El problema del clima

Sigo buscando cada día, ese botón rojo que hay en un lugar del planeta, con unas letras en relieve que diga RESET .
Lo mejor que podemos hacer es extinguirnos, en serio,  ¡viva el calentamiento global,  que los osos no hibernen, que nieve en verano, hagamos surf en enero, todo será como el anuncio de la lotería de agosto con los tres reyes magos tomando el sol en la piscina. Quizás podamos acelerar el proceso, quizás haciendo todo al revés, iría todo mucho mejor. Usaré los retretes como deposito de pilas usadas; mataré focas con aerosoles contaminantes; quemaré neumáticos en playas vírgenes;  derramaré petróleo sobre mi familia y allegados; construiré gasolineras en todos los bosques del mundo y luego las prenderé fuego. ¿ No os dais cuenta, que estamos agonizando? ¿ No os dais cuenta, que este mundo, es como Javier Barden en “ mar a dentro , pidiendo una muerte rápida y digna?  ¡¡ viva la eutanasia planetaria!!
¿ RECICLAJE? ¿ONGS? ¿ SOLIDARIDAD?,  es igual que ponerle una tirita a tú mujer, después de asestarle 57 puñaladas.
¡¡ sigo vivo!!, pero ¿donde vivo?, cada vez huele más a FIN y vivo a escasos metros de TI.

EL PROBLEMA DEL CLIMA

Buscar soluciones al recalentamiento  global del planeta. La humanidad entera necesita un compromiso valiente, innovador y sensato. Un impulso trasformador a la altura de las circunstancias, que rompa con las inercias y los intereses creados, que no son pocos. Porque es mucho lo que nos jugamos, aunque no queramos darnos cuenta. Necesitamos cielos limpios, libres de emanaciones gaseosas que dañan la vida y ensucian un planeta que, no hay que olvidarlo, ha venido conmoviendo a la humanidad desde el principio de nuestro tiempo. Las únicas nubes negras que queremos dejar en herencia a nuestros hijos son las de las tormentas. Porque después de ellas el sol vuelve a brillar.

CAMBIO CLIMÁTICO

Los bosques son una pieza vital para el funcionamiento del planeta. Es donde se aloja la mayor parte de la biodiversidad. La  explotación forestal o la conversión para otros usos del suelo nos destinará al caos. Apenas quedan masas forestales sin influencia humana.
Escasez de agua. Pinoso esta al límite de las existencias. La especulación urbanística extrema todavía más su situación. Cada vez que no hacemos algo, alimentamos unas de las peores amenazas que se ciernen sobre el planeta. De seguir así lo pagaremos con hambre, enfermedades y pérdida de riquezas naturales.

Valentín Soriano Marín

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *