada” realizado por el Catedrático de Psicología Ambiental, José Antonio Corraliza, y la Doctora en Educación Ambiental, Silvia Collado, refleja el aumento de la conciencia ecológica en los alumnos y alumnas participantes en el piloto de Naturaliza.

En un contexto de crisis climática como el actual en el que el medioambiente se enfrenta a grandes amenazas, la educación se presenta como una de las principales armas con las que poder combatir esta situación. Y, aquí, es donde el papel de los docentes se vuelve especialmente relevante. Así, Naturaliza, el proyecto de educación ambiental de Ecoembes, quiere dotar a la comunidad educativa de las herramientas necesarias para poder educar activamente en valores ambientales y enseñar a los más pequeños la importancia de cuidar de nuestro planeta.

Afortunadamente, la implicación de los docentes es cada vez mayor. Prueba de esto es que, durante el curso 2019/20 –curso en el que Naturaliza llega al conjunto del país- 622 nuevos profesores de 478 colegios de todas las Comunidades Autónomas llevarán una mirada ambiental a sus aulas de la mano de este proyecto educativo. Para ello, los profesores recibirán todos los recursos necesarios a través de la ‘Escuela de Docentes’ de Naturaliza, donde podrán formarse tanto sobre medioambiente como sobre nuevos modelos de enseñanza que fomentan la cooperación y potencian el pensamiento crítico, aspectos muy ligados a una transformación educativa hacia la sostenibilidad.

Así, estos 622 nuevos docentes de primaria llevarán un aprendizaje ambiental activo a sus clases de Matemáticas, Lengua, Ciencias Sociales y Ciencias Naturales, enseñando, por ejemplo, el importante papel de las abejas en los ecosistemas y el peligro que conlleva su extinción en clase de Ciencias Naturales, o el impacto negativo que el despilfarro de agua y energía tiene sobre el planeta en la de Matemáticas.

Aprender a cuidar del medioambiente más allá de los libros

Partiendo de la premisa de que para cuidar del entorno es imprescindible conocerlo, Naturaliza aboga por enseñar conocimientos como la emergencia climática, el consumo responsable o la protección de la biodiversidad fuera de las aulas, convirtiéndose en un aprendizaje experiencial y lúdico para los niños y niñas.

Los 622 docentes del curso 2019/20 se suman a los 227 que el pasado año participaron en un piloto de Naturaliza en 22 colegios de la Comunidad de Madrid y 7 de La Rioja. Tras el desarrollo de esta primera fase del proyecto, el Catedrático de Psicología Ambiental de la Universidad Autónoma de Madrid, José Antonio Corraliza, y la Doctora en Educación Ambiental de la Universidad de Zaragoza, Silvia Collado, realizaron el estudio de investigación “Conciencia ecológica en la infancia. Efectos de Naturaliza en población escolarizada”, en el que se reflejaba el aumento de la conciencia ecológica en los alumnos y alumnas que participaron en el proyecto.

Romain Titaud / Rosa Santiago

Orina de lobo para ahuyentar a jabalíes

El Ayuntamiento de Sant Martí de Centelles (Barcelona) está pulverizando con orina de lobo los caminos rurales que son más utilizados por los jabalíes para llegar al núcleo urbano para impedir su acceso a la población.

El concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Sant Martí de Centelles, Lluís Sallés, ha explicado a Efe que el ayuntamiento ha puesto en marcha esta medida durante el mes de agosto tras las quejas de algunos vecinos debido al aumento de cerdos salvajes en el núcleo urbano.

Sant Martí de Centelles es una población de carácter rural que ronda los mil habitantes y el acceso al núcleo urbano se hace a través de caminos rurales y boscosos.

Lluís Sallés ha concretado que los jabalís se alimentan de raíces y que “a finales de verano no pueden obtenerlas porque el bosque está muy seco debido a la falta de lluvia”, lo que provoca que “bajen del bosque y se acerquen al núcleo urbano en busca de comida y agua”.

Es un comportamiento “normal” que los jabalís hacen cada año, ha detallado el concejal, y al que están “acostumbrados los vecinos más antiguos de la localidad”.

La orina de los lobos, depredadores naturales de los jabalís, contiene feronomas que ahuyentan a los cerdos salvajes, ha explicado Sallés, por lo que “al olerlas, deciden huir”.

De momento, la medida “está dando resultados significativos”, ha reconocido Sallés, que ha recordado que durante el mes de julio y principios de agosto la brigada municipal “encontraba cada día basuras revueltas como señal de que los jabalís habían llegado al núcleo urbano”, mientras que ahora “la afluencia se ha reducido a más de la mitad”.

Se trata de una medida “transitoria”, ha aclarado Sallés, porque con las lluvias de otoño “el bosque se humedecerá y los jabalís podrán encontrar alimento en el bosque”.

Además, en septiembre empieza la temporada de caza, lo que “también ahuyentará a los jabalís”.

Paralelamente, para facilitar el éxito del programa, los responsables municipales han pedido a los vecinos que no saquen a la calle el contenedor de basura orgánica que se utiliza en los domicilios para la recogida selectiva, porque “es más accesible para los jabalís y olfatean mejor su contenido”.

Otros municipios como Aiguafreda (Barcelona) también han tomado este verano la misma medida para ahuyentar a los jabalíes que se acercan a la población en busca de alimento. EFE

EfeVERDE