El incendio de Gran Canaria ha afectado a varias áreas protegidas de alto valor ecológico  

  • Hasta cuatro áreas protegidas distintas se han visto afectadas por el fuego, que en su conjunto ha quemado 1.500 hectáreas de territorio insular.
  • Las áreas afectadas son el hábitat de un buen número de especies singulares de avifauna, y el fuego ha quedado muy cerca de la población del endémico pinzón azul situada en la cumbre de la isla.
  • SEO/BirdLife insta a las administraciones competentes a identificar con rigor el impacto real del siniestro sobre las áreas protegidas y sobre las especies que en ellos habitan, para poner en marcha medidas concretas encaminadas a acelerar el proceso de restauración de las zonas quemadas.

El pasado martes 13 de agosto de 2019, a las 20h30 se daba por estabilizado el incendio iniciado el sábado 10 de agosto y que ha afectado a los municipios de Tejeda, Artenara y Gáldar en la isla de Gran Canaria. El Gobierno de Canarias estimó la superficie afectada en unas 1.500 hectáreas en un perímetro aproximado de 23 kilómetros, en la zona central de la citada isla.
Aunque aún no se han ofrecido datos oficiales acerca de la superficie protegida quemada por el incendio y es pronto para evaluar el impacto global del mismo, los siguientes espacios se habrían visto afectados: Zona Especial de Conservación (ZEC) de la Red Natura 2000 El Nublo II, Paisaje Protegido Las Cumbres, Parque Rural Nublo y la Reserva de la Biosfera de Gran Canaria.

“Estas áreas son el hábitat de un buen número de especies singulares y han sido identificadas y protegidas por el alto valor ecológico de los ecosistemas que contienen. En ellas podemos encontrar, por ejemplo, especies como cernícalos, gavilanes, currucas, picos picapinos, pinzones, petirrojos, mosquiteros o reyezuelos, entre otras, siendo algunas de estas especies o subespecies endemismos exclusivos de Canarias o de la Macaronesia. Por otro lado, en la cumbre de la isla también encontramos un núcleo poblacional de pinzón azul de Gran Canaria, la especie de paseriforme con la población más pequeña de todo el Paleártico occidental, muy amenazada y con unas densidades preocupantemente bajas. De hecho, el incendio habría pasado muy cerca, a menos de 5 km de dicha población”, explica Yarci Acosta, delegado de SEO/BirdLife en Canarias.

“Ante esta situación, en primer lugar, debemos recordar que el fuego es una perturbación recurrente a la que se enfrentan, regularmente, los ecosistemas de Canarias desde mucho antes de la llegada de los humanos. Sin embargo, ni la frecuencia con que se producen los incendios en la actualidad es natural, ni el estado de conservación de la biodiversidad canaria favorece su capacidad de afrontar estas perturbaciones con garantías de supervivencia”, matiza Acosta. En otras palabras, se producen más incendios que antes y los ecosistemas, en general, son más vulnerables a ellos puesto que su estado de conservación es peor. De igual modo, los incendios suponen la pérdida del hábitat de muchas especies, siendo esta una de las principales amenazas que afecta a la biodiversidad en el conjunto de las islas Canarias.

Recuperación del ecosistema
SEO/BirdLife quiere mostrar su reconocimiento a todo el personal que ha participado en la extinción del incendio. Igualmente, la ONG insiste en la importancia de extremar las precauciones por parte de la ciudadanía, así como poner en marcha una política de gestión forestal que tenga en cuenta este tipo de amenazas.

Pasada la situación de emergencia, es obligado identificar con rigor el impacto real del siniestro sobre las áreas protegidas y sobre las especies que en ellos habitan, para poner en marcha medidas concretas encaminadas a acelerar el proceso de regeneración natural de las zonas quemadas, prestando especial atención al estado de conservación de las especies singulares que habitan dichos espacios, así como a la importancia de evitar la desaparición del suelo.

Así mismo, resulta de vital importancia canalizar adecuadamente la solidaridad de la población canaria expresada en el deseo de colaborar en la restauración de los ecosistemas afectados, de manera que las buenas intenciones no generen en impactos negativos fruto de la falta de coordinación de estas tareas que requieren un conocimiento técnico.

 

Por qué quemar biomasa da vida a los bosques

Con los incendios forestales del verano tanto expertos, profesionales como grupos ecologistas nos está recordando que la gestión de los bosques y la tierra es esencial para protegerlos contra el fuego. El problema está en conseguir que sean rentables para que los propietarios privados, en manos de quienes está la mitad de la masa forestal puedan afrontar su mantenimiento.

La biomasa forestal es uno de los principales recursos que esconden los bosques y, aunque su utilización ha aumentado en los últimos años, todavía queda margen. “Los bosques de Catalunya crecen cada año tres millones de metros cúbicos, y apenas extraemos 1,2 millones, es decir, sólo aprovechamos el 40% de su capacidad de crecimiento”, explica Adriano Raddi, del Centre Tecnològic Forestal de Catalunya (CTFC).

“El problema de no aprovechar este recurso es que se genera una carga de biomasa muy peligrosa”, advierte Raddi. Esta realidad choca con las connotaciones negativas que tiene la tala de árboles. “Aquí el problema no es la deforestación, como en la Amazonia, sino el crecimiento incontrolado del bosque”, aclara el experto.
ExpoBiomasa

El «Informe Tierra» del IPCC reclama cambios rápidos y radicales ante la creciente crisis ambiental

  • España es un país con opciones claras, pero peligrosamente vulnerable y poco preparado, según SEO/BirdLife
  • La ONG insta a los gobiernos y políticos estatales, autonómicos y municipales a replantear por completo los modelos de desarrollo y progreso, y las formas de gobernar

Hoy el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC, en sus siglas en inglés) ha publicado una evaluación global de la relación estrecha entre el colapso climático y nuestra forma de utilizar y ocupar la tierra y el territorio, tanto en las zonas urbanas e industriales como en los sectores agrarios y forestales. El informe, aprobado por todos los gobiernos nacionales, presenta contundentes pruebas científicas de los impactos catastróficos en el clima de nuestra forma actual de gestionar la superficie terrestre. Además, el IPCC resalta la necesidad urgente de reducir las emisiones asociadas y sus impactos, y el potencial enorme para hacerlo mediante cambios transformadores en las políticas de gestión del territorio.

Entre los principales contenidos del informe, SEO/BirdLife destaca:

  • La biodiversidad y los ecosistemas en buen estado tienen un valor incuestionable para sostener la vida y la actividad humana, y por ello es imprescindible mantener intactos los ciclos naturales de los ecosistemas, entre otras cosas para absorber las emisiones.
  • La ocupación y degradación del territorio y el abuso de los ríos, lagos y acuíferos por el ser humano han experimentado un aumento sin precedentes en las últimas décadas, con consecuencias nefastas para la biodiversidad y los ecosistemas, esenciales para regular el clima y garantizar la salud, alimentación y sustento de todas las personas.
  • Acelerar los cambios dirigidos a reducir y absorber las emisiones, de acuerdo con el objetivo de limitar el aumento de la temperatura en 1.5°C, es crucial para evitar la disrupción masiva del suministro de alimentos. Por lo tanto, además de conservar mejor y restaurar los sumideros naturales de emisiones (bosques maduros, pastos, suelos o humedales), las emisiones asociadas al uso de la tierra deben bajar.
  • Sobrepasar el umbral de 1.5°C exacerbaría los riesgos existentes al aumentar la desertificación y las pérdidas de cosechas asociadas a enfermedades y extremos meteorológicos y reducir la productividad agraria y el valor nutritivo de los cultivos, contribuyendo así a la inseguridad alimentaria, la pobreza, los desplazamientos de poblaciones y los conflictos sociales y bélicos.
  • Es necesario reducir la huella ambiental de la producción, comercialización y consumo de alimentos, mediante métodos más respetuosos con la naturaleza, como por ejemplo disminuir el uso de fertilizantes industriales y el consumo del agua, así como el de productos de carne y lácteos; evitar el desperdicio de cosechas y alimentos, y favorecer la retención de materia orgánica en el suelo.
  • La acción temprana ante la crisis climática evita los peores impactos, deja más opciones disponibles de cara al futuro, más tiempo para elegir las opciones más idóneas y ayuda a corregir la desigualdad social. En cambio, retrasar la acción reduce las opciones disponibles y acentúa los impactos perjudiciales.

Para David Howell, responsable de Clima y Energía de SEO/BirdLife, “España es muy vulnerable y está poco preparada ante la creciente crisis climática. Cuesta soltar el lastre de un modelo de desarrollo que se suponía que era progreso y riqueza pero que resulta ser peligroso. Urge adoptar las recomendaciones del IPCC: cambios de calado para reducir las emisiones asociadas a la agricultura y ganadería intensivas,y a la producción, comercialización y consumo de alimentos; para acabar con los incendios forestales provocados intencionadamente o por negligencia, y apostar por las formas de bioenergía compatibles con la conservación de la biodiversidad, reducción de emisiones y producción de alimentos”.

Howell considera esencial que “las instituciones políticas, sobre todo, aborden este reto de forma contundente y coordinada, y lo hagan teniendo en cuenta también a las empresas y la ciudadanía. En todos los frentes hace falta acción inmediata y permanente, en la que rija el conocimiento y la ética, más que el conflicto político o los beneficios a corto plazo”.

Para Asunción Ruiz, directora ejecutiva de SEO/BirdLife, “Los tópicos del desarrollo del siglo XX –la obsesión con el coche, el distanciamiento de la naturaleza, el consumismo y acumulación de bienes materiales o la carne como alimento simbólico del progreso, por poner unos ejemplos – ya no nos valen, más bien nos perjudican. Tenemos muy poco tiempo para llevar a cabo una transformación casi total de nuestra sociedad, política incluida”.

“Todos los partidos, y sobre todo en estos momentos los líderes políticos de nuestro país –concluye Ruiz- , harían muy bien en reflexionar sobre este informe del IPCC, y ponerse a trabajar en gobiernos y parlamentos dedicados a un proyecto ilusionante e irrenunciable. Se trata de transformar por completo nuestra concepción del progreso y bienestar y nuestra relación con la naturaleza. Urge, cuanto antes, un Gobierno que aborde con valentía y coherencia la acción en España y empuje con liderazgo estas políticas en Europa y en los acuerdos internacionales».

Mercosur, la gota que colma el vaso

La agricultura mediterránea viene de unas campañas lastradas por los bajos precios como consecuencia directa de la política que se ha instaurado en el seno de la Comisión Europea, que ha tomado por sistema utilizarnos como moneda de cambio en todos los tratados que firma con terceros países.

Acuerdos que empezaron hace años con Marruecos, Turquía, Egipto, Australia-Nueva Zelanda, Indonesia, Filipinas… y, más recientemente, con Sudáfrica. Tratados que Bruselas justifica como mecanismo comercial que sirve como vehículo para fomentar los principios y valores europeos y con los que “presuntamente” consigue el cumplimiento de condiciones ambientales y los derechos sociales de los firmantes. Sin embargo, en la práctica, la finalidad resulta ser bien distinta. Los puertos de Rotterdam y Marsella son un auténtico coladero de frutas y hortalizas que entran en nuestro mercado sin cumplir los estrictos estándares sociales, fitosanitarios y ambientales que nos requieren a los productores europeos. Ya en 2015 los exportadores citrícolas sudafricanos decidieron evitar los puertos de entrada españoles y concentrarse en Rotterdam, donde imperan unos controles más laxos, primero, porque las plagas agrícolas del sur de Europa en el norte no preocupan mucho y, segundo, porque las alianzas de intereses económicos entre holandeses y sudafricanos también juegan a su favor.

La realidad es que en términos económicos el acuerdo con Sudáfrica nos ha salido muy caro a los españoles. El caso más gravoso lo tenemos en los cítricos, donde este año hemos tenido una campaña históricamente desastrosa, con pérdidas que superan los 800 millones de euros en naranjas y mandarinas y los 250 millones en limón a nivel nacional, como consecuencia directa de la entrada de naranjas y mandarinas de Sudáfrica, que provocaron un colapso al inicio de nuestra campaña, lastrando también el desarrollo posterior de la misma.

Por si no tuviéramos suficiente, ahora llega Mercosur, la gota que colma un vaso lleno hasta la bandera. Acuerdo alcanzado, aún no firmado, que permitirá a empresas españolas y europeas acceder sin barreras a los países que lo componen (Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay). Un acuerdo que beneficiará principalmente al sector industrial europeo (automoción, accesorios, textil, calzado) pero que, por supuesto, como Sudáfrica, tiene un precio a pagar ¿Adivinen quién va a poner la cara otra vez? Nosotros, los agricultores.

La contraprestación es la siguiente: estos países van a poder exportar sus frutas y hortalizas a la Unión Europea con aranceles irrisorios. Unas producciones que, de nuevo, no cumplen con los estrictos protocolos fitosanitarios y laborales que se exigen a los agricultores europeos. Cultivar una naranja en los países sudamericanos es al menos tres veces más barato y, recogerla, hasta diez. Esto generará una competencia desleal sin precedentes que desembocará otra vez en un perjuicio económico millonario para los agricultores mediterráneos.

Además, el acuerdo contempla eliminar los aranceles al zumo brasileño, lo que impactará directamente sobre la ya maltrecha citricultura española. Y es que, aunque el Gobierno no nos ha aclaro aún las condiciones de Mercosur, el Gobierno de Brasil sí lo ha hecho con sus tres grandes corporaciones que controlan las tierras y las plantas de zumo. Lo más importante es que los aranceles al zumo de naranja concentrado brasileño desaparecerán progresivamente en diez años y los de zumo 100% exprimido, en siete. Conclusión: la supresión de los aranceles perjudicará al precio en origen, poniendo en peligro el tejido económico de las zonas productoras e, incluso, el modelo agrícola europeo más sostenible y respetuoso con el medio ambiente, mientras que en Brasil tan solo favorecerá a tres multinacionales y no al pequeño agricultor.

Si el acuerdo con Mercosur se materializa en los términos estipulados, no vamos a poder competir con ellos. Por ello, pedimos responsabilidad del Gobierno de Pedro Sánchez, que revise y analice el impacto económico que puede tener en el sector primario de nuestro país. Insistimos en que no queremos compensaciones por un mal acuerdo, sino una rectificación urgente de las condiciones.

Los productores mediterráneos no tenemos miedo a competir, ya estamos curtidos en este tema. Tenemos la absoluta certeza de que nuestras naranjas, mandarinas y limones tienen una calidad diferenciada, ya que se basan en un modelo de producción que se sustenta en una seguridad alimentaria y un respeto medioambiental único en el mundo. Lo que no queremos es que nos tomen el pelo ni a nosotros, ni a los consumidores. Competencia sí, pero con las mismas reglas de juego para todos.

Eladio Aniorte Aparicio | presidente Jóvenes Agricultores ASAJA Alicante

El turismo experiencial ocupará el 58% de la oferta global en 2025, según Euromunitor

El turismo experiencial, también llamado turismo de emociones o turismo de experiencias se está convirtiendo en una tendencia cada vez mayor a la hora de planificar un viaje y seleccionar el destino. Hablamos de un tipo de turismo que en siete años representará un 58% de la oferta turística global, según datos del estudio de Euromonitor International “Future of Travel 2025”.

Con este tipo de turismo, el viajero busca convertir sus vacaciones en una aventura repleta de sensaciones; se trata de una visión emocional del fenómeno viajero, renovando la experiencia. El turista se convierte en amante de las emociones y vivencias.

Hay muchas fórmulas a través de las cuales estas vivencias pueden convertirse en sensaciones; desde introducirnos en la vida local de una comunidad, probar a ejercer un oficio antiguo, experimentar impresiones fuertes… el fin; recordar cada emoción vivida en aquel momento. Si bien el turismo en sí mismo ya es una experiencia, con el turismo de emociones se le da otra vuelta de tuerca, completando la experiencia o llevándola a terrenos desconocidos, a un punto más inusual, viviendo una experiencia auténtica inolvidable. Unas emociones que pueden sorprendernos a través de la comida, el formato de las actividades y las visitas a lugares de interés, o incluso a través del propio alojamiento. Las posibilidades son infinitas y, aquí, es dónde entra en juego “La casa del desierto” de Guardian Glass.

Foto: Gonzalo Botet
Este proyecto pionero que busca desafiar la naturaleza y probar la efectividad de su vidrio en climas extremos de frío y calor, está pensada para todo aquel que quiera disfrutar de la experiencia de convivir con el desierto o el cielo nocturno desde una nueva perspectiva, conociendo de primera mano los beneficios y propiedades que puede suponer el instalar el vidrio correcto en cualquier tipo de clima. “La casa del desierto” es el destino perfecto para aquellos que buscan una experiencia de integración con el entorno en la que predomine el confort, la desconexión, el relax y el bienestar.

Esta casa, además, ha sido protagonista de un episodio de la quinta temporada de la exitosa serie británica Black Mirror. Debemos destacar el papel de las series de ficción en la actualidad como descubridoras de lugares y escenarios atractivos para conocer y visitar, así como inductoras de sensaciones (de ese factor experiencial) que favorecen los visionados en las mismas.  Así, en “La casa del desierto” podrás sentirte en el plató de rodaje de algunas de las escenas de la serie, y disfrutar de la paz, el silencio y la desconexión que el empresario Billy Bauer (el personaje de la serie) buscaba en este destino.

Además, cada vez hay más viajeros que buscan llevar a cabo sus aventuras con el menor impacto ambiental posible, buscando fórmulas y destinos ecofriendly. Este es el perfil de “La casa del desierto”; un proyecto arquitectónico sostenible, una vivienda autosuficiente que funciona gracias a la energía que obtienen los paneles solares que tiene instalados en el techo.

Pasar una noche en “La casa del desierto” es una propuesta de turismo experiencial en sí misma; una oportunidad perfecta de probar la vida en el desierto en una vivienda de diseño y enteramente de vidrio. Además, al tiempo podrás sentir algo que tú mismo puedes tener en tu hogar, ya que puedes vivir esta experiencia no solo hospedándote en ella, sino también en tu propia vivienda.

Paloma Beyancort

Compromisos en sostenibilidad de Aguas Mahou San Miguel

  • La Unidad de Negocio de Aguas ha desarrollado su Plan de Compromisos de Sostenibilidad 2025, con tres ejes clave de trabajo: economía circular, entorno y personas
  • Impulsará proyectos que den una segunda vida a sus envases para alcanzar residuo cero en vertederos y otros encaminados a proteger los entornos naturales de sus manantiales de la mano de WWF o Seo Birdlife
  • Otros de sus objetivos son reducir un 8% su consumo de energía, tener una flota 100% sostenible, seguir fomentando el talento y el empleo en los entornos en los que opera y promover el bienestar de los consumidores

La Unidad de Negocio de Aguas de Mahou San Miguel acaba de establecer importantes compromisos en materia de sostenibilidad en una nueva hoja de ruta a seis años que supone una declinación del marco estratégico global “Somos 2020”, lanzado por la cervecera en 2018 con el objetivo de convertirse en referente activo del sector del Gran Consumo en Sostenibilidad.

Para ello, ha diseñado un plan de acción acorde a las necesidades y formatos del sector de aguas minerales en el que, entre otros ámbitos de actuación, pone su foco en la transición hacia un modelo más alienado con la economía circular. En este sentido, la compañía adquiere, entre otros, el compromiso de que en 2025 todos sus envases cuenten con un 100% de RPET (PET reciclado) y sean 100% reciclables. Un objetivo ambicioso en el que Mahou San Miguel ha logrado ya importantes avances, especialmente con su emblemática marca Solán de Cabras, que ya cuenta con un 50% de este material reciclado en todos sus envases que, además, son 100% reciclables, tanto en el caso de su icónica botella azul como en el de  la edición rosa que cada año lanza junto con la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC).

Por otro lado, alineado con el enfoque circular que persigue con su negocio, la Unidad se compromete a impulsar proyectos que den una segunda vida a todos sus envases para alcanzar cero residuos sólidos en vertederos y, de forma paralela, se encuentra inmersa en un programa de optimización del gramaje de sus envases con el que ha logrado reducir un 886 toneladas sus emisiones de CO2 en los últimos 2 años.

En palabras de Jesús Núñez, director general de la Unidad de Negocio de Aguas de Mahou San Miguel, “la sostenibilidad siempre ha sido un pilar estratégico de nuestro negocio y ha guiado todos los pasos que hemos dado como compañía. Por ello, hemos querido dar uno más con la formulación de estos Compromisos, que serán la hoja de ruta para los próximos años en nuestro negocio de agua mineral”. Núñez también destaca que “somos conscientes de que las metas que nos hemos marcado son ambiciosas pero contamos con el mejor equipo para lograrlo y el apoyo de nuestros socios, clientes y proveedores”.

Reducción del consumo energético y protección de los entornos donde opera

La preservación del entorno es otro de los ejes de actuación que la Unidad de Negocio de Aguas de la cervecera reforzará de cara a 2025. En línea con ello, impulsará proyectos encaminados a proteger los parajes naturales de sus cuatro manantiales, ubicados en Beteta y Fuente del Arca (Cuenca), Los Villares (Jaén) y La Orotava (Santa Cruz de Tenerife), garantizando la calidad y sostenibilidad de los acuíferos. Una línea de trabajo que lleva años desarrollando junto a partners como WWF, con quien cada año lanza entre sus clientes de Hostelería una campaña de prevención de incendios que en 2018 contó con la participación de 400 establecimientos solo en Cuenca, área de influencia de dos de sus manantiales. De la misma manera, también intensificará su cuidado del entorno a través de su alianza con el Proyecto Libera de Seo Birdlife, centrada en la lucha contra el abandono de residuos en entornos naturales, también conocido como littering.

El ámbito de la energía también tiene cabida en los Compromisos 2025, ya que se ha marcado como meta adquirir el 100% de energía eléctrica verde y reducir un 8% su consumo total de energía en todas las instalaciones vinculadas a este ámbito de su negocio. Además, en línea con el objetivo de reducir su impacto ambiental, se compromete a contar con una flota 100% sostenible en 2025 y reducir un 25% sus emisiones de CO2 mediante la puesta en marcha de medidas centradas en la optimización de cargas en el transporte.

Foco en las personas a través del talento y del bienestar

Con más de 300 profesionales, la Unidad de Negocio de Aguas de Mahou San Miguel mantiene un firme compromiso con el desarrollo del talento y la creación de empleo joven en los entornos, locales y de carácter rural, en los que desarrolla su actividad. Una contribución que se materializa en diferentes acuerdos e iniciativas como su programa de becas en Castilla-La Mancha, que recientemente fue reconocido por el Gobierno regional por su contribución a la mejora del sistema de FP Dual y la profesionalización del alumnado de la comarca.

Marta Salguero/Marta Avilés

Huawei presenta su informe de sostenibilidad 2018

  • Inclusión digital, seguridad y confianza, protección del medio ambiente, y un ecosistema saludable e igualitario son los pilares de la estrategia de la compañía

Huawei ha dado a conocer, por undécimo año consecutivo, su Informe de Sostenibilidad 2018, titulado “Llevando lo digital a cada persona, hogar y organización para construir un mundo totalmente conectado e inteligente”. La nueva edición de 2018 manifiesta los cuatro pilares estratégicos sobre los que se asienta el plan de sostenibilidad de la compañía: inclusión digital, seguridad y confianza, protección del medio ambiente y un ecosistema saludable e igualitario.

A lo largo del año pasado, Huawei ha trabajado de manera constante para seguir contribuyendo a lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS, por sus siglas) de la ONU, construir un ecosistema sostenible y más inclusivo de la mano de sus partners, y ejecutar sus propias estrategias de sostenibilidad.

Durante la presentación del informe, Liang Hua, presidente de Huawei, ha comentado: «Huawei ha trabajado en crear valor para sus clientes a través de la innovación. Estamos haciendo todo lo posible para cerrar la brecha digital y satisfacer las necesidades mundiales relacionadas con la conectividad. Queremos que los servicios digitales sean más asequibles e igualitariamente accesibles para todos, manteniendo nuestro compromiso con el desarrollo social y económico».

Asimismo, ha destacado también la importancia de la protección del medio ambiente, un componente clave en las iniciativas de desarrollo sostenible de Huawei: «La eficiencia energética se ha convertido en un factor clave para las futuras redes de comunicaciones. Tenemos que usar menos energía para transmitir más datos y reducir el consumo total. Sin duda, las nuevas Tecnologías de la Información y Comunicación pueden ayudarnos a conseguir este objetivo».

Tal y como se ha puesto de manifiesto durante la presentación, Huawei ha realizado numerosas innovaciones, tanto en el marco de la investigación de las redes 5G, como en el desarrollo de productos e ingeniería. La compañía ha logrado reducir el consumo de energía por site 5G a un 20% menos que el promedio de la industria. Esto ha sido posible gracias a los nuevos chipsets de Huawei, el software del sistema, los servicios profesionales y las tecnologías avanzadas de hardware y disipación de calor. Estas tecnologías innovadoras han hecho que el 5G de Huawei sea más eficiente energéticamente, convirtiéndolo en una tecnología ecológica.

Por su parte, Kevin Tao, miembro del Consejo Directivo y presidente del Comité de Desarrollo Sostenible de Huawei, ha asegurado: «Queremos llevar los beneficios de la tecnología digital a cada persona, hogar y organización. Para este fin, hemos lanzado una iniciativa de inclusión digital global llamada TECH4ALL. Ejemplo de ello es nuestra solución RuralStar, que ha conectado a 40 millones de habitantes en zonas rurales desde finales de 2018. Actualmente brindamos servicios de comunicaciones a más de 3.000 millones de personas en todo el mundo y estamos comprometidos a seguir respaldando las operaciones de red seguras en todo el mundo».

De cara al futuro, Huawei continuará enfocando sus esfuerzos en la construcción de un futuro mejor y sostenible.
En el siguiente enlace podrás acceder al Informe de Sostenibilidad 2018 de Huawei

Marina Huete

La turistificación del Pirineo: un modelo que no cuenta con el cambio climático

  • La Ecomarcha, la ruta en bicicleta de Ecologistas en Acción que estos días recorre la provincia de Huesca, participa hoy en la jornada de reivindicación organizada por CREFCO en Canfranc.
  • Ecologistas en Acción denuncia que el modelo de transporte que favorecen las políticas públicas actuales es el de grandes infraestructuras para turismos privados, desechando un sistema más vertebrador y equilibrado como el tren convencional, con el ejemplo más claro del ‘canfranero’ en el Pirineo central.
  • Asimismo, advierte de que el modelo de turismo basado en la ampliación y unión de estaciones de esquí asociado a grandes urbanizaciones en alta montaña es totalmente depredador.

El pelotón de la Ecomarcha de Ecologistas en Acción se ha unido a la jornada de reivindicación de CREFCO (coordinadora para la reapertura de la línea Canfranc-Olorón) para exigir la apuesta por el ferrocarril convencional como elemento vertebrador tanto para los propios habitantes como para un turismo más respetuoso con el territorio.

La punta de lanza de este modelo es la reapertura del paso ferroviario de Canfranc que permitiría la conexión con Francia y la mejora de toda la línea para convertirla en un medio de transporte óptimo para acceder al Pirineo sin necesidad de dañarlo.

Durante numerosas etapas de la presente edición de la Ecomarcha, se han comentado también las afecciones de la unión de estaciones. Un modelo basado en el desarrollismo urbanístico de hace unas décadas que parecía ya superado pero que ha vuelto a resurgir con proyectos de ampliación y/o unión de estaciones de esquí y grandes urbanizaciones asociadas.

Los casos más destacados son la unión de Formigal con las estaciones del valle de Aragón, urbanizando el santuario natural y cultural de Canal Roya, y la unión de la estación de Cerler (valle de Benasque) con una nueva estación en el valle de Castanesa en las puertas del Parque Posets-Maladeta.

Esta turistificación de paisajes de alta montaña implica masificar y urbanizar espacios emblemáticos por su alto valor natural y cultural (sin ir más lejos Canal Roya es la cuna de Aragón). También convertir estos lugares en urbanizaciones que esquilmarán los recursos de la zona, como la escasa agua de los arroyos de montaña y sus ibones, y que los transformarán de un modo irreversible.

Además, implica dar la espalda a una realidad evidente: apostar por el modelo del ladrillo es un grave error para nuestro territorio. Emblemático es el caso de Castanesa, un valle ganadero de apenas 200 habitantes donde está previsto construir una gran urbanización de más de 3.000 edificios.

Igualmente grave es obviar la realidad del cambio climático que ya indica que la nieve en el lado sur del Pirineo es un elemento en retroceso. Mientras los expertos recomiendan transformar las  estaciones de esquí en otro modelo de actividad de montaña ligada al paisaje, el Gobierno de Aragón, desoyendo las últimas evidencias científicas, ha decidido ampliarlas. Un error nefasto que solamente se puede entender sabiendo que estos proyectos se pagarán con dinero público aportado por el Gobierno de Aragón y que sus beneficios irán a bolsillos privados.

Por todo ello, Ecologistas en Acción defiende que el Pirineo merece un futuro equilibrado y real tanto para sus habitantes como para los turistas que lo visiten y lo aprecien por su valor. Algo muy lejos del modelo de turistificación planeado por las instituciones.

Paco Iturbe

 

Al «crecimiento verde» se le ha agotado el tiemp

  • Un informe científico publicado por European Environmental Bureau (EEB) confirma de forma contundente que no hay evidencias de que se pueda desligar el crecimiento económico de la degradación
  • A la luz de los datos, Ecologistas en Acción reitera que ningún estudio ha sido capaz de desmentir el hecho de que el crecimiento económico pasa irremisiblemente por la destrucción del planeta.
  • Es urgente abordar un decrecimiento a nivel mundial, empezando por los países enriquecidos, para que todas las personas puedan vivir dignamente, respetando los límites de la Tierra.

La red ecologista European Environmental Bureau (EEB), de la que forma parte Ecologistas en Acción, ha publicado un informe científico en el que se realiza una exhaustiva revisión bibliográfica en busca de evidencias que prueben un desacoplamiento entre el crecimiento económico y la destrucción ecológica.

El desacoplamiento (decoupling) es el proceso teórico según el cual mientras la economía continúa creciendo, las presiones ambientales decrecen. Estas mejoras ambientales se conseguirían mediante aumentos en la eficiencia y cambios tecnológicos.

La idea del desacoplamiento ha dominado en las últimas décadas la narrativa del discurso oficial sobre la sostenibilidad de organismos como la OCDE, la Comisión Europea, el Banco Mundial o Naciones Unidas. Esta teoría es la guía principal en el diseño de las políticas públicas actuales en España y los países de nuestro entorno.

Para Ecologistas en Acción, esta hipótesis es la que ha permitido ignorar, entre otras, las conclusiones demoledoras del informe ‘Los límites del crecimiento’, en el casi medio siglo transcurrido desde su publicación. Este informe, encargado por el Club de Roma y validado por datos recientes, ya advertía de que continuar por la senda del crecimiento económico ilimitado global conduciría al caos ecosocial.

Durante estas décadas se han escrito cientos de estudios científicos analizando de forma empírica la existencia de desacoplamiento entre el crecimiento económico y diversas presiones ambientales. El informe publicado hoy por EEB analiza decenas de estos artículos y encuentra una coincidencia en todos ellos: no existe evidencia empírica que justifique la idea del desacoplamiento como estrategia política tal y como la abanderan los defensores del crecimiento verde.

Decrecimiento económico como solución

Para constituir una respuesta válida al actual escenario de crisis ecológica, el desacoplamiento económico necesitaría ser absoluto, permanente, global y lo suficientemente rápido y extenso como para reducir las presiones medioambientales críticas. El informe muestra cómo, a pesar de que pueden llegar a existir episodios puntuales de desacoplamiento, estos no son significativos. Es decir, el crecimiento económico no se puede desligar de la degradación ambiental de manera general, solo en casos puntuales y de forma temporal.

Cuando se analizan esos casos, ya sea con relación a materiales, energía, agua, gases de efecto invernadero, suelos, contaminantes del agua o pérdida de la biodiversidad, el desacoplamiento casi siempre es relativo y/o local, observado durante un periodo de tiempo reducido. Los casos que afirman observar desacoplamientos absolutos siempre se refieren a periodos de tiempo cortos y afectan únicamente a ciertos recursos o impactos en regiones muy localizadas, con índices de mitigación muy bajos.

El informe se muestra además muy crítico con la idea de que esta realidad pueda cambiar en el futuro y alerta de que no hay tiempo para seguir esperando. Entre los elementos que sustentan este escepticismo se señalan el efecto rebote (la mayor eficiencia en el uso de un producto puede conducir finalmente a un aumento en su su uso), el previsible encarecimiento energético futuro, el limitado potencial real del reciclaje, o la mitificación del pretendido bajo impacto del sector servicios.

A la vista de la imposibilidad de justificar su efectividad, es una irresponsabilidad seguir promoviendo políticas públicas guiadas a todos los niveles por la idea del crecimiento verde. Evitar este debate es una estrategia más para seguir perpetuando políticas de crecimiento económico a toda costa.

La conclusión del informe es clara: enfrentarse a la crisis ecosocial  pasa por disminuir la producción y el consumo en los países más enriquecidos. Por ello, Samuel Martín-Sosa, responsable de Internacional de Ecologistas en Acción, ha recalcado que “resulta urgente un ejercicio de responsabilidad que plasme las conclusiones de este informe en términos políticos y deje de una vez por todas de alimentar la quimera del crecimiento económico sostenible, que nos ha introducido ya en un escenario de colapso socioecológico cuyas primeras consecuencias estamos viviendo”.

Para las organizaciones ecologistas, las políticas de eficiencia deben dejar paso a las de suficiencia, y el crecimiento debe terminar y dejar espacio a un decrecimiento a nivel mundial. Esa es la única vía posible para que todas las personas puedan vivir dignamente respetando  los límites del planeta Tierra.

Enlace al resumen ejecutivo traducido al español y al informe completo en inglés: https://www.ecologistasenaccion.org/?p=123891

Samuel Martín-Sosa

España es el segundo país del Mediterráneo donde más superficie arde cada año

  • El informe de WWF alerta que en nuestro país arden de media cerca de 100.000 hectáreas cada año en más de 12.000 siniestros
  • España comparte este grave problema con la parte mediterránea de Francia, Italia, Grecia, Portugal y Turquía. Por ello, los seis países se han unido para elaborar el primer informe mediterráneo sobre incendios

En España arden de media cerca de 100.000 hectáreas cada año en más de 12.000 incendios forestales. Esto lo convierte en el segundo país mediterráneo donde más superficie se quema, solo por detrás de Portugal. Así lo explica el informe anual de incendios de WWF “Arde el Mediterráneo”, elaborado conjuntamente por primera vez con las oficinas de WWF en Francia, Italia, Grecia, Portugal y Turquía por su especial vulnerabilidad ante los incendios, una situación que se agrava con el cambio climático. En el informe, la organización alerta de que estos países mediterráneos se enfrentan a la misma emergencia y pide a los gobiernos que unan esfuerzos en una Estrategia de Prevención de Incendios comunitaria. Los ciudadanos pueden sumar su voz a esta petición en ardeelmediterraneo.es

Más del 80% de la superficie total que se quema cada año en el continente europeo pertenece a Portugal, España, Francia, Italia, Grecia y Turquía. Sus montes arden año tras año una media de 375.000 hectáreas en más de 56.000 siniestros, con importantes daños ambientales y económicos y con un serio riesgo para las vidas humanas.

En ese contexto, WWF presenta su informe anual sobre incendios forestales llamado “Arde el Mediterráneo: Propuesta mediterránea de WWF para la prevención de incendios forestales”, elaborado por primera vez junto a las oficinas de la organización en los países del arco mediterráneo más afectados. En él, WWF analiza qué sucede en la región mediterránea para que su territorio arda en oleadas cada vez más peligrosas y las causas que hay detrás de estos incendios, y propone soluciones transfronterizas y compartidas.

El informe señala que, a pesar de la tendencia general decreciente en el número de incendios y en la superficie quemada desde la década de los ochenta, hay una peligrosa tendencia: los grandes incendios forestales (GIF), aquellos en los que arden más de 500 hectáreas. En España, en la última década, la proporción de GIF respecto al total de siniestros ha incrementado en un 20% y son, además, un 15% más grandes. De hecho, la oleada de incendios que recorre nuestro país ha calcinado al menos 10.000 hectáreas en apenas cinco días y las previsiones de un verano seco, largo y caluroso hacen temer que no serán los únicos.

Pero, además, ha aparecido una nueva generación de incendios en la Europa mediterránea: los superincendios, fuegos muy veloces, letales e imposibles de apagar a pesar de los avanzados dispositivos de extinción.

“Urge asumir que tenemos un problema para el que no estamos preparados”, afirma Lourdes  Hernández, experta en incendios forestales de WWF y autora principal del informe. “Los últimos superincendios han demostrado que el paisaje, los montes, los sistemas actuales de lucha contra los incendios y la sociedad en su conjunto no estamos preparados para estas tormentas de fuego generadas por el cambio climático. Es imprescindible cambiar nuestro enfoque en la lucha contra el fuego y apostar por la prevención en lugar de por la extinción”. Y concluye: “Si no, seguirá habiendo situaciones dramáticas como las vividas en Portugal y España en 2017 o en Grecia el año pasado, que en total dejaron 225 víctimas mortales”.

Así, los incendios han dejado de ser un problema forestal o rural para convertirse en emergencias civiles. Entre las causas, la alta siniestralidad debido a una arraigada cultura de fuego –quema de rastrojos, fogatas, etc.-, un paisaje con grandes acumulaciones de combustible altamente inflamable debido al abandono de usos, la ausencia de gestión y planificación forestal, casas intercaladas en el monte y el cambio climático, que proporcionan la receta perfecta para estos incendios.

Para WWF, la única estrategia eficaz para hacer frente a los incendios pasa por abordar estas causas y apostar por una prevención real: reducir la alta siniestralidad y hacer el territorio menos inflamable y más resiliente al cambio climático.

Constantinos Liarikos, responsable del programa de Conservación de WWF Grecia, comenta en nombre de las oficinas mediterráneas: “El informe muestra que, ya sea accidental o intencionadamente, el 96% de los incendios forestales en el Mediterráneo están causados por el ser humano. Esto significa que la prevención de incendios está también en nuestras manos. Tomar las medidas de prevención adecuadas y conocer qué hacer ante estos siniestros son dos de los elementos más importantes para evitarlos. Así podremos proteger de manera activa nuestros bosques y los servicios que nos ofrecen”.

Por ello, la principal petición de WWF a escala comunitaria es aprobar una Estrategia de Prevención de Incendios comunitaria, con medidas de prevención a largo plazo. La organización ha puesto en marcha una campaña de recogida de firmas en ardeelmediterraneo.es para que los ciudadanos sumen su voz a esta petición.

A escala nacional, WWF pide que se reduzca la alta siniestralidad, incrementando los esfuerzos en investigación de las causas y motivaciones de los incendios para adaptar las soluciones y acabar con la impunidad. Además, considera imprescindible reducir la inflamabilidad del paisaje, priorizando para ello las zonas de mayor riesgo de incendios forestales y promover planes de prevención basados en diversificar los usos y aprovechamientos, fomentar la gestión forestal, apostar por la ganadería extensiva y los sistemas agroforestales. Por último, WWF insiste en la importancia de combatir el cambio climático, que acelera e intensifica este grave problema.

Mónica Timón | WWF