SEO/BirdLife sondea en Canarias al sector artesanal para conocer la interacción entre pesca y aves marinas

Inquietada por la importancia de las capturas accidentales de aves en algunas regiones del planeta, la ONG se ha entrevistado con pescadores canarios para conocer la magnitud del problema en aguas del archipiélago

SEO/BirdLife se ha desplazado a Gran Canaria para hacer un sondeo entre los pescadores artesanales con el fin de conocer la interacción entre su actividad y las aves marinas y otras especies. Allí se ha reunido con un total de 20 pescadores de las tres cofradías más importantes de la isla (Arguineguín, Mogán y Agaete) para preguntarles su visión de los impactos más importantes que sufren los océanos y sobre las capturas accidentales, no solo de aves, sino también de tortugas, cetáceos y angelotes (especie de tiburón catalogada en Peligro Crítico de Extinción por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Dado que el problema es relevante en algunas regiones del planeta como el Mediterráneo –donde la ONG trabaja actualmente– o las aguas de África Occidental, el objetivo era saber si, por la proximidad a esta última zona, el caladero canario también podía sufrir esta amenaza.

Entre los problemas que perciben los pescadores como más importantes destacan la contaminación por plásticos: “La gente no tiene consideración con los plásticos; todo va al mar y eso nos afecta a todos, incluidos los peces”, diría un pescador de Agaete. Otro de Arguineguín resaltaba el grave problema que generan las desaladoras con el vertido de grandes cantidades de salmuera a las aguas costeras, lo que afecta a la biodiversidad marina. También destacaron el efecto del cambio climático sobre la distribución de las especies: “algunas migran y ya no vuelven”, apuntaba un pescador de Mogán.

Nuestros ojos en el mar
Al preguntarles sobre su percepción de las aves marinas, sus respuestas resultaron elocuentes: “son nuestros ojos en el mar”, “nuestras compañeras” o “nuestra brújula para la pesca”. En este último caso se referían al hecho de que las pardelas, por ejemplo, les marcan dónde se encuentran los bancos de atún, porque ellas van donde se concentran sus presas, como la sardina.

En el aspecto concreto de las capturas accidentales -que pueden afectar a especies significativas como la pardela cenicienta y el alcatraz atlántico- todos coincidieron en que no son frecuentes, sino que ocurren de forma puntual, especialmente en el caso de las aves marinas. Sí destacaron que a veces se desorientan con las luces de los barcos, y colisionan. En otras ocasiones, acuden a los anzuelos para intentar comerse el cebo que hay en ellos (que suelen ser sus principales presas, como boquerón o sardina) y acaban ahogándose con la línea del palangre. Sin embargo, explicaron, “esto no suele ocurrir porque cuando calamos el palangre ya es invierno y las pardelas han migrado”. Otras especies que suelen capturar de forma accidental son las tortugas, que liberan de inmediato si tienen algún anzuelo o plástico, y angelotes o cetáceos, “que normalmente salen vivos del arte”.

Los testimonios de algunos de estos pescadores aparecen en el vídeo realizado por SEO/BirdLife, titulado Por una pesca SOStenible, que forma parte de una campaña específica sobre capturas accidentales dentro del proyecto Aves y Gobernanza Pesquera.

VÍDEO: `POR UNA PESCA SOSTENIBLE´

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.